Deportes Rayados


"Llego a un club grande”: Krane


Publicación:28-01-2020
++--

El argentino fue entrevistado por el Club Monterrey y mencionó que está alegre y contento de llegar a una institución tan importante como la Pandilla

Su fichaje no tiene cuestionamientos si se le quiere disuadir algo negativo, es un futbolista de jerarquía y profundad calidad, bastión en el mediocampo del River Plate campeón de la Libertadores en el año 2015 y hoy un futbolista mucho más experimentado.

Matías Kranevitter de 26 años de edad hoy es refuerzo oficial del Club de Futbol Monterrey, quienes entrevistaron al jugador y este mismo dejó claras sus sensaciones tras llegar a una institución que él califica como muy grande.

“Muy contento la verdad, emocionado por poder llegar a un club tan grande. Esperaba esta oportunidad y contento de estar acá”.

Matías menciono que al Club de Futbol Monterrey lo conoce desde hace tiempo ya que anteriormente esta institución ha tenido interés en con él desde tiempo atrás, por lo que esta situación le genera felicidad y se mantiene contento, además reiteró de que tiene amigos en este actual plantel del Monterrey y estos mismos le han hablado siempre de forma correcta sobre la Pandilla del Cerro de la Silla.

“El club lo conocí hace mucho tiempo, me han buscado varias veces y siempre he hablado bien de Monterrey en mi entorno. Tengo muchos amigos aquí en el club, ya conocí el estadio, la ciudad, ya había venido una vez a Monterrey pero ha mejorado muchísimo. Muy contento de estar acá.

Ellos me han hablado muy bien del club, de la ciudad y la afición, por lo que he tomado una muy buena decisión”.

Kranevitter se describió como jugador y se refirió en él como un futbolista con más virtudes desde el lado defensivo, enfatizando en que su mejor desempeño lo funge como recuperador de balones y añadió que esta actividad dentro del campo la ha acostumbrado a tener desde pequeño.

“Soy un jugador más defensivo que roba muchas pelotas y esa es una virtud que tenía desde chico”, concluyó.



« El Porvenir/ Alberto Cantú »