Cultural Literatura


Análisis e independencia, lo que debe tener un caricaturista

Análisis e independencia, lo que debe tener un caricaturista


Publicación:12-08-2022
++--

Detrás del pincel no es solo una recopilación de los trabajos de Waldo en diferentes medios

CIUDAD DE MÉXICO.- Elaborar una caricatura política es un proceso solitario con muchos vericuetos. Por ese motivo, describir y analizar lo que sucede entre el trazo de quien dibuja y el producto final es justamente lo que se propuso Waldo Matus en su libro Detrás del pincel.
A diferencia de publicaciones similares, Detrás del pincel no es solo una recopilación de los trabajos de Waldo en diferentes medios, hay también una tarea reflexiva y analítica sobre el estilo, la influencia de la tecnología en el trabajo del caricaturista y sobre las vicisitudes de la vida cotidiana de quien ejerce ese oficio.
En entrevista, el colaborador de las páginas de Opinión considera que la labor del caricaturista político debe estar conformada por tres aspectos destacados: el análisis, la independencia y la honestidad, pero aclara que "todo eso se trabaja, todo eso se entrena y se tiene que ir propiciando con mucho esfuerzo". Desde su perspectiva, la caricatura política es un deporte que requiere disciplina "al máximo".
De acuerdo con Waldo, opinar por medio de un cartón requiere de mucha responsabilidad. "No es solo desarrollar un análisis y compartir una opinión, sino además compartirlo de forma humorística. Y ahí es donde debe entrar la parte final porque a veces una reflexión equivocada, si se le agrega un tono humorístico, puede convertirse en una ofensa o en un insulto; se puede llegar a convertir en una burla". Por ese motivo, señala, el caricaturista carga sobre sus hombros una gran responsabilidad.
Para Waldo, la caricatura en toda su expresión, no solo el cartón político, se ha ido quedando relegada ante productos similares que diariamente se generan en las redes sociales y suelen tener mucho éxito. La tecnología y las redes sociales han venido a perjudicar el oficio, asegura.
A lo anterior, agrega, se suma el poco interés de los jóvenes en hacer caricatura política, a diferencia de hace 30 años cuando era una actividad redituable. Uno de los factores que también ha influido es el desencanto de los jóvenes con la política "con justa razón", menciona.
A pesar de lo anterior, Waldo dice que la clave para quien quiera ejercer la caricatura se encuentra en la diversificación, combinada con mucha pasión y mucha disciplina.
En las páginas de Detrás del pincel hay un elogio a la caricatura, así como un acercamiento a sus bondades y desventajas, por quien ha ejercido durante 25 años, de manera interrumpida, el arte del dibujo. El libro se encuentra disponible en www.waldomatus.com.mx y en Amazon.


« El Universal »