Cultural Más Cultural


Sin seguridad social, gremio dancístico

Sin seguridad social, gremio dancístico


Publicación:09-05-2022
++--

La protección hacia los artistas, continuó, es una responsabilidad compartida tanto por el público como por el gremio dancístico y el Estado

CIUDAD DE MÉXICO.- El bailarín y coreógrafo Tonio Torres aseguró que a lo largo de los años, "el Estado mexicano no se ha hecho cargo de proteger a los artistas. Se necesita ayuda incluso estando protegido y con el respaldo del gremio, como es mi caso. La situación es más complicada para quienes no tienen respaldo alguno".
A propósito de la función de danza que organizó el Centro Cultural Los Talleres a beneficio del bailarín y coreógrafo que es uno de los más destacados de México y cuyo dinero recaudado se destinará a la compra de la prótesis que necesita para la movilidad de su pierna derecha, Torres recordó "otro caso excepcional", el de Núcleo-Danza, que el propio Torres ayudó a sindicalizar, hecho que consideró como uno de sus grandes logros ante la pequeña parte del gremio nacional que representa esta compañía y el precedente para un sistema que aún necesita concretarse más.
La protección hacia los artistas, continuó, es una responsabilidad compartida tanto por el público como por el gremio dancístico y el Estado, "se supone que nuestros impuestos deberían garantizar que nos den seguridad de primer nivel: servicios sociales y médicos, jubilaciones"; sin embargo, para el ganador de la Medalla de Honor por calidad Artística en 2004, que le otorgó el gobierno de Nuevo León, existe un claro menosprecio hacia el arte.
Dijo que hay ejemplos contrarios, como la Casa del Actor, que les brinda un espacio a los artistas retirados, "creo que la danza es menospreciada porque el mismo creador no conforma un gremio tan unido y hace piezas que son totalmente incomprensibles para el público. No todo México es neófito en danza", señaló Torres.
El sistema de becas es otra cara de esta problemática. Un sistema que, en palabras de Torres, es cada vez más decepcionante. "Es la única opción de apoyo que hay y siempre la ganan los mismos nombres. El creador tendría que hacer contenidos que sean prueba de la necesidad de que exista el arte de la danza. Los coreógrafos deberían crear piezas cuyo contenido sea de fácil lectura para el público y de alta calidad profesional. Así alcanzaremos más presencia social y un mayor respaldo ante las autoridades".
Para ejemplificar, mencionó el trabajo de Barro Rojo Arte Escénico, compañía que ha demostrado su preocupación y compromiso ante el público. Pero en términos prácticos, la responsabilidad compartida a nivel nacional para solucionar la desprotección de los artistas "no se está enfrentando. Ha habido intentos muy esporádicos de crear un sindicato de bailarines sin un liderazgo claro. Pienso que son ideas que se lanzan al viento y terminan por no resultar", afirmó.
En la función que se celebró el día de ayer en el Centro Cultural Los Talleres, también se sumó la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí, estado de donde es originario, y compañías de Monterrey, Puebla y Veracruz.
El bailarín y maestro reconoció el apoyo de la compañía que fundó en 1984, Núcleo-Danza Escénica, que actualmente dirige Guadalupe Orellana, "como estoy sindicalizado, Bellas Artes me va a otorgar un apoyo. Yo tengo una plaza y un derecho a jubilación. Estoy protegido, pero conozco casos de maestros bailarines a los que tienen que sepultar y se deben hacer cooperaciones para pagar los gastos funerarios", señaló Tonio Torres.


« El Universal »