Legal


Expone Magistrado madurez de leyes


Publicacion:18-09-2018

+ + - -

El Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, sostuvo un encuentro con universitarios de Nuevo León.

El abogado José Ramón Cossío Díaz sostuvo un encuentro con estudiantes y profesores de Derecho. Comparte sus 35 años de trayectoria profesional, de los cuales 15 son en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Donde, por cierto, el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, sostuvo un encuentro con universitarios de Nuevo León.

La reunión con estudiantes y profesores de la UANL se llevó a cabo el 7 de septiembre, en el Auditorio “Víctor L. Treviño” de la Facultad de Derecho y Criminología.

El abogado mexicano compartió su trayectoria profesional y algunas reflexiones sobre el Derecho, a través de un diálogo que sostuvo con la doctora Ana Margarita Ríos-Farjat.

Después de escuchar una breve semblanza, inició el conversatorio.

15 años en la suprema corte

“Tenía 42 (años) cuando llegué a la Suprema Corte con muchísimas ilusiones; había participado en la reforma judicial, en el 1994”, inició su historia.

Ya son 15 años recorridos. Cossío Díaz realizó una retrospectiva de su transitar por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), camino lleno de conocimientos y vivencias. Para mantener el paso, dijo, es importante generar espacios para la reflexión y el análisis.

“No solo hacer lo que uno hace día a día, sino tratar de hacer experiencia de lo que uno está viviendo. En la Corte, me di cuenta que se opera por ciclos. Hay ciclos históricos; suben y bajan los asuntos”, añadió.

Habló sobre cómo hacer un buen trabajo en su área y explicó sus visiones. Opinó sobre el derecho, su trascendencia, problemas y desafíos. Además de la razón, mencionó que la intuición es muy importante para la profesión que desempeñan los abogados.

¿Por qué es importante ser abogado?

“Lo que acabamos haciendo como profesión general es formalizar la sociedad. La función social que hacemos es formalizar las relaciones sociales. Desde hace muchos siglos hacemos esa función. Nosotros tenemos que entender cuáles son las condiciones óptimas para formalizar esas relaciones”, concluyó.

En la parte final del encuentro con universitarios de la UANL, Cossío Díaz respondió las preguntas formuladas por los estudiantes, docentes y autoridades de la Facultad de Derecho y Criminología.

Este mismo día, el ministro de la SCJN impartió la conferencia “Argumentación y Derechos Humanos en la Administración de Justicia: su actualización y vigencia", en el Auditorio del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León.

 

SU VISIÓN

Dentro de la Facultad de Derecho y Criminología realizó un encuentro Universitario con José Ramón Cossío Díaz, el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien expuso su experiencia, vida personal y criterios relevantes de su autoría en la SCJN.

El Auditorio Víctor L. Treviño ubicado dentro de las instalaciones de la facultad, fue sede de un diálogo que destacó la profesional carrera de Cossío Díaz, quien expuso además opiniones ante temas actuales en base a un punto de vista de derecho y además legislativo.

En compañía de alumnos, maestros y autoridades del plantel, el Ministro fue persuadido a corroborar sus estructuradas opiniones en base a preguntas de los asistentes, pero sobre todo de la Abogada, Margarita Ríos, quien a su vez sostuvo un rol de moderadora durante el encuentro.

En primera instancia, José Díaz consolido una baja de calidad en el sistema de abogacía, contemplando que desde hace años una gran cantidad de instituciones o grupos no satisfacen las condiciones necesarias en cuanto a la formación de abogados

‘’Entiendo que las cámaras tengan representantes populares: las cámaras en su función nos deben representar en un sistema democrático, pero el trabajo legislativo es técnico, no sólo de buenas ideas o con intuiciones, requiere de capacidades para desarrollarlo’’, dijo Díaz.

Ante el tema, recordó que una de las ideas que se estuvo manejando en el interior de los congresos era la de crear un servicio civil de carrera, añadiendo personas técnicas y no sólo abogados, así como el apoyo de otras profesiones que ayuden a los legisladores como representantes populares a elaborar buenos documentos y textos que auxilien la legislatura.

No obstante, no considera que el aspecto político deba ser removido en su totalidad, dado a que su dificultad sería inmensa al ser un ámbito integrado en las cámaras con gente política; sugiriendo que una vez tomada una decisión, tiene que quedar muy bien enmarcada y desarrollada en las normas jurídicas que se emitan, siendo una ‘’combinación virtuosa’’.

‘’Sería muy difícil desde la técnica oponerse que se haga una ley en cierto sentido, pero una vez que se toma la decisión de hacer la ley, hay que hacerla bien para que incluso aquellos que están buscando que se realice cierta idea logren su cometido’’, anexó.

Otro de los temas en cuestión, incluyó la falta de capacidades para atender asuntos de desaparecidos, desplazados, así como casos de homicidios.

‘’Primero no identifican y cuando se identifican se llevan muy mal los procesos, haciendo que las personas que deberían ir a la cárcel no vayan, depende de capacidades técnicas: si uno quiere llevar una persona a la cárcel procesado es difícil, porque esta persona tiene un principio de presunción de inocencia. Hay que entrenar bien a los chicos que serán policías, forenses y ministerios públicos; yo veo una gran debilidad en el estado por falta de capacidades técnicas en un juego que es técnico’’, incluyó.

Así mismo, el tema del feminicidio quedó bajo su punto de vista como un delito importante que, a pesar de estar precisado, requiere estar mejor establecido dentro del código penal.

‘’No es lo mismo identificar un homicidio que un feminicidio, hay que encontrar algunos aspectos particulares de un delito en el que una persona quiere maltratar o matar a una mujer por el hecho de serlo, no es fácil la comprobación. Si no se entrena bien a los agentes del ministerio público para que puedan demostrar la existencia de un feminicidio, no se va demostrar y vamos a seguir erosionando la sociedad’’.

‘’Está bien previsto en algunos estados, pero, ¿cuántas personas especializadas, considerando fiscales y peritos, hacen bien su trabajo para que puedan seccionar esa parte? Con toda franqueza, creo que casi todo el país estamos en una situación muy endeble’’, puntualizó.

 

URGEN MEJORAS EN LEGISLACIONES

Para el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, las leyes en México son cada día más malas.

"La calidad de las leyes, yo -con toda franqueza y con todo respeto a los legisladores federales y locales- observo que decrece. Creo que a veces no queda muy claro qué es lo que se quiere hacer con las leyes.

"Me da la impresión de que se entra en grandes consensos, donde si tú le pones esto, yo se lo quito y a veces quedan leyes muy poco claras. No hay  una adecuación de los reglamentos y después  vemos una difuminación del resto de las normas", dijo.

Esto durante una charla con alumnos de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en el auditorio Víctor L. Treviño de Ciudad Universitaria.

Cossío explicó que durante los quince años que ha servido en la Suprema Corte ha sido testigo de cómo las leyes, cada vez complican más la vida, en vez de facilitarla.

"El mayor problema que enfrenta  el Orden Jurídico es la pésima calidad del Sistema Federal Mexicano, porque todo esta empalmado, porque está muy poco claro y no hay una racionalidad", agregó.

Como miembro de la Academia Nacional de Medicina, el ministro ha notado lo mal que están hechas las normas oficiales mexicanas

"Los médicos no le hacen caso, porque dicen que es una norma malísima, obsoleta, esos procedimientos ya no se llevan a cabo. Pero en la corte estamos teniendo una gran cantidad de asuntos de responsabilidad médica y estamos condenando a los médicos por no seguir lo dispuesto en la norma", narró.

El doctor en derecho lamentó que los diputados aprueben modelos contradictorios unos con otros en todas las materias, educación, seguridad o salud.

"No me puedo imaginar una gente que tiene que aplicar la legislación, que en esa fragmentación de cosas, pueda entender cabalmente lo que está haciendo", dijo.

Según él, la Suprema Corte dedica el 85 por ciento de su tiempo a reordenar la división de poderes y a enmendar la plana a los legisladores.

El dialogo fue dirigido por la doctora Ana Margarita Ríos-Farjat, propuesta por Andrés Manuel López Obrador para dirigir el Servicio de Administración Tributaria en la próxima administración federal.



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario