Cultural M谩s Cultural


La cocina mexicana est谩 en riesgo: Barros

Cristina BarrosCristina Barros

Publicacion:06-11-2018

+ + - -

La especialista, gandora del Molcajete de Plata, considera que es necesario apoyar al campo y a los peque帽os productores

 

Ciudad de México.-La escritora Cristina Barros, quien ha dedicado gran parte de su profesión a la investigación de la cocina tradicional mexicana, expresó que lo que más le preocupa en la actualidad son los retos a los que se está enfrentando la gastronomía, la cual depende de la biodiversidad del país, que se está viendo amenazada.

 La especialista, quien obtuvo el grado de licenciatura y maestría en letras por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), puntualizó en entrevista con Notimex que quiere que la gente se dé cuenta que se están destruyendo los bosques, selvas, manglares y se están contaminando los ríos, lagos y los mares.

 “Si nuestra cocina depende de eso, tenemos que volver los ojos a ese ambiente natural y protegerlo, y en cuanto a la parte tradicional de la cocina, el abandono del campo ha provocado migración, que da como consecuencia que no haya la transmisión de conocimientos de generación en generación”, dijo.

 Esto último lo menciona, porque los jóvenes salen de sus comunidades, los padres, las madres, los abuelos, ya no tienen a quien transmitir una sabiduría milenaria y eso se va rompiendo.

 Opinó que la riqueza del maíz mexicano es impresionante, pues se cuenta con 60 razas de maíces y miles de variedades, no sólo para diferentes platillos, como el pozole, pinole, tortillas.

 Por otro lado, comentó que el llamado “Reto tlacoyo”, quiere posicionar a la buena cocina tradicional mexicana, frente al problema de obesidad y diabetes que padece el país.

 “Es absurdo que en un país donde la cocina esencial es sana, que tiene todos los ingredientes necesarios y para nada es una cocina que lleve a la obesidad, estemos por las industrias en una epidemia de esta naturaleza”.

 Para evitar esto, considera que es necesario apoyar al campo, a los pequeños productores, que en los planes de estudios de las escuelas esté presente esta riqueza de nuestras cocina y que no haya comida chatarra en las escuelas.

 “Es orientar a las madres de familia y a todos como sociedad a trabajar en esa dirección, de que nuestros niños estén sanos. Me dieron un dato, verdaderamente alarmante, hay niños de tres años con obesidad, eso no puede ser, eso es un crimen”.

 “Tenemos como ciudadanos que levantarnos en contra de eso y salir a la protección de nuestros niños, nietos, hijos, definitivamente; la cocina mexicana sí que está en un grave riesgo”, subrayó.

 Cristina Barros, quien ha dedicado gran parte de su esfuerzo a revalorizar la cocina mexicana se siente orgullosa de la cultura de la que proviene.M

 Mencionó que la cocina mexicana tiene viene de los pueblos originarios de esta nación “son ellos los que conocieron profundamente a la naturaleza, la enorme cantidad de paisajes y nichos ecológicos que hay en México”.

 “También los que supieron domesticar innumerables plantas que hoy están en el mundo entero, me refiero al maíz, frijol, chile, calabaza, cacao, vainilla, jitomate”, enlistó.

 Señaló que México es uno de los países que más ha domesticado plantas para ser comestibles, todo eso la hace sentir feliz y le hace tener una responsabilidad y un tema infinito por delante.

 Cristina Barros cuenta con más de 20 años en la investigación sobre la cocina mexicana, aspecto que le empezó a gustar desde su hogar, que fue muy nacionalista.

 En la cocina de su abuela vio muchas cosas, la acompañaba a los mercados a elegir lo que se iba a preparar y con su madre también, ella le encantaba ir a comprar comida “era muy antojadiza” y eso se lo transmitieron.

 Sin embargo, ella estudió letras, no pensaba dedicarse a estos temas, hasta que gracias a un curso con antropólogos de México, del Instituto Nacional de Antropología aprendió de la diversidad de las culturas y riquezas de este país.

 Algo que “no nos enseñan en las escuelas, tristemente, y que debería estar presente en otros programas de estudio, por lo que decidí tratar de difundir todo esto a un público lo más amplio posible”.

A eso le ha dedicado su vida, a honrar la cocina y la cultura de México; se siente en la raíz, en donde pertenece, ésta es su identidad y lo que es.

 “Además, el mundo de personas que uno conoce a través de la cocina es maravilloso, tanto los que investigan, como los que están, desde las más sencillas del pueblo más alejado, hasta los chefs que están tratando de llevar buena cocina tradicional mexicana a sus hogares, de verdad es una gran generosidad, creatividad”.

 Por otro lado, compartió su agradecimiento y honor al recibir este 2018 el Molcajete de Plata, ya que a ella le tocó participar en los inicios de este premio, cuando se convocó a un grupo de personas para lanzar esta iniciativa.

 “La primera en recibir ese molcajete fue la británica Diana Kennedy, una persona por la que yo siento el mayor respeto y cariño, después vino un grupo de personas muy respetables y queridas, nunca me imaginé que a mí también me tocaría recibir este molcajete”, platicó.

 Este año, para la originaria de la Ciudad de México, ha sido un momento de muchas bendiciones, ya que ha visto el fruto de su trabajo, pues la Academia Culinaria de Francia, le otorgó en marzo, el nombramiento de Caballero de la Orden Mundial, convirtiéndose en la primera mujer en recibirlo.

 “Como mexicana me siento muy feliz de que sea mi país en ser elegido”, confesó, la especialista, quien agregó que la importancia del citado molcajete también radica en el trabajo de los artesanos que han estado ahí desde la antigüedad.

 Además de que el molcajete es una herramienta que ha acompañado a las mesas desde siempre, ya que es un utensilio fundamental, junto con el metate, la olla para los frijoles y el comal “son imprescindibles para una buena cocina mexicana y una buena salsa”.

 Barros, quien ha laborado como promotora de la conservación, protección y difusión del patrimonio cultural de México, enfatiza que el tema de la cocina mexicana le fascina.

 Barros es autora de libros como “Itacate. La sorprendente cocina mexicana”, “Amaranto fuente maravillosa de sabor y salud”, “El maravilloso nopal”, “Cocina prehispánica y colonial” además de “Tlacualero. Alimentación y cultura de los antiguos mexicanos”.

 



« Notimex »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario