Cultural Literatura


Recibe Emmanuel Carrére Premio Princesa de Asturias

Recibe Emmanuel Carrére Premio Princesa de Asturias
Carrére hizo un discurso vibrante

Publicación:23-10-2021
++--

"Todos procuraron proteger al hombre o a la mujer amada, pero algunos hicieron algo más: arriesgar la vida para proteger a desconocidos"

Madrid, España.-El escritor, o narrador como le gusta llamarse a él mismo, el francés Emmanuel Carrére, recuperó un momento extremo, cuando alguien anónimo se debate entre la vida y la muerte, entre la amenaza y el miedo, para recuperar una gran virtud del ser humano: "Todos procuraron proteger al hombre o a la mujer amada, pero algunos hicieron algo más: arriesgar la vida para proteger a desconocidos. Es un misterio que por momentos convierte lo que es abominable en una infinita exaltación".

 Así lo explicó en la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias de este año, en los que él mismo recibió el de Letras, en reconocimiento a una dilatada trayectoria como relator de hechos.

Carrére es un escritor inusual: se aleja de la ficción, pero sus historias en ocasiones se convierten en relatos mágicos, inverosímiles, sorprendentes. Pero él, que nunca le ha gustado encasillarse en un género o una escuela, llámese Nuevo Periodismo y realismo o no ficción, simplemente aspira a retratar la realidad que él va descubriendo con la mayor fidelidad posible. Eso le ha hecho asistir en los últimos meses a uno de los juicios más importantes en la historia reciente de Francia, los de la masacre por atentado terrorista de Bataclan, que sucedió el 13 de noviembre del 2015 en el barrio parisino de Saint-Denis y en el que murieron 130 personas y 415 resultaron heridas. Ha sido el mayor atentado jamás perpetrado en suelo galo.

Carrére hizo un discurso vibrante, en el que recuperó a sus referentes literarios que escribieron en español y que forman parte de su biblioteca, como Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Julio Cortazar y Roberto Bolaño, entre otros. Y rindió homenaje a sus editores, los franceses y españoles, porque sin ellos su obra quizá nunca se hubiera conocido.

Después se sumergió en lo que lleva viviendo los últimos meses, en ese macrojuicio de la matanza de Bataclan, que ha sido como una visita al infierno. 



« Redacción »