Internacional Medio Oriente


Con regreso de talibanes, el futuro es incierto para mujeres

Con regreso de talibanes, el futuro es incierto para mujeres


Publicación:22-08-2021
++--

Ahora que los talibanes han vuelto triunfantes a Kabul, prevalece la incertidumbre sobre lo que aguarda a mujeres y niñas

BRUSELAS, Bélgica.- En su retorno al poder, los talibanes se han encontrado con un Afganistán distinto al que gobernaron hace dos décadas en lo que respecta a derechos fundamentales de mujeres y niños. En la actualidad, principalmente las zonas urbanas afganas son muy diferentes como resultado de una cadena de avances sobresalientes registrados durante el funcionamiento de la República Islámica de Afganistán, en acompañamiento de la comunidad internacional. "El progreso ha sido excepcional considerando que el punto de partida fue extremadamente bajo, el periodo de los talibanes", dice Heather Barr, directora de la División de Derechos de la Mujer de Human Rights Watch e investigadora sobre Afganistán. "En 2001, las mujeres y las niñas no podían estudiar, trabajar o incluso salir de casa sin que un familiar masculino las escoltara", recuerda. Para todo dependían de ese acompañante y los castigos para ellas por incumplir la sharia iban de azotes a lapidación. Sus derechos fueron prácticamente nulificados. "Para 2021, las mujeres eran ministras, parlamentarias, soldados, policías, periodistas y casi cualquier otra ocupación que puedas imaginar", acota Barr. Por ejemplo, Afganistán tiene tantas mujeres en el Parlamento como EU. De acuerdo con el Banco Mundial, 27% de los escaños del Congreso afgano eran ocupados por mujeres en 2020. De manera paralela, mejoraron drásticamente los distintos indicadores de salud, incluyendo el de mortalidad materna, y aumentó la alfabetización; millones de niñas a las que se les habría negado la educación pudieron estudiar. "Las mujeres practicaban deportes y participaban en eventos culturales, desde música y actuación. Estos logros se vieron facilitados por el fin del gobierno de los talibanes y la presencia y financiación de la comunidad internacional, pero también gracias al arduo trabajo y la determinación de las mujeres afganas", destaca Barr. Un balance semejante hace Joe English, de la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), quien dice a este diario que a pesar de los enormes obstáculos y el contexto hostil al que se enfrentan las mujeres y niñas, el progreso fue considerable durante este periodo. "Las posibilidades de supervivencia de los niños y las mujeres han aumentado considerablemente; hay más niños y adolescentes matriculados en la escuela en todos los niveles, y un mayor número de familias tiene acceso a agua potable y segura, especialmente en las zonas urbanas", destaca. La protección de la mujer quedó blindada con las leyes de 2009 y 2019, las cuales tipificaron como delitos penales los actos de abuso, incluyendo violación, agresión y matrimonio forzado; igualmente quedó suprimido el impedimento para que la mujer adquiriera propiedades, asista a la escuela y el trabajo. No obstante los avances, los desafíos seguían siendo sustanciales en todos los rubros bajo la presidencia de Ashraf Ghani. Los expertos señalan que el progreso fue desigual, los cambios beneficiaron principalmente a los habitantes de las áreas de más fácil acceso. Los afganos que viven en zonas rurales, remotas o distritos inseguros siguen enfrentando dificultades para acceder los servicios básicos, mientras que aquellos que han crecido en zonas de conflicto, padecen un mayor rezago en acceso a educación, atención médica, agua, saneamiento y de derechos. La justicia sigue siendo difícil de alcanzar para las niñas y mujeres afganas, porque la policía, los fiscales y jueces a menudo las disuaden a presentar denuncias y las presionan para que busquen mediación, principalmente en casos de violencia intrafamiliar. Ahora que los talibanes han vuelto triunfantes a Kabul, prevalece la incertidumbre sobre lo que aguarda a mujeres y niñas, una población que ya se encontraba en condición de vulnerabilidad extrema, y que al igual que el resto de la población era víctima de una triple crisis: escalada de violencia, el cierre de escuelas por la pandemia de Covid-19 y la sequía.


« Redacción »