Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Sigue la gente en la calle


Publicación:27-04-2020
version androidversion iphone

++--

Vaya, como si existiera algún relajamiento por el que las personas vuelven a salir de sus casas, pese al riesgo comunitario del Coronavirus al menos en NL.

Parece mentira, que con la campaña preventiva y restricciones implementadas por las autoridades de Salud en el Estado y a nivel federal, siga la gente en la calle.

Vaya, como si existiera algún relajamiento por el que las personas vuelven a salir de sus casas, pese al riesgo comunitario del Coronavirus al menos en Nuevo León.

Y, esto se ve con una gran cantidad de vehículos circulando aún pese a que dejaron de laborar muchas de las empresas y negocios de todos los tamaños.

Por lo que ayer hubo calles y avenidas en que se presentaron aglomeraciones con tanto coche, lo mismo que en el uso de los camiones, la Ecovía y el Metro.

Eso sin contar, que hay muchos negocios que mantienen sus puertas abiertas al público, se continúa la venta de alcohol en domingo y fuera del horario permitido.

Amén de los comerciantes y limpiabrisas de crucero, que no hace mucho el Broncogobernador pidió a los alcaldes sacarlos de la calle para evitar contagios.

Lo peor del caso es, que de nada o poco sirve el patrullaje de unidades de Fuerza Civil y municipales que se hacen de la vista gorda y no se aplican como debieran.

Pues del mismo modo en que se vieron negocios abiertos, depósitos vendiendo cerveza, vendedores en los cruceros y el patrullaje, nadie puso un orden.

De modo que por más que las autoridades estatales y federales digan misa, con estadísticas y fatales resultados, si no se cierra la cadena, el riesgo sigue vivo.

No deja de sorprender, ni a las propias autoridades en Nuevo León, el registro de cada paciente fatal que siguen engrosando las estadísticas del Covid-19.

Especialmente al confirmar que el virus no respeta edad, ni estatus social, ni condición física de las personas sea de donde sea, pues así lo indican los números.

Y, sobre todo ayer, que se registró el fallecimiento de una persona adulta, que no tenía ningún padecimiento y que ahora, rompe los esquemas reportados a la fecha.

Pero como esto de momento no tiene fin, sino tooodo lo contrario, habrá que mantener las recomendaciones de Salud y si no se quiere llenar los hospitales.

Dicen los que dicen que saben y que traen la lupa bien puesta, que la contaminación pese a los negros nubarrones que se ven, si ha bajado en Nuevo León.

Que incluso el número de partículas suspendidas en el aire, según sus propias palabras, es menor a la que se tenían hasta antes del Coronavirus,

Lo peor del caso es, que esa disminución no es tan marcada como se quisiera pese a que no hay clases, bajo la circulación vial, las empresas y pedreras cerraron.

Lo que significa que algunas empresas siguen operando e incrementando la emisión de su particular al aire, por lo que vale revisar el dato a quien le toque.

Que alguien o algunos funcionarios pudieran estar haciendo caso omiso en el desarrollo de su labor y que no empatan con las autoridades en el poder.

Los usuarios del transporte urbano que de una u otra forma han levantado la voz, en automático ''truenan'' contra la restricción del colectivo.

Sobre todo, de aquellos que de alguna manera, ven la manera de seguir generando ingresos pese a lo que indican las autoridades de ''Quedarse en casa''.

Por lo que auguran aglomeraciones éste día cuando se inicie el servicio restringido del transporte en Nuevo León y que habrá quienes no se lo quieran perder.

Y, que según lo vivido en otras partes del mundo, del mismo modo se implementó al igual que aquí, pero no tuvo larga duración por el caos que se formó.

Además de que con las aglomeraciones vividas en horarios cortos, con una planta productiva que no paró, se extendieron los horarios y sufrieron las consecuencias.

El que anda feliz de contento y ya presume su felicidad es el senador por Nuevo León, Samuel García.

Lo anterior, luego de su esposa le confirmó que está embarazada y que pronto serán más en su casa. Felicidades.




« El Porvenir »