Cultural Teatro


Divierten con juego escénico en Diálogos con Autores de NL

Divierten con juego escénico en Diálogos con Autores de NL
Los escritores tuvieron este diálogo en la Sala Alfonso Reyes de la Casa de la Cultura de Nuevo León.

Publicación:26-08-2022
++--

Es un programa de Conarte organizado por la Casa de la Cultura, bajo el formato de charlas en el que los escritores se reúnen para hablar

Un espectáculo escénico creó espontáneamente el escritor y dramaturgo Gabriel Contreras al entrevistar al escritor y teatrista Vidal Medina en el programa Diálogos con Autores de Nuevo León.

Contreras celebró esta posibilidad de dialogar con Vidal sobre el teatro, género que según su apreciación carece de lectores, pues no está hecho para leerse o decirse.

Los escritores tuvieron este diálogo en la Sala Alfonso Reyes de la Casa de la Cultura de Nuevo León.

Diálogos con Autores de Nuevo León es un programa de Conarte organizado por la Casa de la Cultura, bajo el formato de charlas en el que los escritores de la entidad se reúnen para hablar, desde su experiencia como autores y lectores, sobre su formación, proceso creativo y su relación con los lectores.

“Las obras de Vidal Medina son complejas pues carece de instrucciones. Es una voz hablando y tú no sabes si es un hombre, una mujer, una oruga o un sillón el que está hablando. Y todo eso el director tiene que inventárselo. El teatro del Siglo de Oro era más fácil, porque todo tenía instrucciones”, señaló Contreras.

“En el teatro de Vidal no hay instrucciones, solamente gente que tiene un cerebro como el suyo puede montar lo que él escribe, es todavía más críptico que la letra de los médicos, el teatro que él hace. Por eso para mí es maravilloso esta oportunidad, porque puedo plantearle a él una entrevista organizada de una manera dramática. Una especie de espectáculo montarlo con él, y Vidal no sabe que forma parte del espectáculo”.

Vidal aceptó gustoso el reto y el resultado fue un diálogo espontáneo, ingenioso y divertido.

Contreras dividió la entrevista en tres partes. La primera consistió en un conjunto de enigmas, una serie de preguntas que se inscriben dentro del campo de la filosofía que contenían una respuesta y Vidal tenía que superar esa respuesta.

Así, Vidal tuvo que echar mano de todo su ingenio para responder a preguntas como: ¿Si la materia no se crea ni se destruye? ¿Cómo es que Dios mantiene su prestigio intacto? Si la tierra es de quien la trabaja, ¿por qué sigue existiendo la propiedad? ¿Por qué nadie hizo nada para conmemorar el centenario de Blue Demon y en cambio cada año se insiste en que el 2 de Octubre No Se Olvida? Desde el punto de vista de la economía, ¿por qué le resulta más fácil ganar dinero a un plomero que a un dramaturgo?

La segunda parte de este juego escénico consistió en que Gabriel Contreras le dio a Vidal Medina un conjunto de respuestas para que él imaginara la pregunta correcta.

Y la tercera parte, Conteras invitó Vidal a jugar “El juego de los pretextos”. Al azar Gabriel escogió unas cartas con preguntas, acompañadas por dos hipótesis, Vidal tenía que encontrar el pretexto inteligente para responder a las preguntas.

Hay que decir que Vidal salió muy bien librado de este juego escénico que puso a prueba su agudeza mental e ingenio.



« El Porvenir / César López »