Cultural Literatura


Ferias se hacen virtuales

Ferias se hacen virtuales
Ahora la atención se centrará en nuestra oferta digital

Publicación:09-09-2020
++--

Las ferias de Fráncfort y Liber del sector del libro, programadas para octubre, renuncian a la cita presencial ante los rebrotes del coronavirus

Barcelona, España.-Han resistido hasta casi un mes antes de su celebración, pero no han podido sostenerlo más: la Feria del Libro de Fráncfort, la más importante del mundo, y Liber, la Feria Internacional del Libro, el encuentro profesional más señalado en España, cita crucial en lo económico del sector editorial, han anunciado hoy, con pocas horas de diferencia, que se convertirán este octubre en encuentros virtuales. La decisión ha sido tomada ante las restricciones sanitarias impuestas y que son resultado tanto del alto nivel de contagio en el continente americano, como de los nuevos rebrotes de coronavirus detectados en buena parte de Europa.

"Las limitaciones de viajes impedirían que se monten muchos de los estands", ha justificado en una nota la dirección de la feria alemana, al anunciar la cancelación de la tradicional y carismática exposición física en los pabellones del recinto ferial, en el marco de su 72ª edición, que debía tener lugar del 14 al 18 de octubre. A esto se suma la cuarentena que Alemania impondrá, a partir del 1 de octubre, a aquellos que quieran entrar en el país. Esto hace "casi imposible la participación de expositores y visitantes profesionales europeos", admiten los organizadores.

La Feria de Fráncfort ha intentado en los últimos meses mantener en pie sus expositores físicos, especialmente los internacionales, y añadir un ambicioso programa digital para los encuentros profesionales. Pero los grandes grupos mundiales anunciaron ya, a mediados de junio, su intención de no acudir a la tradicional cita y hoy los organizadores se han rendido a la evidencia. Aún así, en línea con su empeño de no echar el cierre a los encuentros físicos, y a pesar del anuncio de hoy de que no habrá expositores, los organizadores mantendrán algunos eventos literarios con público en vivo en el escenario de la Feria del Libro ARD en el Festhalle del recinto ferial, y 80 actividades al aire libre diseminadas por diversas zonas de la ciudad en el marco del llamado Bookfest.

La decisión de la Feria de Fráncfort anunciada hoy implica que la Federación de Gremios de Editores de España se ahorrará el gasto que conlleva su presencia física al evento, al que suele acudir con un generoso espacio de 144 metros cuadrados y que sirve de puesto de mando de muchos sellos españoles, que en julio llegaban ya a 36. Los editores españoles se inclinaban por mantener esa presencia a pesar de la pandemia, máxime cuando estaba previsto que España fuese el país invitado en la feria de Frankfut en 2021. Hace unos meses se acordó con los organizadores que esto se trasladaría a 2022, y esto ha facilitado una postura distinta sobre la anulación del encuentro de este año.

"Ahora la atención se centrará en nuestra oferta digital, que hemos ampliado para que los profesionales editoriales internacionales puedan utilizar espacios digitales para impulsar su negocio, incluso en estos tiempos de coronavirus. Mientras, el público lector tendrá la oportunidad de expresar su entusiasmo por los libros de dos formas: online y con actos en la propia ciudad de Fráncfort", ha asegurado Juergen Boos, director de la feria.

Liber Barcelona 2020

El caso de Liber es parejo al de la cita alemana. El principal foco mundial de la pandemia del coronavirus está ahora en EE. UU. (el país con más infectados del planeta) y en América Latina. De sendas regiones provienen los principales visitantes y compradores de Liber, que organiza la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). El corolario era claro: el encuentro profesional más importante del sector, cuya 38ª edición se organiza esta vez en Barcelona (alterna con Madrid) del 27 al 29 de octubre, ha tenido que saltar este año a un formato exclusivamente digital.

Un tercio de la facturación de la exportación de libros de librería que realiza el sector se gesta en los apenas tres días de esta feria, donde es frecuente ver una delegación muy numerosa de bibliotecarios de Estados Unidos, uno de los mejores clientes foráneos de la industria editorial española. Son visitantes fijos del Liber, una cita a la que los organizadores invitan también a compradores y prescriptores, que superan el medio millar. Ahora, al igual que los más de 10.000 visitantes presenciales que suele tener la convocatoria, se intentará que todos estén virtualmente. El recinto Feria de Barcelona, que debía acoger la cita físicamente, "está ultimando una plataforma específica que permita la presencia de expositores, así como una generosa agenda de encuentros y de jornadas profesionales para que todo eso no se pierda", asegura a este diario un portavoz de la FGEE. Por el momento, los organizadores ya cifran en dos centenares los expositores virtuales (por debajo de los 361 físicos de 2018) y la participación de unas 400 editoriales de 60 países.

"No teníamos otra opción: la situación de la pandemia en el continente americano está como está, ni tan siquiera sabemos cómo va a quedar el tema del espacio aéreo", aseguran desde la patronal de los editores españoles, conscientes de la importancia económica de la feria. "El comercio exterior debemos mantenerlo como sea y la opción digital incluso puede permitir ampliar el número tanto de visitantes como de invitados".



« Redacción »