Cultural Órbita


Eclipse total de Luna de Sangre

Eclipse total de Luna de Sangre


Publicación:03-05-2021
++--

¿qué es este evento astronómico?

CIUDAD DE MÉXICO.- El próximo 26 de mayo, un Eclipse total de Luna de Sangre ataviará el cielo nocturno creando un espectáculo asequible para la población mundial, pues una de las características que lo distingue de los demás eventos astronómicos es que es visible en cualquier parte de la Tierra y su presencia persiste por varios días.
De acuerdo con las previsiones astronómicas, el eclipse lunar alcanzará su punto máximo a las 06:19 horas de la Ciudad de México (CDMX), momento en que se apreciará con mucha mayor claridad.
Este será el primero de dos Eclipses lunares totales que ocurrirán durante el 2021. El siguiente sucederá hasta dentro de seis meses, el 19 de noviembre a las 03:59 horas. Sin embargo, el evento del penúltimo mes del año se limitará a desenvolverse parcialmente, mientras que en mayo se potenciará en su máximo esplendor.
Los Eclipses lunares pueden suceder de tres distintas formas: total, parcial y penumbral, siendo la primera de ellas una experiencia visual única en su tipo. En ese momento, la Tierra cubre por completo la luminosidad de la Luna.
Pero para entender este fenómeno, a mayor profundidad, será necesario responder a un cuestionamiento: ¿Por qué ocurren los eclipses?
Este evento, de casualidad cósmica, acontece cuando la sombra de la Tierra, al alinearse con el gran astro y el satélite natural colocándose en medio de ellos, bloquea la luz del Sol, que a su vez, se refleja a través de la masa de la Luna, como un gran proyector espacial.
"La Luna de Sangre", nombre que ha adoptado coloquialmente por la pigmentación rojiza que produce este encuentro, solía aterrorizar al espectador de épocas antiguas, pues el conocimiento astronómico no estaba a la orden de los pregoneros que reproducían la información más relevante para los pueblos.
Ante el desconocimiento, sociedades enteras especularon que la presencia de una Luna roja se debía a un mal augurio que enviaba el Dios, aclamado en la cultura que les correspondía, y le atribuían desastres naturales o crisis sociales que les adolecían, como la hambruna o la muerte de algún monarca o gobernador.
Mientras que los que más conocían, como fue el caso de Cristóbal Colón, según Space, aprovechaban su conocimiento acerca de los Eclipses de Luna de Sangre para atemorizar a los poblados colonizados, como cuando en 1504 asustó a nativos jamaiquinos a quienes convenció que alimentaran a su tripulación, luego que una plaga de gusanos que viajaba en su embarcación produjera daños irreparables que les impedían continuar el viaje en el barco.
¿Por qué la Luna se vuelve roja durante el eclipse total?
De acuerdo con el astrónomo Benjamin Burress, la luna se vuelve rojiza, durante el eclipse total, por la consistencia de la atmósfera, que "espesa y llena de polvo terrestre" filtra la luz solar que la a traviesa, dando como resultado el tono rojo oxidado. Eso además, provocará que los amaneceres y atardeceres que rodearán al evento luzcan con una pigmentación parecida.
"La atmósfera de la Tierra se dobla y filtra la luz del sol para hacer brillar una luz roja sobre la luna", dijo Burress, del Chabot Space & Science Center en Oakland, California.
El estudioso comentó que el color de la Luna, durante este acontecimiento, puede variar entre las tonalidades gris oscura a naranja brillante, dependiendo de la cantidad de polvo de la Tierra que circunde en la capa atmosférica.
"Una erupción volcánica puede poner más polvo en la atmósfera y aumentar el efecto. (...) La contaminación del aire puede hacer lo mismo", ahondó Burress.
En la actualidad, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) ha elaborado una lista sobre los Eclipses de Luna que acontecerán hasta el 2100. Este esfuerzo ha incluido también algunos de los avistados en el Siglo XXI, equivalentes a 228 eclipses lunares.
El último Eclipse de Luna tuvo lugar durante el 29 y 30 de noviembre del 2020, y fue de tipo penumbral, y el "menos interesante" según las palabras del científico Alac MacRobert, que es cuando el satélite natural se sitúa en la penumbra o sombra exterior de nuestro planeta. Visualmente, el observador notará que la luminosidad lunar se torna opaca.
Por ello, el acontecimiento de un Eclipse total lunar significa la contemplación de un fenómeno inigualable. Los expertos han destacado la potencialidad de este fenómeno, pues ni siquiera las consecuencias del antropocentrismo como la contaminación lumínica, son capaces de opacar su presencia rubescente en el cielo.
"Una de las pocas veces que un evento astronómico es fácilmente visible incluso desde las ciudades muy contaminadas por la luz", destacó Raminder Singh Samra, astrónomo del Centro Espacial RH MacMillian en Vancouver, Canadá
Los investigadores no se cansan de destacar las noblezas de este fenómeno, pues aseguran que, a diferencia de un Eclipse de Sol, el lunar puede ser visto sin la necesidad de gafas de sol que protejan los ojos de cualquier efecto adverso.
La NASA expuso que, los eclipses solares se producen de dos a cuatro veces al año, mientras que los eclipses lunares son menos frecuentes. "En cualquier año calendario, el número máximo de eclipses es cuatro solares y tres lunares", destacó.
"Sin embargo, mientras que los eclipses solares solo se pueden ver a lo largo de un camino de aproximadamente 50 millas de ancho, cada eclipse lunar es visible desde más de la mitad de la Tierra", ahondó la agencia espacial.


« El Universal »