Opinión Columna


Si no amanecemos éste día


Publicación:12-07-2020

++--

El experimento de abrir algunas tareas para anticiparnos al desarrollo económico y la productividad podrían estar cobrando factura

Si no amanecemos éste día cruzando la frontera de lo que ubica ya a Nuevo León en ´´Alerta Máxima´´ por el tema de la Pandemia, quizá las autoridades así lo confirmen en cuestión de horas.

Por lo que el experimento de abrir algunas tareas para anticiparnos al desarrollo económico y la productividad podrían estar cobrando factura y encendiendo un foco rojo que obliga a golpe de timón.

Y, es que en eso del progreso y desarrollo laboral nadie quiere dar un paso atrás como lo advirtió hace días el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, pero con eso no se frenan los contagios por Covid-19.

De modo que, ante el afloramiento de los casos que se multiplican día a día con más infectados positivos y fallecimientos, con hospitales incrementando su ocupación vale más que reflexión.

Y, es que lo que ya se veía venir se sigue cumpliendo y peor aún, multiplicando rebasando todas las expectativas de quienes ayudan y de quienes hacen totalmente lo contrario en el Estado.

Pero como el Coronavirus no perdona, habrá que ver cuál es la mejor propuesta de la autoridad con acciones alternas y emergentes, que hacen recordar escenas de otros estados y países.

 

 

Pero a pesar de las restricciones de los horarios dictadas por el gobierno estatal y de las buenas intenciones de las autoridades de Salud, una cosa es cierta, que la movilidad se mantiene ´´viva´´.

Ya sea a pie, en el transporte o en coche, pero al menos en las calles y en todas las vialidades no faltó quienes aprovecharon el sábado y muy posiblemente hoy domingo para salir de paseo o de visita social.

Las compras de productos necesarios o no necesarios también fueron motivo suficiente como para dejar el confinamiento domiciliario y darse una asoleada ante las altas temperaturas de estos días.

El riesgo de contagios por esta cuestión, definitivamente no puede ser menor y peor con una mortalidad sostenida que día a día se hace patente y que no desaparece desde que iniciaron esos reportes.

Es más, los fallecimientos ya forman parte de la estadística con víctimas de a diario que requieren medicamento por tratamiento ambulatorio-domiciliario y quienes ocupan camas de hospital.

Pues aún así, no hay perifoneo ni recomendación policiaca o de cualquier otra autoridad que haga conciencia sobre la importancia de mantenerse en casa, de quienes siguen abarrotando mercados.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una revisada al Mercado Juárez, al Mesón Estrella o cualquier otro pasillo de los callejones que aún arman comerciantes informales de Colegio Civil pese a las inspecciones.

 

 

Como reflejo de las restricciones forzadas por la autoridad, muchos de los afectados han tenido que recurrir a toda clase de alternativas para ´´sobrevivir´´.

De ahí que haya quienes aprovechen las redes sociales o Facebook para desprenderse de algunos objetos de valor personal para hacerse de dinero.

Desde luego, hay de todo y para todo, desde quienes aceptan trueques y quienes hagan sus mejores ofertas para sus alimentos, la renta o servicios.

Por lo que la cantidad de objetos y artículos son impresionantes, lo cuál refleja la otra realidad de quienes no han podido avanzar y ya andan tronando el pico.

Como por ejemplo los propietarios de los Gimnasios locales que ya protestaron, ya se juntaron con la autoridad y ya hicieron berrinche y siguen sin poder abrir.

De modo que, por la urgencia de que la cadena de contagios se pueda reducir y de que sus efectos se puedan achicar, urge aplicar las recomendaciones oficiales.

 

 

Será el sereno, pero hay quienes tienen sus dudas sobre la urgencia de acelerar el tema relacionado con las Broncofirmas.

Sobre todo, cuando la Pandemia trae a las autoridades estatales relacionadas con el problema, enfocadas a frenar el Coronavirus.

Ya que difícil sería imaginar qué podría suceder si a los principales protagonistas de ambas cuestiones, se les pone contra la pared.



« El Porvenir »