Internacional Norteamérica


Designan a veterano juez de NY como árbitro en investigación

Designan a veterano juez de NY como árbitro en investigación
Raymond Dearie

Publicación:16-09-2022
++--

Tanto el Departamento de Justicia como los abogados de Trump dejaron en claro que están satisfechos con su nombramiento como el llamado maestro especial

Un juez federal nombró el jueves a un veterano jurista de Nueva York para que se desempeñe como árbitro independiente y revise los registros, incluidos documentos altamente clasificados, que fueron incautados durante un registro del FBI en la casa del expresidente Donald Trump en Florida el mes pasado.

La jueza federal de distrito Aileen Cannon autorizó al recién nombrado maestro especial, Raymond Dearie, a revisar todo el tramo de registros tomados en la búsqueda de Mar-a-Lago el 8 de agosto, a pesar de que el Departamento de Justicia había dicho que el árbitro no debería tener acceso a los aproximadamente 100 documentos marcados como clasificados.

En una orden redactada con dureza, Cannon también rechazó una solicitud del Departamento de Justicia de reanudar el uso de los registros clasificados incautados en su investigación criminal en curso sobre la presencia de documentos de alto secreto en la propiedad de Florida. Cannon ordenó al departamento la semana pasada que hiciera una pausa en la revisión de los registros clasificados hasta una nueva orden judicial o un informe del maestro especial.

La orden sienta las bases para un esperado desafío del Departamento de Justicia a un tribunal federal de apelaciones. El departamento le había dado a Cannon hasta el jueves para suspender su orden, y dijo que le pediría a la Corte de Apelaciones del 11° Circuito de los EE. UU. con sede en Atlanta que interviniera si no lo hacía entonces.

Cannon, quien la semana pasada accedió a la solicitud del equipo de Trump de un maestro especial a pesar de las objeciones del Departamento de Justicia, dejó en claro en su orden del jueves por la noche que no estaba preparada para aceptar ciegamente las caracterizaciones de los documentos por parte del gobierno. Ella dijo que había “disputas en cuanto a la designación adecuada de los materiales incautados” y las “implicaciones legales que se derivan de esas designaciones”.

"Bajo estas circunstancias", escribió, "el Tribunal se niega a realizar un análisis parcial, subconjunto por subconjunto, de la propiedad incautada, basado completamente en las representaciones del Gobierno sobre lo que contiene una parte selecta de la propiedad".

La selección de Dearie, un exfiscal federal que durante años se desempeñó como juez principal de la corte federal con sede en Brooklyn, se produjo después de que tanto el Departamento de Justicia como los abogados de Trump dejaran en claro que estarían satisfechos con su nombramiento como el llamado maestro especial. .

En esa función, Dearie será responsable de revisar el inventario completo de documentos tomados durante la búsqueda de Mar-a-Lago: el FBI dice que recuperó más de 11,000 documentos de la casa durante su búsqueda, incluidos aproximadamente 100 con marcas de clasificación, y segregando cualquiera que pueda estar cubierto por reclamos de privilegio.

Cannon ordenó al maestro especial que primero revisara los documentos marcados como clasificados, "y luego considerara los ajustes rápidos a las órdenes de la corte según sea necesario". Ella fijó como fecha límite el 23 de noviembre para que el maestro especial completara el trabajo.

El Departamento de Justicia ha estado investigando durante meses el acaparamiento de materiales de alto secreto y otros documentos clasificados en la propiedad de Florida después de que Trump dejara el cargo. Citando preocupaciones de seguridad nacional, ha dicho que su investigación se vería perjudicada si la jueza no levanta rápidamente su bloqueo al departamento para que no siga haciendo uso de los registros clasificados en su investigación.

Pero Cannon rechazó esa idea el jueves y dijo que “no ha habido ninguna sugerencia real por parte del Gobierno de ninguna emergencia identificable o divulgación inminente de información clasificada que surja de la supuesta retención ilegal de la propiedad incautada por parte del demandante”.

Agregó: “En cambio, y desafortunadamente, las revelaciones injustificadas que flotan en el fondo han sido filtraciones a los medios después de la incautación subyacente”

También dijo que nada en su orden impedía que el departamento continuara con otros trabajos de investigación, como entrevistar a testigos.

Los abogados de Trump habían pedido el mes pasado que un juez nombrara a un maestro especial para hacer una revisión independiente de los registros, segregar cualquiera que pudiera estar cubierto por reclamos de privilegio y garantizar la devolución de documentos personales.

El Departamento de Justicia argumentó que la designación era innecesaria, diciendo que ya había hecho su propia revisión y que Trump no tenía derecho a plantear reclamos de privilegios ejecutivos que normalmente le permiten al presidente ocultar cierta información al público y al Congreso.



« El Porvenir »