Año de pandemia marcado por aumento del hambre: ONU

Año de pandemia marcado por aumento del hambre: ONU


Publicación:12-07-2021
TEMA: #ONU  
version androidversion iphone
++--

Unos 811 millones de personas, la décima parte de la población, padecen subalimentación en el mundo.

Roma.- La ONU informó que hubo un dramático empeoramiento del hambre en el mundo en 2020, gran parte de él probablemente relacionado con las consecuencias del Covid-19,  revela un nuevo estudio interagencial publicado este lunes.

Si bien el impacto de la pandemia aún no se ha mapeado completamente, el informe de múltiples agencias estima que alrededor de una décima parte de la población mundial –hasta 811 millones de personas– estaba desnutrida el año pasado.

El número sugiere que se necesitará un enorme esfuerzo para que el mundo cumpla su promesa de poner fin al hambre para 2030.  

La edición de este año de "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo" es la primera evaluación global de este tipo en la era de la pandemia.

El informe es publicado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ediciones anteriores ya habían puesto al mundo en aviso de que la seguridad alimentaria de millones de personas –muchos niños entre ellos– estaba en juego, señala el informe.

"Desafortunadamente, la pandemia continúa exponiendo debilidades en nuestros sistemas alimentarios, que amenazan las vidas y los medios de subsistencia de las personas en todo el mundo", escriben los jefes de las cinco agencias de la ONU en el Prólogo de este año.

Continúan advirtiendo de una "coyuntura crítica", incluso mientras depositan nuevas esperanzas en un mayor impulso diplomático.

"Este año ofrece una oportunidad única para avanzar en la seguridad alimentaria y la nutrición a través de la transformación de los sistemas alimentarios con la próxima Cumbre de sistemas alimentarios de las Naciones Unidas, la Cumbre de Nutrición para el Crecimiento y la COP26 sobre el cambio climático".

Los números en detalle

Ya a mediados de la década de 2010, el hambre había comenzado a aumentar, echando por tierra las esperanzas de un declive irreversible. Preocupantemente, en 2020 el hambre se disparó tanto en términos absolutos como proporcionales, superando el crecimiento de la población: se estima que alrededor del 9,9 por ciento de todas las personas sufrió desnutrición el año pasado, frente al 8,4 por ciento en 2019.

Más de la mitad de todas las personas desnutridas (418 millones) viven en Asia; más de un tercio (282 millones) en África; y una proporción menor (60 millones) en América Latina y el Caribe. Pero el aumento más pronunciado del hambre se produjo en África, donde la prevalencia estimada de la desnutrición –en el 21 por ciento de la población– es más del doble que en cualquier otra región.

En otras mediciones también, el año 2020 fue sombrío. En general, más de 2,3 mil millones de personas (o el 30 por ciento de la población mundial) carecían de acceso durante todo el año a una alimentación adecuada: este indicador , conocido como la prevalencia de la inseguridad alimentaria moderada o grave , saltó en un año tanto como los cinco anteriores combinados. La desigualdad de género se profundizó: por cada 10 hombres con inseguridad alimentaria, había 11 mujeres con inseguridad alimentaria en 2020 (frente a 10,6 en 2019).

La malnutrición persistió en todas sus formas, y los niños pagaron un alto precio: en 2020, se estima que más de 149 millones de menores de cinco años han sufrido retraso en el crecimiento, o demasiado pequeños para su edad; más de 45 millones demasiado delgados para su altura; y casi 39 millones con sobrepeso. 

Un total de tres mil millones de adultos y niños permanecieron excluidos de las dietas saludables, en gran parte debido a los costos excesivos. Casi un tercio de las mujeres en edad reproductiva padecen anemia. A nivel mundial, a pesar de los avances en algunas áreas –más lactantes, por ejemplo, están siendo alimentados exclusivamente con leche materna–, el mundo no está en camino de alcanzar los objetivos de ningún indicador de nutrición para 2030.

(Fuente: Comunicado de prensa conjunto de la OMS)



« Redacción »