Sabias Que Económico


¿Cuánto te costó cumplir con el fisco en la pandemia?

¿Cuánto te costó cumplir con el fisco en la pandemia?


Publicación:19-08-2020
++--

Algunos contribuyentes que lograron sacar cita fueron atendidos todavía en oficinas del Servicio de Administración Tributaria


CIUDAD DE MÉXICO.- La pandemia por Covid-19 obligó a tomar medidas de distanciamiento social y el confinamiento de los contribuyentes, quienes desde sus hogares tuvieron que cumplir con sus obligaciones laborales y fiscales.
Algunos contribuyentes que lograron sacar cita fueron atendidos todavía en oficinas del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y otros por medios electrónicos.
Sin embargo, no dejó de representar un costo económico para estar a mano con el fisco y evitar multas y recargos.
De acuerdo con datos del SAT difundidos por la secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del primer semestre del 2020, para un contribuyente persona física el costo de cumplimiento de obligaciones fiscales fue de 13 mil 259 pesos en promedio en el último año.
Este monto es superior a los 12 mil 536 pesos que reportó para el mismo periodo de 2019.
Se toman en cuenta los gastos de transporte, viáticos, papelería, copias, internet, honorarios/asesorías del contador y costo del tiempo del contribuyente.
Para una empresa representó un costo de 56 mil 803 pesos en promedio en el último año, es decir 8.5% en comparación a lo que reportó el SAT de enero a junio de 2019.
Lo anterior incluye, además de los gastos por transporte: viáticos, papelería, copias e internet, también sueldos y salarios del contador y/o la contratación de un despacho fiscal.
De enero a junio de 2020, el SAT recibió 8 millones 568 mil 118 declaraciones anuales por medios electrónicos, un poco más respecto a igual periodo del año anterior cuando fueron 8 millones 517 mil 374 declaraciones electrónicas.
Incluye las recibidas por internet, en el módulo SAT (Intranet) y por Proveedor Autorizado de Certificación de Recepción de Documentos Digitales.
COSTOS OCULTOS
Otros costos que no son considerados en el reporte de la SHCP son los dolores de cabeza y la angustia que causó para algunos contribuyentes como María del Pilar Hernández que por razones de salud no estaba en condiciones de hacer su declaración correspondiente al año 2019.
Para los que se quedaron sin trabajo, se enfrentaron al dilema de pagar impuestos o tener dinero para la manutención diaria, pues nadie se esperaba los efectos económicos de la pandemia.
Gabriela Juárez, peleada con la tecnología y acostumbrada a acudir a las oficinas del SAT a que le ayudaran con su declaración, sufrió por conseguir una cita y respiró hasta saber que se extendió el plazo legal del 30 de abril al 30 de junio para rendir cuentas ante el fisco.
Los más experimentados en el manejo de herramientas informáticas vivieron enojo por la saturación de los servicios y aplicaciones electrónicas que puso a disposición de los contribuyentes el SAT.


« El Universal »