Deportes Más Deportes


Japón logró el ansiado título olímpico

Japón logró el ansiado título olímpico
Los nipones, reyes del diamante.

Publicación:08-08-2021
++--

El equipo local cumplió

El beisbol es como una religión nacional en Japón, donde el torneo anual de escuelas secundarias conocido como Koshien puede atraer a más del 50% de los televidentes y los jugadores estrella obtienen fama instantánea. Si bien el torneo olímpico de béisbol es principalmente un evento al que pocos le hacen caso en los Estados Unidos, donde la atención se centra en las gimnastas, los nadadores y las estrellas del atletismo, los fanáticos en Japón esperaban que el país de origen ganara la medalla de oro. No habría celebración por la plata.

El equipo local cumplió. Con la mirada fija en esa enorme presión, un equipo de Todos Estrellas japoneses (las ligas Central y del Pacífico detuvieron sus calendarios para permitir que los mejores jugadores jugaran) vencieron a un roster heterogéneo de jugadores de béisbol y de ligas menores de EE.UU. 2-0 en el juego por la medalla de oro para ganar su primera presea de oro olímpica. Cinco lanzadores japoneses dieron una clase magistral de pitcheo, maniatando al equipo estadounidense a apenas seis hits. Estados Unidos tuvo solo un extrabase y solo un corredor llegó a la tercera base.

El héroe más grande del día para Japón fue el abridor de 23 años Masato Morishita, una estrella en ascenso para la Carpa de Hiroshima. El novato del año de la Liga Central en 2020, Morishita blanqueó la alineación de EE.UU. Con cinco entradas en blanco, manteniéndolos fuera de balance con una gran curva lenta de la vieja escuela, una recta en movimiento que logró engañar a los bateadores derechos y una vacilación en su forma de lanzar, donde se detenía con la rodilla delantera congelada en el aire. ¿Presión? Morishita llevaba un guante de color dorado.

Sospecho que el color de los guantes de repente se volverá muy popular entre los niños de Japón.

De hecho, fue un gran día para las estrellas más jóvenes de Japón.

El abridor por EE.UU. Nick Martinez, quien ha lanzado en Japón desde 2018 después de pasar cuatro años con los Texas Rangers, se enfrascó en un gran duelo de pitcheo con Morishita. Se escapó de un atasco con un out y las bases llenas en la cuarta entrada con una jugada forzada en el plato y un ponche de tres lanzamientos, gritando y agitando el puño después del ponche. Y logró retirar a los tres rivales con ponches en la quinta.

La tensión aumentó en las últimas entradas. Después del sencillo de Tyler Austin para abrir el octavo, Japón trajo al relevista zurdo Suguru Iwazaki para enfrentar al prospecto de los Medias Rojas Triston Casas. Casas y Allen eran los dos legítimosprospectos de posición en el equipo y había sido el mejor bateador del equipo en el torneo. Iwazaki le lanzó un slider en conteo de 3-2, probablemente fuera del plato, y Casas intentó controlar su swing, pero no pudo. Frazier conectó un elevado débil al cuadro, gritando de frustración. Podría haber sido su último turno al bate como jugador de béisbol profesional. Eric Filia falló con rodado.

Japón agregó una carrera al final del octavo episodio y luego utilizaron a otro novato, Ryoji Kuribayashi, para cerrar el partido. Kuribayashi tiene efectividad de 0.53 para el Hiroshima Carp, con 18 salvamentos y 54 ponches en 33? entradas. Como muchos de los lanzadores japoneses que han llegado a las Grandes Ligas en Estados Unidos, tiene una recta de dedos separados desagradable. Consiguió un ponche y un elevado antes de que Allen conectara un sencillo con dos outs.

Todo quedó en manos de Jack López, el noveno bateador de la alineación estadounidense. Ha estado en las ligas menores desde 2012, jugando para las organizaciones de los Reales, Bravos y los Medias Rojas. Nacido en Puerto Rico, ha jugado allí siete temporadas de pelota invernal. Ha jugado para Idaho Falls y Wilmington y Northwest Arkansas y Omaha y Gwinnett y Worcester. Ha visto América. Pero nunca ha jugado un partido de Grandes Ligas.

Kuribayashi era demasiado bueno. López conectó rodado al campocorto, los jugadores japoneses corrieron al montículo y el cuerpo técnico se abrazó, la historia asegurada. Como dijo Eduardo Pérez en la transmisión, esta era la medalla de oro que Japón quería por encima de todas las demás.

Luego, el equipo japonés se alineó a lo largo de la línea de la tercera base, se volvió hacia el dugout de Estados Unidos e hizo una reverencia.



« Redacción »