Opinion Editorial


El Sabinazo

Arturo Delgado Moya


Autor: Arturo Delgado Moya | Publicacion:15-04-2019
+ + - -

En estos días, el 13 y 14 de abril se cumplieron 56 años del Primer Festival de la Juventud y de los Estudiantes Nuevoleoneses por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional, celebrado en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, en el año de 1963.
Inspirados en los Festivales Mundiales de la Juventud por la Paz y la Amistad, realizados en Moscú, Berlín, Viena, Budapest, Bucarest, Helsinki, Praga a donde acudieron jóvenes mexicanos y algunos nuevoleoneses, motivaron a estudiantes y jóvenes militantes socialistas, comunistas, ajefistas y liberales, con y sin partido político, a organizar un Festival de la juventud y los estudiantes para expresar nuestro pensamiento crítico de las condiciones sociales, políticas y económicas que vivía el país entero.
El dirigente político universitario con más experiencia en eventos de esta naturaleza era el médico sabinense Máximo de León Garza, que para entonces ya había recorrido varios países socialistas y tenía su influencia en la dirección del Partido Comunista Mexicano en el estado de Nuevo León y en la Universidad de Nuevo León.
Nos propuso un proyecto de convocatoria para el Festival de Sabinas Hidalgo, acudimos dirigentes estudiantiles universitarios, normalistas, de la juventud obrera y campesina, además recogimos la firma de apoyo y simpatía de maestros universitarios de la Escuela Preparatoria No. 1, 2, 3, del Álvaro Obregón, de Filosofía y Letras, así como de la Escuela Normal Superior del Estado, de la Escuela Normal “Miguel F. Martínez”, Escuela Normal “Pablo Livas”, de la Escuela Normal Rural de Galeana, N. L., y de asociaciones de estudiantes y jóvenes de centrales obreras, campesinas y de otros sectores de la sociedad nuevoleonesa.
Avanzamos en la organización del Festival en dos direcciones fundamentales: los preparatorios de eventos deportivos, competencias en oratoria, declamación y manifestaciones artísticas, y en el aspecto político preparábamos los debates en apoyo a la Revolución Cubana, a la causa del socialismo y la liberación nacional en países de Europa, Asia,África y América Latina.
Un antecedente inmediato en 1961 en América Latina fue la Conferencia Latinoamericana por la Paz, la Amistad y la Liberación Nacional presidida por el general Lázaro Cárdenas expresidente de México, junto a Francisco Juliao de Brasil y Vilma Espín de Castro de Cuba.Nuestra participación política estaba bajo la influencia del Partido Comunista, Juventud Comunista, Logia del Estado, Movimiento de Liberación Nacional, Club Demócrata de Sabinas Hidalgo, sector liberal de intelectuales de partidos políticos nacionales y otras agrupaciones locales, regionales y nacionales.
El Comité Estatal preparatorio del Primer Festival de Sabinas Hidalgo se formó por los dirigentes de las agrupaciones participantes, tales como Celso Garza Guajardo, Sócrates C. Rizzo García, Arturo Delgado Moya, como secretarios generales y en las comisiones estaban Pedro Javier González Núñez, Francisco Sepúlveda, Ernesto Rodríguez, Roberto Quintanilla Mollar, Julián Barrera, Gil Torres, Raúl Cantú, Oziel Flores, Refugio López, Olga Oropeza, Javier Exiquio Santos, Facundo Ríos Leos e Ismael López.
Es justo recordar a nuestros maestros universitarios y normalistas que nos apoyaron con su expresión de simpatía y algún dinero para sostener el ritmo de trabajo organizativo que cada día era más intenso. Entre ellos podemos mencionar a Guillermo Ceniceros, David Martel, Gerardo Cantú, Vicente Reyes, Pablo Flores, Rogelio Villarreal Garza, Mario Puente de la Garza, Tomás González de Luna, Lucas de la Garza, Julián Guajardo, Ignacio Ortiz, Mateo A. Sáenz, Francisco Guzmán del Bosque, Ciro R. Cantú y Juan Olivas Franco.
La organización del Festival de Sabinas Hidalgo, generó una inquietud política en la vida universitaria y en el sector estudiantil y juvenil de otras instituciones educativas y culturales, unos en favor y otros en contra, pero donde no había duda de su postura política e ideológica fue en los sectores conservadores, apoyados por empresarios y funcionarios de la iglesia católica, quienes movilizaron a jóvenes, religiosos y emigrados residentes en Sabinas Hidalgo, para que promovieran un malestar en contra de los organizadores y el evento mismo.
Llegamos a los 56 años del Sabinazo, como lo registró el periódico EL NORTE, donde han quedado en el camino, varios compañeros y maestros que nos apoyaron en aquel evento juvenil estudiantil, que después sería superado por el movimiento universitario de Morelia con la creación de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos, que después desembocaría en el gran movimiento estudiantil del 68.
No pretendemos ligar un evento con otros de la misma década, pero lo que si podemos afirmar, es la presencia de ciertos ideales que estuvieron presentes en cada uno de los movimientos estudiantiles y juveniles de la época.



« Redacci贸n »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario