Cultural Más Cultural


Científicos, aún sin copia de carpeta en su contra

Científicos, aún sin copia de carpeta en su contra


Publicación:14-10-2021
++--

Se les dijo que tendrían "en pocos días" una copia digital de la carpeta de investigación armada en su contra por cuatro delitos, esto no ha sucedido.

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a que la semana pasada, luego de comparecer ante la Fiscalía General de la República (FGR), a los científicos y ex funcionarios del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) se les dijo que tendrían "en pocos días" una copia digital de la carpeta de investigación armada en su contra por cuatro delitos, esto no ha sucedido.
A finales de septiembre, en medios de comunicación se dio a conocer que tras una denuncia del Conacyt encabezado por María Elena Álvarez-Buylla, la FGR de Alejandro Gertz Manero inició un proceso contra 31 miembros de la comunidad científica, a quienes se les acusó de los delitos de peculado, uso ilícito de atribuciones y facultades, operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.
Ante esa situación (y luego de que en dos ocasiones el Poder Judicial negara órdenes de aprehensión contra los científicos), los exfuncionarios solicitaron conocer la carpeta de investigación. Fue hasta la semana pasada que pudieron conocer el documento de cientos de páginas.
"El miércoles fui a la Fiscalía y pude ver el documento. Lo miré por cerca de una hora, pero eran varios tomos con cientos de páginas y uno necesita tiempo para revisar, sólo pude ver por arriba. Las autoridades nos aseguraron que nos darían acceso a la carpeta, como corresponde", explica en entrevista Gabriela Dutrénit, excoordinadora del FCCyT.
Agrega que para poder revisar a fondo, pidió una copia digital: "Me dijeron que en pocos días me la iban a mandar. Mencioné que si en una semana y dijeron que no, que no tanto". Sin embargo, aún no tiene la copia y se dice "ansiosa", aunque con la esperanza de que las autoridades cumplan con lo que dijeron. Esa esperanza, indica, también se alimenta por las cartas de apoyo de colegas de todo el mundo que llegan a diario.


« El Universal »