Cultural Literatura


María Rosa Alonso, pilar en la literatura


Publicacion:28-05-2018

+ + - -

En tiempos de guerra

 

México.- La ensayista española María Rosa Alonso, quien se desempeñó además como crítica literaria y docente, es recordada este 28 de mayo a siete años de su fallecimiento. Alonso influyó con sus textos periodísticos en la época de la Guerra Civil Española (1936-1938).

La articulista nació el 28 de diciembre de 1909 en Tenerife y durante su niñez tuvo una vida campestre con su familia en San Cristóbal de la Laguna, de acuerdo con el portal de la Academia Canaria de la Lengua.

Fue notable su interés en las letras en época de la adolescencia, sus estudios de bachillerato los terminó en 1927 y dos años después comenzó a trabajar en el periodismo con el seudónimo “María Luisa Villalba”, para los periódicos “La Prensa”, “La Tarde” y “Hoy”.

Para 1933, ya ubicada en el ámbito humanístico, gracias a sus actividades culturales y buenas calificaciones obtuvo una beca del Cabildo para estudiar la licenciatura en Filología Moderna en la Universidad Complutense de Madrid.

Su formación superior se vio obstaculizada al estallar la Guerra Civil Española, mientras ella disfrutaba de unas vacaciones en su isla natal. El conflicto bélico la hizo suspender su vida literaria y académica en Madrid por algunos años.

Sin embargo la escritora sigue haciendo lo propio en su casa. Para 1940 publicó sus dos primeras obras “Signo de Tenerife: Artículos, notas, crónicas” y “Una poetisa, Victorina Bridoux 1835-1862”

Para 1941 por conflictos con el régimen perdió su beca, lo que la orilló a buscar trabajo y conseguir sus propios medios para trasladarse a Madrid y terminar su carrera, objetivo que logró.

De acuerdo con datos del diario “El país”, estudió la historia de poetas y poesías relacionadas con su tierra, y perteneció a la generación de libre pensadores españoles guiados por José Ortega y Gasset (1883-1955) y Julián Marías (1914-2005).

Como profesora inició en 1942 en el cuerpo académico de la Universidad de la Laguna y en los siguientes años continuó trabajando en su literatura y en sus clases.

Los reconocimientos por su trabajo literario no se hicieron esperar pues en 1944 la Real Sociedad Económica de Amigos del País premió y editó su obra “Un rincón tinerfeño, la Punta del Hidalgo”.

En el mismo tiempo recibió Premio del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria por su obra “Canarias en su alma y expresión literaria” y un año después publicó “Las Palmas de Gran Canaria Con la voz del silencio”.

Para 1947 es contratada por tiempo completo por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de La Laguna. Empezó a escribir para las publicaciones “El Día”, “Arbor, Arte y Letras”, “Cuadernos de Literatura”, “Poesía española”, “Índice e Ínsula”.

Un año después se titula del doctorado con “El Poema de Viana: Estudio histórico-literario de un poema épico del siglo XVII”, en la Universidad de Madrid, de acuerdo con datos del portal “academiacanarialengua.org”.

En la década de 1950 publicó su novela “Otra vez”, que fue criticada por escritores famosos de aquella época como Domingo Pérez Minik (1903-1989), José María de Cossío (1892-1977), Ramón García Sol (1913-1994) y Sebastián Padrón Acosta (1900-1953).

Debido a problemas con el régimen político de aquel entonces, después de la publicación de su libro de ensayos “Pulso del tiempo” en 1953 se exilia forzada en Venezuela.

Una vez ya instalada en ese país continuó con su labor docente y periodística, pues imparte la materia Filología Española en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Los Andes y asumió la organización y publicación de la revista de la facultad “Humanidades”.

En su ocupación periodística en la década de 1960 publicó “Residente en Venezuela”, en el que abordó preocupaciones y visiones propias de este país.

Su trayectoria en ese país fue reconocida con La Medalla de Bronce el “Orden 27 de junio” por el Ministerio de Educación de Venezuela. Un año después recibió el Diploma de Honor y Medalla de Plata en reconocimiento a los servicios prestados a la Universidad.

Fue invitada al primer Congreso Internacional de Hispanistas en Oxford y al segundo Congreso Internacional de Estudios Verdianos, en Verona.

En los siguientes años publicó obras como Papeles Tinerfeños (1972), La ciudad y sus habitantes de Tenerife (1989), Las Generaciones y cuatro estudios (1990).

A lo largo de la década de 1990 fue nombrada Miembro de Honor del Instituto de Estudios Canarios y recibió Doctora Honoris Causa por la Universidad de La Laguna.

En sus últimos años de producción literaria publicó la recopilación de 30 artículos “La Luz llega del Este”. En 1998 regresó a su ciudad natal y colaboró con el diario “El día”, pero por problemas de salud con la vista redujo su ritmo de trabajo.

Sus obras se caracterizaron por sus inquietudes políticas y por plasmar sus preocupaciones o fallas de donde estuviera viviendo, sin dejar de lado que siempre escribió sobre su ciudad natal.

La escritora María Rosa Alonso falleció a los 101 años el 27 de mayo de 2011.



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario