Cultural Más Cultural


El zapatismo, el único movimiento insobornable de México

El zapatismo, el único movimiento insobornable de México
EZLN

Publicación:14-02-2020
++--

Los ha visto en su tierra, ha mirado cómo crean sus propias instituciones de salud y educativas

México.— Han pasado veintiseis años desde el levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y, a más de un cuarto de siglo, aquel acontecimiento en el sureste de México no ha dejado de ser un parteaguas y un hito en la historia del país. Francisco De Parres (Ciudad de México, 1985) es maestro en antropología social por parte de la Universidad Veracruzana y licenciado en comunicación social por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Actualmente se encuentra cursando el doctorado en antropología social con especialidad en análisis del discurso y semiótica de la cultura.

      Además de su vasto currículum académico, De Parres también es fotógrafo y ha dedicado gran parte de su quehacer artístico a retratar, justamente, las comunidades zapatistas. Su obra ha sido exhibida en distintas exposiciones como Zapata incontenible / Ima?genes de un he?roe transnacional en el Museo del Palacio de Bellas Artes; Emiliano Zapata: 100 an?os, 100 fotos en el Museo Regional de Guadalajara y en diversas universidades de América Latina, Estados Unidos e Inglaterra; Un mundo donde quepan muchos mundos, Arte Zapatista en Casa de las Ame?ricas en La Habana, Cuba; entre otras.

      De Parres conoce las raíces del zapatismo, su forma de vivir, y ha ido desentrañando a lo largo de los años su manera de comprender el mundo. Por tal motivo, concede esta entrevista a Notimex para ahondar en la cosmovisión y la estética zapatista, no sin antes dar un breve repaso de lo que fue y sigue siendo este movimiento social indígena que cautivó al mundo.

La resistencia

El zapatismo hoy en día no sólo representa una parte importante de un proceso histórico en México, también es uno de los bastiones fundamentales de lucha no sólo para América Latina, sino para la resistencia mundial —dice Francisco De Parres—. Cuando el gobierno federal de aquel entonces [con Carlos Salinas de Gortari como presidente] anunció el 1 de enero de 1994, con bombo y platillo, la entrada de México al primer mundo, cuando se anunciaba desde la visión de una política de desarrollo y asistencialismo hacia la población (que actualmente se mantiene), los zapatistas demostraron que no era así.

      Hoy en día existen personajes, tanto del sector civil como del político, de derecha y de izquierda, que alegan que el zapatismo ya no es lo mismo que antes, que su discurso está caduco y que sólo quedan unas cuantas personas afiliadas a él. Pero, para De Parres, estos argumentos son totalmente falsos:

      —Cuando uno va a territorio zapatista se da cuenta que no es cierto. Ha habido desarrollo de infraestructura, cuentan con su propio sistema educativo y de salud al margen del Estado, con sus propios trabajos colectivos y de distribución de la riqueza, que la tasa de mortalidad se ha reducido drásticamente. También me atrevo a decir que el territorio zapatista es la única zona del país donde no existen feminicidios, cuando en el resto tenemos entre 9 y 12 mujeres asesinadas a diario. Y vuelvo a decirlo: hasta la fecha, aunque mucha gente se empeñe en negarlo, es una de las resistencias ante el gran capital y las políticas neoliberales del mundo.



« Notimex »