Cultural Más Cultural


Cristo, alimento de vida eterna

Cristo, alimento de vida eterna


Publicación:05-06-2021
++--

Esta es la fe de la Iglesia Católica. Se basa en la Palabra revelada de Cristo

La Eucaristía es el centro de todo en la Iglesia. No hay palabras suficientes para expresar la grandeza del misterio que tenemos a nuestra disposición como alimento y fuente de vida eterna. No existe ningún santo que no haya considerado la Eucaristía como la fuente de su santidad. En efecto, la Eucaristía es el medio que Dios estableció para estar presente en nosotros y comunicarnos su vida divina y su santidad. Por eso, después de celebrar todo el tiempo pascual y las grandes solemnidades de Pentecostés y la Santísima Trinidad, la Iglesia celebra este domingo la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

"Cuerpo y Sangre" de Cristo son el modo de indicar toda la Persona de Cristo. Ellos son dados a nosotros como alimento, de manera que ingiriéndolos adquirimos una unión vital con Cristo mismo; él se hace "vida nuestra". Así lo llama San Pablo asegurando: "Vuestra vida está oculta con Cristo en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos con él" (Col 3,3-4). ¿Cómo puede asegurar esto el apóstol? Porque lo dijo el mismo Jesús: "El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día... El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que ... yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí" (Jn 6,54.56.57).

En su vida terrena Jesús era verdadero Dios y verdadero hombre; pero su divinidad estaba oculta y aparecía sólo su humanidad. Hoy día en el misterio de su Cuerpo y su Sangre Jesús sigue siendo verdadero Dios y verdadero hombre; pero tanto su divinidad como su humanidad están ocultas. Del pan y el vino no quedan más que las apariencias. La realidad es Cristo vivo, Dios y hombre. Es un misterio de fe.

Se puede decir que en el misterio de la Eucaristía hay un doble efecto. Uno es el de la presencia de Cristo, que se realiza cuando el sacerdote pronuncia las palabras de la consagración: "Esto es mi Cuerpo... Este es el cáliz de mi Sangre". En virtud del poder de Cristo concedido a los sacerdotes, estas palabras son eficaces y realizan lo que significan. En este momento solemne los fieles están de rodillas, para adorar a nuestro Dios que se ha hecho presente allí en el altar. Pero no se ha alcanzado su efecto último mientras el Cuerpo de Cristo no han sido comido y su Sangre no ha sido bebida. Este es el efecto deseado por Cristo. Por eso nos manda: "Tomad y comed todos de él... Tomad y bebed todos de él...". Ese efecto último tiene una doble dimensión: por un lado, la comunicación de la vida de Cristo a quien lo recibe y la unión vital con él y, por otro lado, la unión entre sí, como miembros de en un solo Cuerpo, de todos los que reciben ese mismo alimento.

Esta es la fe de la Iglesia Católica. Se basa en la Palabra revelada de Cristo. Lo asombroso es que creyendo esto los católicos le demos tan escasa importancia y tan escaso lugar en nuestras vidas. Es asombroso que, siendo ésta nuestra fe, menos del 10% de los católicos participen de la Eucaristía dominical. Que la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo y los actos que se realizarán para dar culto a este misterio admirable nos permitan reparar tanta frialdad.



« Redacción »