Internacional Latinoamérica


AL, en un coctel de sucesiones políticas y elecciones

AL, en un coctel de sucesiones políticas y elecciones


Publicación:08-01-2022
++--

Al escenario complicado desde 2020 por el Covid-19 se unirán, por calendario, las elecciones presidenciales

SAN JOSÉ, Costa Rica/EL UNIVERSAL.- A la mesa política y socioeconómica de 2022 en América Latina y el Caribe acudirán convidados que, como los feminicidios, la represión, la inestabilidad institucional, la incesante migración irregular, la violencia, la inseguridad, el narcotráfico y otras modalidades de la delincuencia organizada, tienen sillas permanentes y aseguradas desde finales del siglo XX e inicios del XXI. Al escenario complicado desde 2020 por el Covid-19 se unirán, por calendario, las elecciones presidenciales en Colombia (mayo y junio), Brasil (dos rondas en octubre) y Costa Rica (febrero y abril), y los traspasos de poderes en Honduras y Chile, así como el futuro de la nueva Carta Magna chilena, con la inestabilidad sociopolítica de Haití. El izquierdista chileno Gabriel Boric se instalará el 11 de marzo de 2022, por cuatro años en la presidencia, en un movimiento de expectación mundial. Al coctel se sumará el futuro de Cuba, Venezuela y Nicaragua, por ser gobernados por regímenes izquierdistas acusados de totalitarios y enfrentados a Estados Unidos. La izquierda, con el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva —presidente de 2013 a 2010 y preso de 2016 a 2019 en un lío de corrupción— y el colombiano Gustavo Petro, podría triunfar en Brasil y Colombia, respectivamente, en un reacomodo político regional. Tildados de corruptos o autoritarios, El Salvador, Honduras y Guatemala seguirán en las controversias como focos de atención de México y Estados Unidos, destinos de las oleadas migratorias de esas naciones como fuentes de pobreza y violencia. La izquierdista hondureña Xiomara Castro, admiradora de los gobiernos de Cuba y Venezuela y esposa del depuesto expresidente hondureño Manuel Zelaya, asumirá el 27 de este mes un mandato de cuatro años al frente de Honduras, ante el seguimiento de Washington. Con la miseria en crecimiento por el Covid, 2022 se vislumbra como un almanaque que repetirá, con variantes, las características idénticas que marcaron a otros años en la región: las promesas de progreso social volvieron a quedar ahí... en promesas. "En 2021, la región experimentó una mayor polarización política", con un "rechazo" en las urnas al sistema tradicional, dijo el estadounidense Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, en Washington, experto en los nexos de Estados Unidos y América Latina y el Caribe y profesor de asuntos americanos en la Universidad de Georgetown. "Los resultados electorales de toda la región [en 2021] mostraron que los ciudadanos están de mal humor y exigen un cambio significativo y un mejor desempeño gubernamental", advirtió Shifter, en un mensaje que Diálogo Interamericano. Con presidenciales y legislativas, la ruta en las urnas comenzará el 6 de febrero en Costa Rica. Precedida por los comicios parlamentarios del 13 de marzo, Colombia votará el 29 de mayo en primera vuelta presidencial. Los brasileños votarán el 2 de octubre a nivel nacional, en un proceso con el dilema de la reelección de Jair Bolsonaro o Lula da Silva. El presidente de Perú, Pedro Castillo, cuyo quinquenio comenzó el 28 de julio anterior con cuestionado rumbo, tiene marca de zozobra en constante amenaza de destitución. La mesa interamericana está servida.


« El Universal »