ElTren


Se lucen Gignac y Tigres


Publicacion:12-11-2018

+ + - -

El ariete francés André-Pierre Gignac hizo 4 goles y con 13, se perfila para convertirse por segunda vez en el Rey del Gol de la Liga MX.

Tigres hizo lo suyo, ganar, gustar, golear, castigar, vapulear y humillar 6-1. Sumar 26 puntos y poner, prácticamente, un zarpazo en la Liguilla, pero Puebla también hizo lo suyo: el ridículo.

En la más poderosa de sus noches, el ariete francés André-Pierre Gignac hizo 4 goles y con 13, se perfila para convertirse por segunda vez en el Rey del Gol de la Liga MX.

Un doblete del chileno Eduardo Vargas, selló la masacre de Tigres sobre un equipo en el que militan jugadores de medio pelo solamente.

Sí, corren, intentan, pero Puebla no tiene calidad y por esa razón no alcanzan Liguillas y por lo regular no dejan de pelear en la Porcentual, en las cuestiones del descenso.

Y lo mismo ¿qué se puede describir de un juego en el que solamente hizo bien las cosas un equipo?

Ese espantoso 6-1 solamente refleja, en la realidad, la diferencia de plantel a plantel: Tigres es seis veces más grande, si no es que más, que los Camoteros de Puebla.

Los felinos del “Tuca” van rumbo a otra Liguilla y los poblanos del “Profe” Meza, otra vez, a su casa, a ver la Liguilla por la televisión.

LA MASACRE FELINA

Puebla atacó por medio sector y por derecha, Tebo jugó el balón e hizo un disparo fuerte, provocando que Nahuel rechazara.

Con el balón a la deriva, Lucas Cavallini forzó la última jugada y empujó la esférica para poner el 1-0. Y eso fue todo para ellos.

Tigres respondió y con jugadas de todos calibres, en las que el visitante fue avasallado, llegó el empate 1-1.

Tiro de esquina por derecha, el balón quedó, igualmente a la deriva, y Gignac, con marca de un zaguero, anotó el primero de sus cuatro.

Dominador absoluto, Tigres atacó con Gignac por la izquierda y la marca deficiente de dos rivales, permitió al “Bomboro” pasar el balón a Carioca.

El brasileiro abrió hacia “Edú” Vargas quien eludiendo a un zaguero, sacó riflazo raso, fuerte y colocado. Golazo del chileno para el 2-1.

Sin rival y jugando a placer, como si fuera un entrenamiento, Gignac hizo el 3-1 y segundo particular.

Ejecutó tiro de castigo. Lo hizo de forma espectacular al ángulo superior derecho.

El 4-1 se generó a raíz de una jugada relampagueante de Julián Quiñones.

El colombiano pasó el balón a Gignac quien mandó centro raso hacia Vargas, quien con precisión, anotó su segundo de la noche.

André-Pierre Gignac, en su insaciable noche goleadora hizo el 5-1 y tercero de su espectacular noche.

Se quitó con absoluta facilidad la “marca” de dos zagueros y cruzando el balón, sacudió las redes poblanas.

Y para sellar la noche de Tigres con el 6-1 y la suya propia con su cuarto gol, “El Bomboro” lo hizo de “cucharita”.

Tigres jugó el balón por derecha y en los linderos del área, Gignac intentó sacar obús de pierna derecha.

Con el balón en movimiento, lo punteó hacia arriba y con la espinilla mandó la esférica al ángulo superior derecho del portero.

Ese fue el partido, con unos Tigres que avasallaron y que han puesto un zarpazo en la Liguilla, ante unos Camoteros, que una vez más hicieron lo suyo: el ridículo.

 

 

 



« Redacción »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario