Deportes Más Deportes


Deja Biles Finales por Equipos

Deja Biles Finales por Equipos
Simone Biles decepcionó.

Publicación:27-07-2021
++--

El Comité Olímpico de Rusia aprovechó que Estados Unidos no contó con la mejor gimnasta del mundo y se mandaron el oro

Simone Biles, la mejor gimnasta del mundo, ganadora de cuatro medalla de oro en Río 2016 y la máxima apuesta de la delegación estadounidense en los Juegos Olímpicos de Tokio, no participó en la Final por Equipos. 

¿La razón de todo esto? La propia salud mental de la gimnasta, quien ha tenido que cargar con el peso del equipo y con las presiones externas para que ella cumpliera con las expectativas de todos en estos Juegos de Verano. 

“Siempre que te encuentras en una situación de alto estrés, te asustas y tengo que concentrarme en mi salud mental y no poner en peligro mi salud y bienestar. 

“Tenemos que proteger nuestro cuerpo y nuestra mente, simplemente apesta cuando estás peleando con tu propia cabeza”, mencionó. 

Su ausencia da victoria a Rusia

Tras la decisión de Simone Biles, de la mejor gimnasta del mundo, de no participar con Estados Unidos en las Finales de Gimnasia Artística por Equipos, el mayor beneficiado acabó siendo el Comité Olímpico de Rusia

Si, y es que el retiro de Biles de las Finales por Equipos, retiro que no fue por lesión y si por decisión de la atleta tras no sentirse bien de su salud mental, hizo que el Comité Olímpico de Rusia vencieran a Estados Unidos en esta disputa olímpica. 

El Comité Olímpico de Rusia aprovechó que Estados Unidos no contó con la mejor gimnasta del mundo y se mandaron el oro en las Finales por Equipos, mientras que las estadounidenses la plata y Gran Bretaña el bronce. 

Las atletas del Comité Olímpico Ruso lograron el oro tras sumar un total de 169.528 de puntuación final, mientras que Estados Unidos solo un poco más de 166 e Inglaterra solamente unas 164.096 unidades. 

Rusia vuelve a ganar en Finales por Equipos en Gimnasia Rítmica luego de que no pudieran lograrlo desde Barcelona 92.



« El Porvenir / Alberto Cantú »