Cultural Más Cultural


Pinturas en cueva serían parte de un ritual

Pinturas en cueva serían parte de un ritual
Las 137 impresiones, hechas por niños hace más de mil 200 años, estarían asociadas a un antiguo ritual de mayoría de edad

Publicación:06-05-2021
++--

Calcula que tienen más de mil 200 años, lo que las dataría cerca del final del periodo clásico de los antiguos mayas, el de mayor prosperidad

Mérida, Yucatán.-.Decenas de huellas de manos negras y rojas que cubren las paredes de una cueva en México podrían estar asociadas a un ritual de mayoría de edad de los antiguos mayas, según el arqueólogo Sergio Grosjean, que ha explorado y estudiado esta caverna subterránea situada en la península del Yucatán.

Por su tamaño, este arqueólogo cree que las 137 impresiones fueron hechas en su mayoría por manos de niños cuando entraron en la pubertad. Calcula que tienen más de  mil 200 años, lo que las dataría cerca del final del periodo clásico de los antiguos mayas, el de mayor prosperidad.

La cueva está ubicada cerca del extremo norte de la península de Yucatán, donde aún se encuentran las imponentes pirámides de centros urbanos como Uxmal y Chichén Itzá, y se encuentra a unos 10 metros por debajo de una gran ceiba, un árbol que los mayas consideran sagrado.

Los colores de las huellas proporcionaron una pista de su significado. Según el arqueólogo, los niños imprimieron primero sus manos en las paredes de negro «que simbolizaba la muerte, pero eso no significaba que fueran a ser asesinados, sino más bien la muerte desde una perspectiva ritual» y posteriormente en rojo, «que era una referencia a la guerra o la vida».

En la cueva se ha encontrado además una cara tallada y seis esculturas en relieve pintadas, que datan de entre 800 y 1000 d.C., una época en la que una sequía severa azotó la región y puede haber contribuido al repentino abandono de las principales ciudades por parte de los mayas.

Si bien los primeros asentamientos mayas datan de hace casi 4.000 años, todavía existían grandes centros cuando los conquistadores españoles llegaron a principios del siglo XVI.

Varios millones de mayas continúan viviendo en comunidades esparcidas por los estados del sureste mexicano como Chiapas y Campeche, además de en Guatemala y Belice.



« Redacción »