En Escena Personalidades


Noelia ha aprendido a vivir con el vitíligo

Noelia ha aprendido a vivir con el vitíligo


Publicación:08-06-2021
++--

Poco a poco comprendió que esas manchas en su piel eran "cicatrices de las pruebas y las lecciones" que Dios deparaba para ella.

CIUDAD DE MÉXICO.- Noelia compartió con sus seguidores en redes sociales que desde hace 15 años padece vitíligo, una enfermedad que provoca la pérdida de pigmentación de la piel en ciertas áreas del cuerpo; el vitíligo ocurre cuando las células productoras de pigmentos mueren o dejan de funcionar.
La cantante y modelo explicó que enterarse que padecía esta enfermedad fue uno de los momentos más complicados que le ha tocado vivir, pues ocurrió tras vivir con mucho estrés, sufrimiento y "bullying".
La nacida en Puerto Rico reveló que aunque en un inicio fue algo muy fuerte, poco a poco comprendió que esas manchas en su piel eran "cicatrices de las pruebas y las lecciones" que Dios deparaba para ella.
Así recordó Noelia esta experiencia de vida que hoy ha aprendido a sobrellevar:
"Hoy hace 15 años que la vida me puso ante una de las pruebas mas difíciles de mi existencia. Hace 15 años mi corazón caía en mil pedazos... al ver sucumbir mis sueños, mi trabajo, mis esfuerzos y mis ilusiones ante la peor canallada que una mujer puede sufrir. Meses después de tantas lágrimas, tanto estrés y tanto sufrimiento y tanto bullying del que fui objeto, mi cuerpo comenzó a pagar el precio del estrés y los nervios, Desarrollé con el pasar del tiempo una enfermedad, en ciertas partes de mi piel comenzaron a perder su color. Después de consultar con especialistas muy asustada recibí la noticia de que mi sistema inmunológico a causa de mi condición extrema de los nervios y tanto estrés había desarrollado una enfermedad que se llama vitíligo. Al ver como mi padecimiento crecía, un día tuve oportunidad de compartir con alguien que muy positivamente enfrentaba la vida y le sacaba jugo a cada momento aun teniendo en frente de su destino cáncer terminal, Dios la tiene en su gloria, una guerrera. Yo creo que Dios algo hizo en mi porque comprendí que esas manchas en mi piel eran cicatrices de las pruebas y las lecciones que Dios puso para mí. A partir de ese momento supe que mi obligación ante la vida es ser agradecida y feliz con lo que tengo con las Bendiciones que se me han dado y los talentos que Dios me entrego. El vitíligo y yo ahora somos amigos. Hemos aprendido a convivir juntos, una mancha mas una mancha menos no me hace menos ante los ojos de Dios y el universo. #viviendoconvitiligo".


« El Universal »