Joven UDEM


“Orbitan” estudiantes en torno a estancias de verano


Publicacion:16-07-2019

+ + - -

“El concepto de satélite UDEM es muy diferente al de un viaje académico: el alumno desarrolla nuevos conceptos", mencionó

Estudiantes de la Universidad de Monterrey aprovecharon su verano para aprender de los profesionales en otros países, por medio de proyectos de estancias como el seguimiento de la materia Aire, tierra y agua, a cargo de Daan Roosegaarde, en su propio estudio de trabajo, en Rotterdam, Holanda.

Lo anterior como parte de la actividad de los CRGS Satélites del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño para el periodo de receso académico, al que también se integraron proyectos en Tokio, Japón, y Oaxaca.

Valery Cantú García, coordinadora de Eventos Institucionales del Centro Roberto Garza Sada, señaló que durante todo el año se programan estancias en los CRGS Satélites, como los que se desarrollaron a principios de año en San Miguel de Allende, Guanajuato, y Nueva York, Estados Unidos.

“El concepto de satélite UDEM es muy diferente al de un viaje académico: el alumno desarrolla nuevos conceptos, pero más enfocados a la vida profesional; van a una oficina en donde ven cómo trabajan”, explicó.

La directiva detalló que el alumnado que participa adquiere herramientas de trabajo para presentar y “vender” sus proyectos, ya que un CRGS Satélite es un lugar para trabajar, en donde se desarrolla un proyecto, a diferencia de un viaje académico, en el que solo se “toma una clase”.

“Tal vez en clase, con sus propios compañeros y el profesor, es más fácil, pero cuando tienen el feedback de un cliente real, es diferente, además de que tienen la oportunidad de un taller”, expuso.

Una de las experiencias estudiantiles fue en el Studio Roosegaarde, en Rotterdam, con el arquitecto holandés que ya forma parte del equipo docente de esta casa de estudios, para dar seguimiento al seminario Aire, tierra y agua, que ofreció durante el semestre de Primavera 2019 en la UDEM.

Este proyecto se desarrolló del 23 al 30 de junio y asistieron 11 alumnos de las licenciaturas en Artes, Diseño Industrial, Arquitectura e Ingeniería en Innovación Sustentable y Energía, acompañados por el profesor Ricardo Contreras, quien coordina en la UDEM la materia Aire, tierra y agua.

Otra opción fue desarrollada por seis alumnos de las Licenciaturas en Diseño de Interiores, Mercadotecnia y Diseño Gráfico, del 1 al 15 de junio, en el Tokyo Design Hub, de Hisa María Martínez, también profesora de la UDEM, quien residente en la isla asiática e imparte clases en línea al estudiantado.

El taller llevó por título Unpacking experience y las y los participantes visitaron diversos sitios alrededor de Tokio para reforzar el aprendizaje.

“Se partió de la idea de que siempre desempacar o abrir un producto nuevo es una experiencia emocional positiva y de cómo hacer que el alumno, allá en Tokio, en donde es muy importante el proceso del empaque, pudiera adoptar técnicas que le sirvieran en un futuro como diseñador o artista”, indicó Cantú García.

Por otra parte, ocho alumnos de la Licenciatura en Diseño Gráfico participaron en dos talleres, en Oaxaca, en el Aula de Debates del Claustro del Centro Cultural San Pablo, y se trabajó para la tienda Andares, de la Fundación Alfredo Harp Helú.

El primero se llamó Style life and street photography, impartido por Rolando Angulo, profesor de Diseño Gráfico de la UDEM, con el objetivo fue generar estrategias que sirvieran para manejar de mejor manera la información a los clientes.

El otro taller, titulado Catálogos para uso comercial, fue impartido por María Eugenia Cázares, profesora de Diseño Gráfico de la UDEM, y buscó investigar y analizar diferentes ámbitos de la cultura para la elaboración de un catálogo con piezas creadas a partir de un intercambio de conocimientos multidisciplinarios.

Cantú García afirmó que este tipo de proyectos ayuda al alumnado a conocer diferentes culturas y la forma en que trabajan en otros lugares a través de proyectos, sin que se deseche la posibilidad de que, en un futuro, si la o el joven desarrolló un buen trabajo, puede regresar allá y realizar otras labores.

“A los alumnos les gusta mucho ir, incluso muchos de quienes ya fueron a un CRGS Satélite repiten, porque lo ven como algo muy bueno para su futuro; allá pueden hacer un networking y trabajar fuera”, mencionó.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario