Cultural Más Cultural


Invita MHM a disfrutar La genealogía del color

Invita MHM a disfrutar La genealogía del color
Emilia Azcárate presenta La genealogía del color

Publicación:03-02-2022
++--

Por medio de la teoría del color, la abstracción y diversas mezclas cromáticas promueve nuevas lecturas del proceso de mestizaje en México a través del arte

El Museo de Historia Mexicana invita a la comunidad regiomontana a disfrutar la exposición denominada "La genealogía del color" de Emilia Azcárate, la cual por medio de la teoría del color, la abstracción y diversas mezclas cromáticas promueve nuevas lecturas del proceso de mestizaje en México a través del arte.

Dicha exposición será inaugurada hoy a partir de las 19:00 horas.

La charla inaugural estará a cargo del curador de la exposición Juan Carlos Ledezma y la artista plástica Emilia Azcárate, quienes entablarán un diálogo sobre este proyecto artístico. Exposición que se suma al circuito de exposiciones y eventos PreMACO, organizados por Las Artes Monterrey.

Con la nueva exposición, en el Museo de Historia Mexicana convergen dos manifestaciones artísticas, por un lado, la Galería de Castas Mexicanas, que reúne un conjunto único en el mundo, con más de cien obras que se caracterizan por su importancia estética y su valor histórico; y por el otro, La genealogía del color que propone que el discurso colonial se lea bajo los términos de la abstracción y que la pintura de castas sea percibida, esta vez, desde el presente poscolonial.

LA PINTURA DE CASTAS Y EL CONTEXTO HISTÓRICO

En el siglo XVIII surgió la pintura de castas, un género pictórico desarrollado principalmente en el virreinato de la Nueva España y en el del Perú, donde se representaba el proceso de mestizaje entre tres ‘razas’ principales: indígenas, españoles y africanos, así como el resultado sucesivo de las mezclas entre ellas. 

Estas pinturas, conformadas en series, mostraban a una pareja, cada uno con distinta ascendencia y junto a ellos, uno o dos hijos, además de un breve texto descriptivo que designaba nombre a cada individuo y la “casta” resultante entre ellos.

Hoy se sabe que el término ‘raza’ obedece a una construcción social determinada bajo conceptos históricos, económicos, políticos y sociales que ha servido para establecer jerarquías, divisiones y segmentación entre los humanos. Como testimonio artístico de este constructo, es que surgió la pintura de castas.

LA OBRA DE EMILIA AZCÁRATE

La artista venezolana Emilia Azcá-rate tiene una larga trayectoria en donde destacan sus exhibiciones individuales en las galerías Henrique Faria, Nueva York;

Livia Benavides, Lima, META (Maldonado Education Through Art), Miami; Galería distrito 4, Madrid, Casa de América, Madrid, Centro Cultural de España, Santo Domingo, entre otras.

Sus obras forman parte de importantes colecciones internacionales como Los Angeles Contemporary Museum of Art (LACMA) y SPACE Collection, Los Ángeles; Colección Patricia Phelps de Cisneros, Nueva York, Museo Alejandro Otero, Caracas, Colección Berezdivin, Puerto Rico y Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, por citar algunas.

La genealogía del color de Emilia Azcárate, surge de una investigación y observación sobre este género pictórico, donde la artista tomó como base estas pinturas y las codificó mediante un campo de colores y un alfabeto concebido por ella misma, para significar la arbitraria etiquetación a la que fueron sometidos los sujetos coloniales.

 La genealogía se define como el conjunto de los antepasados de una persona, así como el origen o precedente de algo. Para identificar a los tres grupos de ‘razas’ representados en las castas, Azcárate asignó los tres colores primarios: rojo para los españoles, amarillo para los indígenas y azul para los africanos, de tal manera que cada categoría mostrada en las pinturas adquiere una tonalidad característica a partir de la mezcla proporcional de estos colores.

Desde 2015, la artista ha creado este conjunto de obras que interpretan las pinturas de castas a partir de los componentes básicos de la abstracción geométrica: la línea y el plano de color. En su trabajo, el mestizaje es replanteado como mezclas cromáticas, mientras que los nombres dados a las variantes raciales son transformados, mediante un nuevo alfabeto, en tramas de líneas. 

Así, recodifica las pinturas de castas desde una perspectiva crítica.

Dada su capacidad para construir formas variables y generar complejas gamas de color, el sistema empleado por Emilia rescata la idea de la diversidad presente en las obras virreinales, pero toma distancia del orden estricto dentro del cual dicha diversidad fue pensada y representada. 

Algunos de estas obras han sido integradas o vinculadas a las series de la artista, destacándose así su intención de promover nuevas lecturas de un proceso histórico cuyas implicaciones se extienden hasta el presente.

El curador de la exposición, Juan Carlos Ledezma considera que en la obra de Azcárate el pasado es replanteado al tiempo que su discurso es transcrito y transformado, excluido del contexto de la historia para ser incluido en el del arte contemporáneo. 



« El Porvenir »