Opinión Columna


Ya basta


Publicación:27-10-2020

++--

Cómo estarán las cosas económicamente hablando al interior del Gobierno estatal, como para que El Bronco lance un ''ya basta'' a la Federación.

Cómo estarán las cosas económicamente hablando al interior del Gobierno estatal, como para que El Bronco lance un ''ya basta'' a la Federación.

Desde luego, muchas cosas podrían imaginarse y venir a la mente al momento en el que Jaime Rodríguez Calderón ''truene'' de esa manera y en caliente.

Por lo que habrá que tomar asiento, lugar y tabla, a esperar y ver cuál es la reacción del gobierno federal o si sigue en las mismas, sin ''pelarlo''.

Sobre todo, porque no es la primera vez en que el gobernador de Nuevo León se queja por la falta de apoyo federal, cuando de allá se dice que si hay.

Por lo que valdrá la pena averiguar dónde está el atorón de los dineros y que otras acciones habrá además del reclamo, porque esto se acaba...

Puede apostar lo que quiera, pero a como van las cosas, todo hace indicar que sí pudieran registrarse cierres de algunos sectores económicos de Nuevo León.

Y, es que bajarle al ritmo de la movilidad como lo hizo el Gobierno-Bronco al inicio de la Pandemia, parece ser su mejor fórmula ante los contagios del Covid-19.

De modo que, de continuar las hospitalizaciones y los fallecimientos que no han cesado, el ejecutivo estatal tomaría otras ''dolorosas'' determinaciones.

Y, cómo no, si el Estado ya sabe lo que cuesta salvar vidas en medio de la Pandemia y lo que es utilizar recursos propios, sin el apoyo de la federación.

Lo curioso del caso es, que muy a pesar de ello, hay sectores que podrían parecer intocables por las autoridades de Salud y que son un alto riesgo en general.

Nos referimos por ejemplo, al área de los puesteros que son un alto punto de concentración, violatorio de las medidas de Sanitización y la Sana Distancia.

De la omisión del uso del Cubrebocas, ni se diga, pues en 5 de Mayo, Colegio Civil, el Mesón Estrella y las entrecalles de Morelos y Padre Mier la falta es recurrente.

Por eso ahora que se habla del cierres del sector económico en fin de semana, vale preguntar porque a los informales no los tocan, ni nadie mete orden, ooorden.

Por cierto, con eso de que las autoridades de Salud se la pasan asustando con el petate del muerto, deberán aplicarse si es que quieren tener eco en sus amenazas.

Que eso de amagar a cada rato con sancionar con megamultas, deberán pasar de la teoría a los hechos, porque de lo contrario, continuarán quienes no hagan caso.

Que si eso de la Pandemia y las infecciones son en serio, porque las amenazas tardan en aplicarse y si no se dan a abasto en la verificación del respetable, qué pasa.

A caso no se tiene los inspectores que ocasiones atrás se anunció oficialmente serían contratados para abarcar un mayor número de reportes, o se les hizo de agua.

De lo contrario, porque continúan las celebraciones de tanta fiesta o reuniones, donde dice la autoridad, son clave en la propagación de la Pandemia.

Los que ahora sí están ''mosqueándose'' como dice la raza, son los dueños y responsables de los Casinos que siguen operando con ciertas restricciones.

Sin embargo, a decir de quienes atienden a la clientela, no se ha podido tener la clientela esperada mínima, por varias cuestiones, entre ellas por temor.

Que hay mucha gente que espera mejoren las condiciones de la Pandemia, que se mejore la economía en la entidad y que se amplíe el permiso a los adultos mayores.

Que son precisamente este sector el que mayormente frecuenta los Casinos, pero que por la cuestión del Coronavirus, son los que permiso de salir no tienen.

Por lo que las cosas podrían complicarse si es que continúan los contagios a la alza y la autoridad informa de nuevas restricciones, para empezar, los dines de semana.

A menos que cambien de giro, propietarios y responsables de los Salones de Fiestas Infantiles podrían reorientar el destino de sus servicios.

Especialmente, cuando no se ve claro, como para cuando les den ''luz verde'' para su reapertura y menos, ahora que NL está en Semáforo Rojo.




« El Porvenir »