Internacional Norteamérica


Estafador dice que tiene una historia más salvaje que Delvey

Estafador dice que tiene una historia más salvaje que Delvey


Publicación:27-11-2022
++--

A principios de 2020, antes de la pandemia, sus publicaciones cambiaron de contenido y parecía que había encontrado oro.

CIUDAD DE MÉXICO.- Un hombre de Texas financió su estilo de vida lleno de autos de lujo, comidas gourmet y paseos en yate al realizar fraudes por 1.5 millones de dólares; afirmó que ha vencido a la estafadora de la alta sociedad Anna Delvey y al famoso exfalsificador Frank Abagnale Jr.
"Mi historia podría ser más salvaje que la de ellos. ¡Puedo casi garantizarlo!", le dijo J. Nicholas Bryant a The Daily Beast.
"Este acusado estaría en camino de convertirse en Anna Delvey [Sorokin] o Frank Abagnale de Lubbock", admitió el fiscal federal Chad E. Meacham en un comunicado sobre la declaración de culpabilidad de Bryant.
Comenzó antes de la pandemia
Bryant era originario de una pequeña ciudad dependiente de la industria petrolera y sus amigos le dijeron al medio que era popular, pero que siempre parecía estar en problemas. A principios de 2020, antes de la pandemia, sus publicaciones cambiaron de contenido y parecía que había encontrado oro.
"Parecía que estaba viviendo la gran vida", dijo Hayden Eggemeyer, uno de sus conocidos de la infancia, al medio The Daily Beast. "Y todos estábamos viendo cómo se desarrollaba esto con asombro, preguntándonos cómo lo estaba haciendo".
El sujeto se declaró culpable de cargos de fraude electrónico y a veces fingió ser un magnate del petróleo para estafar a más de 50 personas entre 2020 y 2021. Su esquema fue descrito por los fiscales como una reminiscencia de algunos de los estafadores más infames de la historia de Estados Unidos. Ahora está esperando sentencia, donde enfrenta hasta 20 años de prisión.
Usó plataformas en línea para estafar
Bryant le dijo a The Daily Beast a través de mensajes de texto en la cárcel y una llamada telefónica del centro de detención del condado de Lubbock que las acusaciones en su contra "son bastante ciertas".
Admitió que entre 2020 y 2021 usó plataformas en línea como QuickBooks para enviar confirmaciones de pago sin tener la intención de hacer el depósito. Sin embargo, pasarían días antes de que los proveedores y las empresas supieran que Bryant había cancelado esa transacción antes de que se enviaran los recursos. Para entonces, Bryant le dijo a The Daily Beast que ya había disfrutado del viaje en jet o de la lujosa excursión.
La mayoría de las veces, Bryant le dijo a The Daily Beast que afirmaba que "era el hijo [de un] magnate del petróleo". También convenció al menos a una empresa de que tenía una "secretaria" que manejaba sus finanzas y transfería el dinero. (Bryant ha admitido desde entonces que no tenía personal).
No fueron sólo las empresas las que fueron objeto de los esquemas de Bryant: "Le conseguí un Airbnb. Envié dinero a través de Venmo y Cash App", lamentó a The Daily Beast una mujer, que no deseaba ser identificada por su propia seguridad personal. "Ayudé porque sé lo que es estar en una situación financiera difícil. Pero ahora me siento tan mal porque me estafaron".
Dijo que durante aproximadamente un año, le envió a Bryant más de 500 dólares después de conocerlo en Facebook. Ella agregó que comenzó a enviarle dinero después de tener largas conversaciones sobre su educación, en las que Bryant se lamentaba de sus luchas por ser "el hijo de un rico empresario petrolero", y su eventual admisión de que necesitaba fondos.
Bryant no respondió a las acusaciones de la mujer, pero señaló que "quería que fuera a su ciudad natal y la viera" y que "dijo que pagaría mis gastos". Dijo que "planeaba verla, pero finalmente no pude conseguir que una compañía de aviones [me llevara]", por lo que nunca la conoció.
Vuelos en aviones privados, visitas a hoteles de lujo...
Bryant le dijo a The Daily Beast que, si bien pensó que era "una locura que me comparen tanto con" Sorokin como con Abagnale, cree que es mejor estafador que ellos. "¡Mi historia podría ser más salvaje que la de ellos! ¡Puedo casi garantizarlo!" añadió.
Bryant, que se enfrenta a 20 años de cárcel, estafó a víctimas desprevenidas reservando bienes y servicios de lujo y luego manipulando plataformas de pago en línea como QuickBooks y Veem para que pareciera que los pagos iban a llegar, según los fiscales.
Usó su ganancia inesperada en efectivo para financiar una gran vida que incluyó al menos 17 vuelos en aviones privados, visitas a hoteles de lujo, costosas cenas con bistec, viajes en yate y la compra de cinco autos de lujo por valor de 500 mil dólares, detallaron los federales.
Bryant también engañó a un desarrollador para que comenzara a construir una casa con piscina y taller por un valor de 980 mil dólares, pero nunca pagó.
"Tomé jets privados y me hospedé en los Airbnb y hoteles más caros. Fui a pescar en altamar y recorrí todo lo que fue posible", dijo Bryant a The Daily Beast, al alegar que tiene mucho remordimiento por sus acciones. "Compré y conduje cinco autos de alta gama diferentes".
"Por mucho, mi viaje favorito fue a [Turks] y Caicos. Pasé dos semanas en la isla desde la pesca hasta los yates de vela. Me quedé en una casa de 30 mil dólares la noche. Fue increíble."
Sorokin, cuyas hazañas como una falsa heredera alemana llamada Anna Delvey generaron el programa de Netflix "Inventing Anna", rompió la comparación y dijo que "es de mala fe y falta de juicio que un fiscal use mi nombre para tratar de presentar sus propios casos".
Un portavoz de la Oficina del Fiscal Federal del Distrito Norte de Texas se negó a comentar sobre el caso y señaló que la sentencia de Bryant aún estaba pendiente. El abogado de Bryant no respondió a una solicitud de comentarios.
Abagnale, cuyas hazañas fueron relatadas en la exitosa película de 2002 "Atrápame si puedes", no pudo ser contactado para hacer comentarios, mencionó el The New York Post.


« El Universal »