Legal


Buscan que discapacitados conozcan el proceso electoral


Publicacion:17-05-2018

+ + - -

Juristas llevaron a cabo el desarrollo de un ejercicio legal en estos temas.

Con el fin que las personas con discapacidad intelectual y psicosocial conocieran y se familiarizaran con el desarrollo del proceso electoral más grande en la historia de nuestro país, juristas llevaron a cabo el desarrollo de un ejercicio legal en estos temas.

Por lo que en sinergia con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y el Instituto Nacional Electoral (INE), impulsan la igualdad de condiciones en la participación de la vida pública y política de las personas con discapacidad, realizando en colaboración con la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), el Segundo Simulacro para un Ejercicio del Voto de las Personas con Discapacidad Intelectual y Psicosocial, en la Confederación Nacional de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (CONFE A.C.).

Dicho ello, el objetivo de este simulacro fue que las personas con discapacidad intelectual y psicosocial conocieran y se familiarizaran con el proceso electoral más grande en la historia de nuestro país, que estamos viviendo.

El TEPJF está comprometido con la promoción, protección y garantía de los derechos político-electorales de las personas con discapacidad, apegándose a los más altos estándares internacionales y nacionales en la materia, impulsando que todas las personas con esta condición puedan gozar de sus derechos sin distinción alguna que atente contra su dignidad.

En el evento, además de las autoridades del INE, se contó con la participación de la Magistrada de la Sala Superior, Mónica Aralí Soto Fregoso, quien convivió y escuchó de voz propia de las y los asistentes su sentir al considerárseles en la toma de decisiones en nuestro país.

Durante el Simulacro se realizaron diversos ejercicios con las personas con discapacidad, entre ellos:

·         Elaboración de un cuestionario con la temática al ejercicio de sus derechos político-electorales.

·         Trámite de su credencial para votar en un módulo del INE.

·         Ejercer su derecho al voto con material real, que será utilizado durante la jornada electoral.

Al término de los ejercicios se pudo visualizar la felicidad, orgullo y agradecimiento que sintieron las personas con discapacidad intelectual y psicosocial por participar en este simulacro.
Además dentro de este desarrollo, se habló que el TEPJF garantiza y propicia un diseño institucional que asegure que las preferencias del electorado estén debidamente representadas: Rodríguez Mondragón.

Donde el magistrado de la Sala Superior señaló que el TEPJF, debe asegurarse que los procesos de redistritación responda a parámetros técnicos y generan confianza y legitimidad en el sistema electoral.

El sistema democrático debe contener mecanismos que anticipen un grado de autocorrección, para que los partidos políticos no utilicen los procesos de redistritación para beneficio de alguna opción política.

Durante su intervención en el Seminario Internacional de Distritación Electoral, se explicó que la calidad de la democracia se centra en la libertad, la igualdad y los procedimientos institucionales, y que para evaluarlos generalmente se utilizan tres dimensiones: la primera es la calidad en términos de resultados, esto es que el régimen está ampliamente legitimado y satisface por completo al electorado.

La segunda, es la calidad en términos de contenidos, que se refiere al régimen democrático en el que los ciudadanos, asociaciones y comunidades gozan de libertad e igualdad; y la tercera se refiere a la calidad en términos de procedimientos, es decir, es el régimen en el que los propios ciudadanos tienen el poder de verificar y evaluar si su gobierno persigue los objetivos de libertad e igualdad dentro de las reglas del Estado de derecho.

“El proceso de redistritación, detalló el magistrado, está relacionado con la primera dimensión de resultados, en tanto que es un mecanismo que puede garantizar que cada voto tenga el mismo peso y solo indirectamente con la segunda dimensión de contenidos. Respecto de la tercera dimensión de la calidad en términos de procedimientos, se asocia con la distritación, pues delimita el espacio físico de la representación política, esto es, el lugar en el que se van a vincular los representantes y los representados”.

Por lo anterior, comentó Rodríguez Mondragón, “es importante comprender que la forma en cómo se regula y entiende la distritación afecta la calidad de la democracia, ya que las decisiones sobre la redistribución de los votos electorales en los distintos distritos tienen un efecto directo en la naturaleza de la competencia electoral y en la eficacia de la representación”.

“Ante este escenario y con el objetivo de contribuir a la calidad democrática, la Sala Superior garantiza y propicia un diseño institucional que asegure que las preferencias del electorado están debidamente representadas, incluyendo las de los sectores menos favorecidos, a fin de proteger la competencia electoral y la relación entre representantes y representados, señaló el Magistrado al participar en la mesa 1, “El papel de las distritaciones electorales en la calidad de la democracia”, que se llevó a cabo en la Sala Alfonso Reyes del Colegio de México”.

Así mismo, Reyes Rodríguez señaló que, sin un mínimo de restricciones, “los partidos podrían intentar maximizar sus ganancias en escaños al manipular la cartografía distrital, por ejemplo, al dividir a los estados en distritos con márgenes de voto mínimo, incluso si eso significa alterar los distritos que se consideren bastiones o que los partidos contabilizan como votos seguros”.

“Es por este fenómeno que es de suma relevancia todo el proceso [de distritación] que tiene a cargo el Instituto Nacional Electoral y, para elevar la calidad de la democracia, es nuestro deber velar por la expresión efectiva de las preferencias de los ciudadanos, y que los procesos de redistritación respondan a cuestiones poblacionales y a los otros parámetros técnicos que ha definido el Instituto Nacional Electoral para abonar a esta efectiva representación”, aseveró.

“El sistema democrático”, continuó, “debe contener mecanismos que anticipen un grado de autocorrección, para que los partidos políticos no utilicen los procesos de redistritación de tal forma que beneficie a alguna opción política, y es en este contexto en el que les corresponde tanto al INE como a la Sala Superior del TEPJF, cuando revisan impugnaciones en esta materia, hacer ajustes a la aplicación o al conjunto de reglas del sistema electoral que inciden en los resultados de la competencia”.

En la mesa estuvieron presentes, el director del Centro de Estudios Demográficos Urbanos y Ambientales del Colegio de México, Luis Jaime Sobrino Figueroa, como moderador; el director de la División de Asistencia Electoral del Departamento de Asuntos Políticos de la Organización de las Naciones Unidas, Craig Jenness, y del Comité Técnico para la Distritación, Juan Manuel Herrero Álvarez y Rodrigo Morales Manzanares.



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario