Legal


Combina 脡rika Camarena el Derecho con su lado empresarial


Autor:Alberto Medina Espinosa   |    Publicacion:04-09-2017

+ + - -

Hablar de ella es referirnos a una mujer que se ha esforzado en la vida, que las cosas que ha logrado alcanzar, como el 茅xito, no se le dio por su hermosa cara.

Monterey, N.L.- Buscando ser alguien en la vida, donde lograra desarrollar al máximo su potencial educativo y laboral, Érika Camarena Muñiz opta por desarrollarse en el mundo de las ciencias jurídicas, esto como abogada postulante, empero combina ello su lado  empresarial, que no se contrapuentea con su vocación de servicio.

Hija de una familia humilde y sencilla, nuestra entrevistada se hace camino en la vida a base de esfuerzo y de trabajo, de tocar puertas y no claudicar ante el desarrollo de sus experiencias.

Poco a poco se da cuenta que para ser alguien en la vida habría de estudiar y estar en constante capacitación, empero a la par habría de trabajar, mantener sus estudios y buscar cómo combinar ambas experiencias.

Por ello desde muy joven, aún de estudiante se vio en la necesidad de laborar en varias fuentes de trabajo, empero una de ellas fue la que le marcaría su desarrollo como empresaria, lo cual fue el desenvolverse en una zapatería.

Aunque no se considera un feminista, sólo con su visión y actuar, es un claro ejemplo del emparamento de la mujer, no de esas que lo piden a gritos, sino de quienes lo arrebatan con su buena conducta.

Hablar de ella es referirnos a una mujer que se ha esforzado en la vida, que las cosas que ha logrado alcanzar, como el éxito, no se le dio por su hermosa cara, sino por su empeño.

Ella es regia, mujer de palabra, franca, directa y sin titubeos, está felizmente casada con Omar García Mata, y a la fecha se desenvuelve en varios roles, ya sea en su conducta amorosa de esposa,  abogada litigante  y el de empresaria, ya que es hoy en día  dueña de dos zapaterías.

Es sencilla pero a la vez,  firme, tiene voz de mando, pero sabe dirigir  con buena razón, siempre antepone el bien en general a sus intereses personales, por ello jamás deja de tener ese lado sensible  y social de jurista.

Nuestra aboga nace un 9 de febrero de 1981 aquí en la ciudad de Monterrey Nuevo León, es  egresada de la Universidad Metropolitana de Monterrey de la  generación 2009-2012.

Como jurista es una mujer que gusta de asumir casos de lo familiar, y es muy ecuánime  en su desarrollo.

Su carrera no ha sido fácil, pero  esto le ha dado la oportunidad de lograr desenvolverse en varios aspectos, asumir “cayo”, hacerse en el día a día y concretar  cada vez una visión integral mejor de la carrera.

 

MUJER DE ESFUERZO

“Al terminar la preparatoria me encontraba en una escuela de computación y  era la oportunidad de irme a trabajar a la Procuraduría General del Estado de Coahuila, pues yo viví muchos años en Torreón, Coahuila. Cuando estaba en la preparatoria yo me inclinaba más hacia algo administrativo, contaduría o algo parecido, pero resulta que esa escuela que yo llevaba de computación fue la que me despertó la inquietud de seguir mi carrera jurídica”.

“Yo entré a la secretaría como secretaria mecanógrafa, como capturista y ahí, fue cuando me empezaron a gustar las leyes, ahí estuve trabajando por un año. Mi mamá decide cambiarse de residencia y nos vinimos  a vivir a Monterrey, estando aquí busco escuelas y me inscribí en la Facultad de Derecho de la Universidad Metropolitana”.

La carrera le gustó tanto, que  vio en el  desempeño  de las artes  jurídicas su amor,

“Desde que empecé a trabajar en la Procuraduría como mecanógrafa, incluso había presentado mi examen para ingresar a una Universidad allá en Torreón  y sí quede, pero el destino me trajo nuevamente a la ciudad de Monterrey, pues había estado muchos años radicando allá , más o menos como once años”.

“Fue difícil, la verdad los primeros tetramestres, porque yo vengo de escasos recursos. Mi madre acabando la preparatoria me dijo: “lo más que te puedo dar es esta escuelita de computación”. Así que más ya no me dio y al tener la inquietud me puse a trabajar y estudiar al mismo tiempo, yo trabajaba en un telemarketing allá por Cumbres y vivía hasta Apodaca, luego trabaje de demostradora  de Lala, vendiendo jugos, leche, yogurt y todo lo que me pusieran de Lala. Luego trabajé en una zapatería. Todo esto lo hacía combinado con la facultad, en la mañana iba a la escuela y en la tarde al trabajo,   de lo que se me diera. Así fueron mis nueve tetramestres de la carrera, siempre trabajé pero en cosas fuera de la carrera, sin quitar el dedo del renglón de querer ser abogada, mi meta era firme pero tenía que trabajar”.

Es por ello que al terminar la carrera le faltaba  solo su  servicio social, y tenía que salirse  de  su  trabajo para terminar y pensaba en ¿cómo le haría con el dinero?,  sin embargo, gracias al dueño de la zapatería, este le dio la gran  oportunidad de  trabajar en fin de semana de ese modo de lunes a viernes se iba a hacer el servicio social y en la mañana a la escuela.

“Esta oportunidad fue fabulosa, pues le dio la oportunidad de generar ingresos  y asumir responsabilidades de derecho,  es en esta etapa en donde asume este amor por  el negocio de la zapatería, lo que más tarde la daría igualmente satisfacciones”.

“Me pongo a trabajar los fines de semana, de lunes a viernes hacia mi servicio social en las tardes, lo realicé en la PGR destacamento San Nicolás solo los seis meses y me quedé tres mese  más y al ver que no había motivaciones económicas busque otro ingreso”. 

“Para este tiempo yo ya estaba muy acomodada y me había acostumbrado a trabajar el fin semana y tener así  mi ingreso,  busqué un despacho en el edificio latino piso 21 con el Licenciado Mario Mendoza quien me dio la primera oportunidad, era un despacho mercantil, en ese tiempo yo no sabía ni dónde estaban los juzgados estaba en ceros completamente. Ahí estuve como dos años, luego me fui a otro despacho que me abrió las puertas, allá en San Nicolás con la licenciada Bertha Saucedo, con ella descubrí mi pasión por el derecho civil, todo lo que tenga que ver con lo familiar. Resolver los problemas de las familias. Yo ya había visto mercantil, laboral y penal pero  mi apasiona fue lo civil, del área familiar. Ahí estuve tres años casi, dije es momento de volar y ver nuevos horizontes, una compañera me ofrece asociarnos y acepto, nos venimos al piso latino piso 21 y ahí iniciamos solas, inicie litigando haciendo mi cartera”.

Y es a raíz de su  trabajo en la zapatería, luego de los fines de semana  que  sale de ahí y emprende  su propia zapatería.

Esto es de mucho gusto para ella, ya que  fue tanto el agrado de las ventas y del área del zapato que es tan noble y además su anterior jefe, el  dueño de la zapatería,   le  brindó esta oportunidad de crecer.

“A mi se me da la  oportunidad de tener contactos en León Guanajuato y había mucha confianza y me dejaba sus negocios al cien por ciento, él me ayudó y hace tres años me movió a soltarme y a poner sola mi zapatería y así fu. Fui a traer zapatos a León, empecé vendiendo poco a poco y hace un año pusimos la zapatería aquí en el municipio de Juárez, se llama Zapatería Erika y está en avenida Primavera 425 en la colonia Villas de San Juan en el municipio de Juárez Nuevo León, la otra está en calle Burgos Cruz de avenida Madrid en la colonia Praderas de San Juan en el municipio de Juárez, Nuevo León. Vendemos todo tipo de zapato familiar y  es cien por ciento mexicano”.

Esto para ella implica mucho esfuerzo y dedicación, ser emprendedora, ser una mujer líder.

“Para mí un  día a día es levantarte, ya tienes el itinerario desde un día antes. Así que levantas y checas que el negocio este abierto, checar si hay audiencias ir y cubrirlas. Cada quince días yo misma voy a León así que me tengo que programar y si hay audiencias pospongo mi viaje a León, aunque procuro no se más de quince días  que vaya y surta la zapatería para tenerlo al día. Vengo a la oficina hago mis pendientes, desahogo las audiencias, me desocupo más o menos a las 4 de la tarde, me lanzo a la zapatería tres o cuatro días a la semana , allá me desestres o vendiendo , pues a mí me gusta mucho atender a clientes”.

“Cuando hay pendientes  de audiencias al,día siguen procuro irme antes de cerrar la tienda y organizarme para el día siguiente”.

El litigio para ella ha sido muy grato porque gusta de ser dueña de su tiempo, pero este implica el reto de ser muy integra en sus acciones y poner en alto el valor de los abogados.

“En este trabajo hay que poner siempre la honestidad,  eso es  lo principal, serle fiel  al cliente,  hay que hablarle con la verdad y decirle abiertamente  cuánto tiempo se tardará en resolver su caso, la cantidad de dinero que pueda usarse, es mejor hablarlo desde un inicio pues pienso que es lo primordial y lo que la gente busca, es lo que a mí me ha caracterizado desde inicio. Yo nunca he andado volanteado, todos mis clientes que hasta ahora tengo han sido de recomendación de boca en bodega y así poco a poco he aumentado mi cartera de clientes”.

“Aquí se  estudia el caso por caso, pues no me gusta  dar diagnósticos así antes de leer, la gente muchas veces llega muy desesperada y ha visto infinidad de abogados y le dicen tal o cual. Lo primero que hago es decirles que me den oportunidad de estudiarlo antes de decirle un diagnóstico y en esa tarde lo veo y al día siguiente ya platicó con la persona y le comentó si hay maneras, si es rescatable o ya no se pierde hacer nada, para que ya no gaste su dinero, es lo mejor hablarle con la verdad, pues creo que he es lo que ellos buscan y trato de dárselo aquí en el despacho”.

En su oficina  trabaja mucho lo que es el derecho desde el  área civil, de lo familiar, su colega es  la Licenciada Elda Victoria Arriaga de Lira,   ella también ve civil y un poco de penal. Ambas trabajan con visión de esfuerzo y esmero constante.

Esta visión de trabajo constante lo tare desde joven por ejemplo, lo aprendió cuando realizaba el  servicio social y tenía varias responsabilidades pues era meritoria solamente sacar copias, ir por las cocas, ordenaba archivos, organizaba expedientes, le llegaron a llevar a cateos.

Vaya  se hizo en la tarea de ir con  agente del ministerio público, de trabajar en la calla y desde abajo en el mundo legal, vi  en PGR mucho de donde aprender e ir asumiendo cada vez más responsabilidades.

Así fue en los diversos despachos donde trabajó,  por ejemplo cuando entró al despacho, ya  su  responsabilidad era como asistente jurídico, ya era responsable de los asuntos, el titular era su jefe pero la responsable, pero ella  tenía  que ver por el día a día.

Ya llevaba escritos, presentaba demandas, les daba el impulso a las demandas y hacia los escritos, ellos  como abogados le  revisaban  los documentos, pero para que no se le fueran  a pasar un término u errores. “Esto fue lo que me fue forjando poco a poco en esto del derecho”.

“Fue muy buena, la verdad es que fue un pa experiencia muy buena, claro que tenían su carácter y fueron duros, sin embargo lejos de verlo como algo negativo por haberme regañado lo veía como aprendizaje. Sí cometí mis errores y ambos abogados me dieron mis coscorrones merecidos, pero pues al regarla en ciertos procedimientos la regaba y me llamaban la atención y les agradezco porque gracias a haber hechando a perder un asunto aprendí bastante”.

“Como recomendaciones me quitaron lo  despistada, soy muy distraída y ese fue mi detalle que ellos siempre me decían, licenciada más atención aquí por favor. De hecho gracias a la abogada con quien estuve en San Nicolás ahílo mucho mi mente porque ella me traía muy rápido, me día a y ella me impulsaba a aprender más y ahí desarrolle distante mi capacidad de desenvolverme rápido. Ahora creo que he lo aprendí tanto que me desespero si no hago las cosas  rápidos como son”.

Recuerda que sus  maestros en la facultad le impulsaron el  gusto por la lectura, a amar la  carrera, a inclinarse  más hacia la lectura  bien, comprender y  analizarlo todo, y así fueron sus  jefes, hombres  que la  forjaron e impulsaron a la oportunidad de ser quien es ahora, una mujer líder.

Datos Básicos

Nombre.-  Erika Camarena Muñiz

Fecha de Nacimiento.- 9 de febrero de 1981

Esposo.- Omar García Mata

Padres.- José Darío Camarena Barron  y María del Carmen Muñiz Floriano

Hermanos.-  Ramón Camarena, José  Adán Camarena

Sobrinos.- Joselyn, Natalia y Jair.

-Es  egresada de la Universidad Metropolitana de Monterrey de la  generación 2009-2012.

 

 

 



« Redacci贸n »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario