En Escena Cine


Juez pensaba encarcelar a Polanski

Juez pensaba encarcelar a Polanski


Publicación:19-07-2022
++--

Polanski ha argumentado durante años que hubo mala conducta judicial en su caso

LOS ÁNGELES .-Un juez de Los Ángeles dijo en privado a abogados que iba a incumplir una promesa y encarcelar a Roman Polanski por abusar sexualmente de una adolescente de 13 años en 1977, declaró un exfiscal, lo que planteó el escenario para que el reconocido director huyera de Estados Unidos como fugitivo.

Una transcripción hasta ahora confidencial del testimonio del fiscal de distrito adjunto retirado Roger Gunson, obtenida el domingo por la noche, respalda la afirmación de Polanski de que huyó la víspera de la sentencia en 1978 porque no creía que estaba recibiendo un trato justo.

En declaraciones a puerta cerrada en 2010, Gunson dijo que el juez rompió su promesa de dejar en libertad a Polanski luego que los funcionarios de libertad condicional del condado y de una prisión estatal determinaron que no debería tener una sentencia severa.

“El juez le había prometido en dos ocasiones... algo que incumplió”, dijo Gunson. “De modo que no me sorprendió que, cuando le dijeron que lo iban a enviar a la prisión estatal... que no pudiera o no quisiera confiar en el juez”.

Durante el juicio de Polanski, la víctima, de 13 años, declaró que durante una sesión de fotos en la casa de Jack Nicholson en marzo de 1977, cuando el actor no estaba en casa, Polanski le dio champán y parte de una píldora sedante y luego la obligó a tener relaciones sexuales a pesar de sus objeciones. La adolescente dijo que no peleó con él porque le temía, pero luego su madre llamó a la policía.

Cuando la joven rechazó declarar en la corte, Polanski se declaró culpable de tener sexo ilegal con una menor a cambio de que los fiscales retirasen cargos de drogas, violación y sodomía. Desde entonces, la víctima ha pedido que se ponga fin al caso.

Polanski estaba “eufórico” con la transcripción que ayuda a explicar por qué escapó a Europa, dijo el abogado defensor Harland Braun el lunes. Braun dijo que renovará los esfuerzos para que Polanski sea sentenciado al tiempo que estuvo en prisión durante una evaluación en 1977 y su arresto domiciliario décadas después en Suiza.

“Está esperando a ver qué pasa después”, dijo Braun. “Esta es la primera oportunidad que realmente ha tenido en este caso”.

Braun quiere que Polanski sea sentenciado sin tener que aparecer en la corte porque teme que será arrestado y encarcelado como fugitivo si regresa a Estados Unidos. Los fiscales han rechazado previamente ese plan argumentando que Polanski necesita comparecer en la Corte Superior de Los Angeles para resolver el asunto.

La publicación de la transcripción, ordenada por un tribunal de apelaciones de California cuando el fiscal de distrito George Gascón retiró las objeciones de sus predecesores a su publicación, podría respaldar las afirmaciones de Polanski de que iba a ser encarcelado por un juez corrupto.

La saga legal ha tenido episodios a ambos lados del Atlántico durante cuatro décadas, a lo largo de una vida marcada por la tragedia y también el triunfo.

De niño, Polanski escapó del gueto de Cracovia durante el Holocausto. Su esposa, la actriz Sharon Tate, fue una de las siete personas asesinadas por seguidores de Charles Manson en 1969.

El cineasta de 88 años fue nominado al Oscar por “Chinatown” (“Barrio Chino”) de 1974 y “Tess” (“El sacrificio de Tess”) de 1979, y ganó la estatuilla al mejor director por “The Pianist” (“El pianista”) en 2003, pero no pudo recoger el premio porque se exponía a ser detenido en Estados Unidos.

Francia, Suiza y Polonia rechazaron los pedidos de extradición de Estados Unidos y Polanski continúa siendo agasajado en Europa, recibiendo elogios y trabajando con actores importantes. Sin embargo, la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas estadounidense lo despojó de su membresía en 2018 después de que el movimiento #MeToo desató un ajuste de cuentas sobre conducta sexual inapropiada.

Polanski ha argumentado durante años que hubo mala conducta judicial en su caso. En 2010, un tribunal de Los Ángeles tomó el testimonio confidencial de Gunson sobre sus recuerdos de las promesas que el juez le hizo al director en 1977.

Los abogados de Polanski, que estaban en la sala durante el testimonio de Gunson, pero no pudieron usarlo en la corte, han tratado durante años revelar esa transcripción para ayudar en su caso.

El juez Laurence Rittenband, ya fallecido, se vio influenciado por la publicidad del caso y cambió de opinión varias veces sobre el castigo que debía recibir el acusado, dijo Braun.

Tras un informe de funcionarios de libertad condicional que señalaba que Polanski no debería pasar tiempo tras las rejas, Rittenband envió al director a la prisión estatal para una evaluación de diagnóstico de 90 días para ayudar a determinar qué castigo debería enfrentar.

El juez dijo que mientras Polanski recibiera un informe favorable de la prisión, no cumpliría condena adicional, dijo Gunson.

Después de seis semanas de evaluación en prisión, Polanski fue liberado con la recomendación de que solo cumpliera libertad condicional, dijo Braun.

Pero Rittenband pensó que los informes de prisión y libertad condicional eran superficiales y un “blanqueo”, dijo Gunson, quien estuvo de acuerdo en que minimizaron o distorsionaron los crímenes de Polanski.

El juez le dijo en privado a Gunson y al abogado de Polanski que tenía que ser más duro debido a las críticas de la prensa.

Dijo que enviaría a Polanski a prisión por un período más largo, pero que lo liberaría dentro de un periodo de 120 días, algo que era posible según las reglas de sentencia en ese momento.

“Roman dice: ‘¿Cómo puedo confiar en el juez que ha mentido dos veces?’ Entonces se va a Europa”, dijo Braun.

Gunson reconoció durante su testimonio que el juez tenía discreción para sentenciar a Polanski a hasta 50 años porque no había una sentencia acordada. Pero Gunson se opuso a los procedimientos “falsos” que estaba orquestando el juez y sintió que había incumplido las promesas que le hizo a Polanski.

Samantha Geimer, la víctima de Polanski, ha pedido desde hace años que el caso se desestime o que se condene al cineasta en ausencia. Llegó al extremo de viajar desde su casa en Hawái a Los Ángeles hace cinco años para instar a un juez a poner fin a “una sentencia de 40 años que se ha impuesto tanto a la víctima de un delito como al perpetrador”.

“Le imploro que considere tomar medidas para finalmente cerrar este asunto como un acto de misericordia para mí y mi familia”, dijo Geimer.

Polanski accedió pagarle a Geimer unos 600.000 dólares para resolver una demanda civil en 1993.

Geimer, quien ha presionado para que se investigue la mala conducta judicial, pidió que se publicara la transcripción en una carta el mes pasado e instó a la oficina del fiscal de distrito a revisar el caso de nuevo.

Los fiscales se han opuesto sistemáticamente a la publicación del material, pero cedieron a principios de esta semana para honrar los deseos de Geimer y ser transparentes con el público.

“Este caso ha sido descrito por los tribunales como ‘una de las sagas de mayor duración en la historia de la justicia penal de California’”, dijo Gascón en un comunicado. “Durante años, esta oficina ha luchado contra la divulgación de información que la víctima y el público tienen derecho a saber”.

Sin embargo, el fiscal no indicó que Polanski pueda evitar una comparecencia ante el tribunal. El comunicado de prensa dice que Polanski sigue prófugo y debe entregarse a la corte para su sentencia.



« Redacción »