Económico Valores


Deja la moda rápida fuerte huella ambiental

Deja la moda rápida fuerte huella ambiental


Publicación:20-04-2021
++--

Esta tendencia ha llevado a un desperdicio excesivo en el uso de la ropa

Ciudad de México.- La ropa diseñada bajo el concepto de moda rápida se consume solamente siete veces en promedio antes de ignorarla o desecharla, en una industria con una fuerte huella ambiental además de emplear materiales baratos y mano de obra con bajos salarios, explica el Informe de riqueza y estilo de vida globales, elaborado por la consultora Julius Baer. De acuerdo con el documento, esta tendencia ha llevado a un desperdicio excesivo en el uso de la ropa, ya que en promedio una persona utiliza solamente entre 20 a 30% las prendas que tiene en su armario. "La moda rápida viene con una huella ambiental cada vez mayor. Se necesita una gran cantidad de agua para la fabricación de los casi 80 mil millones de prendas que se producen anualmente. Se necesitan casi 15 mil litros de agua para producir un kilogramo de algodón, que equivale aproximadamente al peso de una camisa y unos jeans. Además, la producción de prendas de vestir también es responsable de la contaminación del agua debido a la cantidad de sustancias químicas tóxicas que se descargan en los desagües, ríos y lagos", detalla. Ante el impacto del alto consumo de prendas, el texto explica que en medio de la pandemia, una forma de cambio se ha ido acelerando lentamente dentro de la industria de la moda, respaldada por la creciente conciencia de los consumidores sobre el impacto negativo de la industria en nuestros animales, las personas y el planeta. "Con el nombre de moda lenta, este movimiento busca fomentar un menor número de compras de prendas y calzado, fabricados con materiales de mayor calidad, sostenibles y de origen local. Este enfoque inevitablemente ralentiza el ritmo general de compras, pero mejora la conexión de los consumidores con la moda en una en la que la ética y la sostenibilidad son tan importantes como las estaciones y los estilos", explicó. En ese entorno, detalló que si bien la desaceleración forzada de la industria durante la crisis del Covid-19 puede haber acelerado la tendencia de moda lenta, la transición de la industria del vestido aún es incipiente.


« El Universal »