Internacional Latinoamérica


Extiende Ortega su poder en Nicaragua, entre críticas

Extiende Ortega su poder en Nicaragua, entre críticas


Publicación:11-01-2022
++--

El juramento lo realizó en una ceremonia oficial celebrada en la Plaza de la Revolución, en Managua

Managua, Nicaragua/EL UNI.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, juró este lunes su quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, ante el titular de la Asamblea Nacional, el oficialista Gustavo Porras. El juramento lo realizó en una ceremonia oficial celebrada en la Plaza de la Revolución, en Managua, en presencia de los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, y otros representantes internacionales, entre ellos de China, Irán y Rusia. "Si, lo juro", respondió Ortega al juramento leído por Porras, quien luego colocó la banda presidencial. La ceremonia fue realizada en la Plaza Revolución. De acuerdo con el diario La Prensa, en su discurso, Ortega se pronunció contra las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea. Felicitó al presidente de Honduras por estar presente y aseguró que se requiere "coraje" para estar en Nicaragua. Daniel Ortega inició este lunes su quinto mandato de cinco años como presidente de Nicaragua —y cuarto consecutivo— tras unas elecciones cuestionadas por la mayoría de la comunidad internacional y en medio la convocatoria de protestas por parte de organizaciones opositoras en varios países. Según el Consejo Supremo Electoral de Nicaragua (CSE), el partido de Ortega, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ganó las elecciones del 7 de noviembre por una abrumadora mayoría, logrando un 76% de apoyo. Pero la comunidad internacional criticó duramente el proceso electoral calificándolo de "antidemocrático", "ilegítimo" y "sin credibilidad". El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se refirió a los comicios como "pantomima". Ortega se enfrentó con unos partidos políticos tildados de "colaboracionistas", con más de 30 líderes opositores presos, entre ellos siete precandidatos presidenciales. De terminar este mandato, Ortega sumará 20 años consecutivos en el poder y un total de 29 años de gobierno, un caso inédito en la reciente historia de Nicaragua y en la América Latina actual. Con un acumulado de acusaciones en su contra por violar los derechos humanos, reprimir y encarcelar a sus adversarios, consumar un fraude con farsa electoral y arrastrar una ilegitimidad institucional, Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo prolongarán hoy su mando en Nicaragua como presidente y vicepresidenta y desafiarán a la comunidad internacional para demostrar que son amos absolutos de ese país. "La comunidad internacional respetuosa de la libertad y de los principios democráticos debería repudiar" a Ortega y Murillo, dijo el abogado constitucionalista costarricense Wálter Rubén Hernández, exembajador de Costa Rica en Venezuela y consultor externo: "La comunidad internacional no puede ir más allá por la falta del elemento coercitivo. No pasa de sanciones morales y económicas", mientras Nicaragua vive sin democracia y en retroceso institucional, explicó Hernández. "Nicaragua es paso obligado de mercancías del norte al sur y del sur al norte de América. Aislar a Nicaragua significaría un gravísimo problema económico. La comunidad internacional prácticamente no puede hacer nada. No auguro un giro trascendental", alertó. Acusado por sus rivales políticos de comandar una dictadura dinástica, el dúo se reeligió el pasado 7 de noviembre como candidato del gobernante y exguerrillero Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en unos comicios sin la presencia de las principales fuerzas opositoras y con la asistencia de partidos afines o títeres de la pareja. El poderoso tándem negó las denuncias de represión y de violaciones a los derechos humanos, defendió la legitimidad de su victoria en las elecciones de hace 64 días, alegó que el proceso fue limpio y transparente, negó que haya sido un engaño institucional y recalcó que Nicaragua sufre por las agresiones económicos y políticas "del imperio": Estados Unidos. La Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) desconocieron en noviembre anterior la reelección de Ortega y de Murillo y la catalogaron de ilegítima.


« El Universal »