Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Venustiano Carranza y su Plan de Guadalupe


Publicación:25-03-2019
version androidversion iphone

++--

Durante el proceso de la Revolución Mexicana se registraron acontecimientos violentos desde toma de pueblos, combates mínimos y magnos, según la circunstancia  de los antagonismos grupales, fueran sectores sociales, agrupaciones militares, jefes y caudillos de ejércitos populares, en contra de las tropas federales de línea y militares de carrera. Siempre que hablamos de este acontecimiento histórico, nos referimos a los ejércitos populares de Emiliano Zapata, y/o a la División del Norte de Francisco Villa, y/o al Ejército Constitucionalista de Venustiano Carranza.

En esta ocasión, nos vamos a referir al origen del Ejército Constitucionalista de don Venustiano Carranza, quien siendo gobernador de Coahuila, tomó partido en favor del movimiento revolucionario que se había iniciado años antes con el líder histórico Francisco I. Madero contra el gobierno dictatorial de don Porfirio Díaz.

Después de la declaración del general Díaz en 1906, de que México estaba apto para la democracia, el pensamiento de Madero y otros intelectuales de la época fue avanzarhacia las posiciones políticas que ellos quisieran, vía la democracia y, de entrada, en contra del autoritarismo. La reelección última del general Díaz fue en medio de protestas populares, y la decisión de Madero de luchar por la no relección y por un respeto legítimo de elecciones libres a todos los niveles de gobierno, se hizo realidad.

Cuando Madero llega a la presidencia de la República en 1911, mantiene en su gabinete a personajes porfiristas cuyo trabajo gubernamental no sería a favor de él, sino en su contra, o sea tramar la conspiración, el derrocamiento del gobierno democrático, como ocurrió con la DECENA TRAGICA, en la que falleció el presidente de la república, y su vicepresidente, José María Pino Suárez.

Tal era el cinismo del derrocador, el general Victoriano Huerta, que un día informa a los gobernadores que el presidente y el vicepresidente están presos, y al día siguiente aparecen asesinados por la policía del general. Algunos gobernadores, sobre estos hechos, reconocieron a Huerta como Presidente de México,eigual lo hicieron diputados y senadores federales, y otros menos, diputados, senadores y gobernadores, desconocieron el gobierno golpista. Del poder judicial federal, todos los jueces se pusieron del lado de Huerta, una vergüenza para la investidura de la justicia, pero, igualmente, una muestra de la debilidad jurídica que tuvo México en cuanto a las leyes, hasta el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, quien está dejando que cada poder asuma sus derechos, decisiones y responsabilidades.

En todo el territorio nacional surgió la indignación política  contra Victoriano Huerta y en estados como, el de Coahuila, su gobernador, don Venustiano Carranza, reunió a su congreso local y acordaron aprobar el decreto 1421 desconociendo al presidente Huerta.Venustiano Carranza y un grupo de 70 hombres armados se trasladaron a la Hacienda de Guadalupe, en Ramos Arizpe, Coahuila, donde redactaron y firmaron el Plan de Guadalupe, el 26 de marzo de 1913 y lo promulgaron para su levantamiento, en Eagle Pass, Texas, el 31 de marzo del mismo año.

Entre sus argumentos, los Jefes y Oficiales con mando de fuerzas constitucionalistas, acordaron defender con sus armas y sus vidas, el siguiente Plan de Guadalupe:

1.   Se desconocer al general Victoriano Huerta como Presidente de la República.

2.   Se desconoce también a los Poderes Legislativo y Judicial de la Federación.

3.   Se desconoce a los Gobiernos de los Estados que aún reconozcan a los Poderes Federales que forman la actual administración, treinta días después de la publicación de este Plan.

4.   Para la organización del ejército encargado de hacer cumplir nuestros propósitos, nombramos como Primer Jefe del Ejército que se denominará “Constitucionalista”, al ciudadano Venustiano Carranza, Gobernador del Estado de Coahuila.

5.   Al ocupar el Ejército Constitucionalista la ciudad de México, se encargará interinamente del Poder Ejecutivo al ciudadano Venustiano Carranza, Primer Jefe del Ejército, o quien lo hubiere sustituido en el mando.

6.   El Presidente Interino de la República, convocará a elecciones generales tan luego como se haya  consolidado la paz, entregando el Poder al ciudadano que hubiere sido electo.

 

El Ejército Constitucionalista se transformó en la principal fuerza político-militar contra el general Victoriano Huerta y su ejército federal, venciéndolo en lugares estratégicos del país y, a su renuncia, procede a convocar a  una Convención Republicana, de la cual resulta presidente interino el general Eulalio Gutiérrez. Frente a tal resultado, y no deseoso de ser segundo en una carrera político-militar que él mismo había impulsado, Carranza se traslada a Veracruz con su gabinete y modifica el Plan de Guadalupe para legitimar su presencia como Presidente de la república y, desde allí, convocar a una  Congreso Constituyente, que deberá celebrarse en la ciudad de Querétaro en 1916-1917.

Se produce la guerra de facciones, que confrontó a villistas y zapatistas en contra de constitucionalistas, y de donde salió victorioso el señorCarranza; con ello, se consolida en el poder como presidente, gracias al Congreso Constituyente que se instaura y que a su vez tiene la tarea de redactar la segunda Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

En los debates durante el Congreso Constituyente, hubo varias facciones, como la liberal,la radical, la liberal moderada y la conservadora, cada una sosteniendo sus puntos de vista sobre los distintos artículos que iban armando el documento final. Discutiéndose y votándose punto por punto. La facción carrancista era la liberal moderada y logró tener una muy buena representación y supo canalizar las inquietudes de las facciones restantes y el sentimiento del pueblo.

Los constitucionalistas victoriosos lograron definir el proyecto de nación que hasta la fecha construye nuestro eje político y social.  Don Venustiano Carranza, coahuilense y un líder político aferrado, tomó la decisión a sus 54 años de redefinir el rumbo de México, plasmado en su Plan de Guadalupe y después en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos de 1917.



« Redacción »
Arturo Delgado Moya

Arturo Delgado Moya


Publicaciones del autor