En Escena Música


Aprendió a llenar sus vacíos

Aprendió a llenar sus vacíos


Publicación:27-05-2021
++--

Valorarse a sí misma es parte fundamental en una relación

Ciudad de México.-Angélica Vale no se dio cuenta cuando el amor de su vida pasó por primera vez frente a sus ojos. La actriz mexicana reconoce que aunque ahora lleva 10 años de feliz matrimonio con el productor Otto Padrón, al principio su romance no fue lo que ella hubiera esperado, pero tiempo después el amor la sorprendió.

"Nos conocimos hace 21 años y a mí me cayó súper mal y él lo sabe", cuenta entre risas. "Yo me iba a casar con otro chavo, él estaba casado, o sea nada que ver su vida con la mía, no hubo química ni nada; después empezamos a trabajar juntos, luego él se divorcia muchos años después y es cuando lo empiezo a conocer fuera del trabajo y me empezó a gustar, pero la verdad es que no fue para nada amor a primera vista", reconoce la actriz en video entrevista.

Para la hija de Angélica María valorarse a sí misma es parte fundamental en una relación, ella lo aprendió cuando interpretó a Lety en la telenovela "La fea más bella", en 2007, fue entonces que comenzó a quererse.

"Aprendí a llenar mis propios vacíos y fue cuando empezaron a llegar todos los milagros de amor en mi vida; conocí a mi marido, tuve a mis hijos, por eso creo que es tan importante llenar ese vacío antes de tratar de encontrar una pareja".

Durante las grabaciones del proyecto "La máscara del amor", con el que regresa a la televisión, ha comprobado esta idea.

El programa, que se estrena este jueves en Estrella TV, intentará formar parejas a través de un concurso en el que los participantes elegirán si ganar amor o dinero.

"Algunas veces viene gente a la que le hace falta amor propio, que no acaba de entender que ese vacío que sientes tan fuerte lo tienes que llenar tú y nadie más que tú", afirma.

Fue el productor Carlos Cerutti quien le dio la oportunidad de conducir este programa, con el que volverá a los foros de televisión luego de dedicarse de lleno a la radio por varios años.

Lo que la convenció, según afirma, fue que no tenía que alejarse de sus dos hijos y su esposo, con quienes actualmente radica en Los Ángeles; esta pandemia les ha ayudado a reforzar los lazos de amor que sostienen y ya le es difícil separarse de ellos.

"La oportunidad de poder llegar de trabajar, que si la junta, que si la prueba de vestuario, de fotos y llegar a mi casa a abrazar a mis hijos y mi marido no tiene precio, es lo más bello que me puede pasar y llega en un momento ideal en el que todavía me siento con muchas ganas de seguir trabajando y echarle ganas a mi carrera porque tampoco quiero descuidarla", dice.



« El Universal »