Cultural Salud


Cocina unos ricos nopalitos sin usar la estufa

Cocina unos ricos nopalitos sin usar la estufa


Publicación:14-10-2021
++--

Además de lo saludable, podrás explorar otro tipo de textura con el nopal curado en sal.

CIUDAD DE MÉXICO.- La cocción de los nopales puede ser un drama, ya que muchas veces al soltar el mucílago (la baba) se vuelve poco apetecible por la textura que tiene en boca. Aunque no sabe a nada, y es saludable para nuestro organismo, la consistencia puede mejorar con este truco que te vamos a enseñar en "Menú" de EL UNIVERSAL.
Comer nopal crudo tiene muchos beneficios, entre ellos está su rico aporte de niacina, aminoácidos y fibra, elementos que reducen los niveles de triglicéridos y colesterol malo. Gracias a la niacina, dicho colesterol malo, lo transforma en energía, en un colesterol bueno. En cuanto a la fibra que nos aporta, los aminoácidos actúan como antioxidantes en el cuerpo, lo cual en conjunto de las vitaminas, previenen la formación de placas de grasa en las arterias, así como de tener una mala circulación sanguínea debido a la formación de paredes en las venas.
Además de lo saludable, podrás explorar otro tipo de textura con el nopal curado en sal. Se lo puedes agregar al caldito de frijoles, como guarnición en las ensaladas o bien, como parte de un refrigerio entre comidas con un poco de sal, limón y pico de gallo.
Nuestro ingrediente secreto es la sal, es el único ingrediente que vas a necesitar. Además de agua corriente, un cuchillo con buen filo, una tabla y un colador.
Nopales crudos
Ingredientes:
12 nopales limpios, sin espinas (1 kilo)
5 cucharadas de sal gruesa
Agua, la necesaria
Procedimientos:
Cortar los nopales en tiras largas y finas, o bien, en cuadritos muy pequeños. Colocar en el colador y espolvorear encima una cucharada de sal. Con la mano hay que masajear los nopales durante tres minutos hasta que suelte la baba. Sobre el chorro de agua corriente en la tarja de la cocina, seguir masajeando los nopales hasta que la baba desaparezca.
Agregar una cucharada de sal y volver a masajear los nopales fuera del chorro de agua, Realizar esta operación durante otros tres minutos y regresar al agua para eliminar el exceso de sal. Repetir esta dinámica hasta que se termine la sal.
Los nopales quedarán crocantes y sin mucílago.


« El Universal »