Opinión Columna


Restauranteros y el coronavirus


Publicación:21-03-2020

++--

A grandes males, grandes remedios, por lo que el gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón urgió ´cazar´ los pacientes infectados con el coronavirus.

A grandes males, grandes remedios, por lo que el gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón urgió ´cazar´ los pacientes infectados con el coronavirus.

Lo anterior, como una medida necesaria para evitar la propagación de la pandemia e incrementar las acciones de prevención y control.

Por lo que se espera que con dicha medida se obtengan beneficios en todos los sentidos ante la sospecha del incremento de casos en cascada.

...

Ya se aprecia en las diversas líneas de la Central de Autobuses un incremento en sus salidas  y llegadas.

No tanto de turistas, sino más bien de quienes de una u otra forma retornan a sus lugares de origen.

Pero como se espera que se sigan paralizando algunas actividades de la clase productiva, no descartarse un alza.

...

Es triste, pero cierto y hasta en algunos caos conmovedor la situación que viven todos aquellos afectados por el temor al contagio del Covid-19 y sus efectos.

Lo anterior, porque al propagarse todo riesgo y adoptarse medidas de prevención bajo el esquema de ´Yo Me Quedo En Casa´, muchos negocios ya sufren las de Caín.

Aunque no hay que ir tan lejos para constatar de lo que se padece, en Nuevo León en restaurantes locales y centros sociales, urgen apoyos.

Para muestra basta un par de botones, pues hay restauranteros que se prepararon y llenaron sus bodegas y refrigeradores con productos del mar por la cuaresma.

En tanto que propietarios de grandes inmuebles que tenían incluso ya sus fechas programadas, se les vino el mundo encima ante la cancelación de toda evento social.

Y, ante el peor de los escenarios, no encuentran qué uña de las manos comerse ante lo que implica el pago del personal, servicios y apertura, si la clientela no llega.

...

Ante las compras de pánico de algunos productos alimenticios, de higiene personal y de limpieza para el hogar, ya hay establecimientos comerciales de los grandes que adoptaron ciertas medidas.

Entre ellas, restringir el acceso de las personas a sus grandes establecimientos y regular la compra de algunos productos por persona.

Y, si no lo quiere creer basta con darse la vuelta por negocios de esos de tres letras que a lo largo de sus pasillos muestra leyendas en los productos que no se puede comprar en masa.

Por lo que ya no es común llevar en grandes cantidades detergente, cloro, suavizante de ropa, cepillos, escobas, trapeadores, papel sanitario y otros más.

...

La improvisación de instalaciones en hospitales locales, sin duda lleva mensaje para el buen entender ante la contingencia a causa del Coro- navirus.

Para quienes no han podido entender el riesgo que esto puede representar y ante el fortale-cimiento de toda clase de campaña preventiva, no hay que echar en saco roto las vivencias de otros países.

Y, que ante el incremento de los casos al menos en Nuevo León, las medidas restrictivas en tiendas, hospitales, trabajos, en el transporte  podrían considerarse mínimas o escazas.

Por lo que muy a pasar de que las autoridades siguen realizando algunos esfuerzos coordinados, hay quienes no han podido entender la importancia de la higiene y la prevención en el transporte, en los mercados o restaurantes.

Y, que si en temporadas normales o de cambio climático donde aumentan las enfermedades respiratorias y virales, las clínicas y hospitales no se dan a abasto, ahora se podrá entender porqué se amplían los hospitales.

...

Quizá haya ganado algunas críticas el que las personas a manera de prevención hayan abarrotado algunos comercios y abastecido lo necesario ante la contingencia del Covid-19.

Lo curioso del tema es, que en el amanecer brote de los casos en Nuevo León, no tan sólo se habla, sino que hasta se padece de la falta de productos de higiene y de limpieza.

Hay desabasto, aunque se podría estar en un dilema, si se dice que más vale prevenir que lamentar, pero que los productos ya no haya en el mercado asusta.




« El Porvenir »