Opinión Editorial


Reglamentar la reelección legislativa: el reto del INE


Publicación:15-07-2020

++--

No hay ninguna duda de que los diputados actualmente en funciones pueden ser reelectos en el 2021, es un derecho consagrado en la Constitución

Han pasado ya seis años desde el 2014, año en el que se promulgó la reforma constitucional en la que quedó establecida la posibilidad de que los legisladores federales en funciones, electos a partir del 2018, pudieran optar por la reelección de manera consecutiva. Seis años, en los que parece increíble, el Congreso no fue capaz de cumplir su obligación de sacar adelante la legislación secundaria, que resulta a todas luces indispensable para el ejercicio de ese derecho. Ya no será posible que lo haga, pues el 1 de junio, tres meses antes del inicio del proceso electoral, venció el plazo para aprobar o modificar las leyes que deberán ser aplicadas en la elección del 2021. Ahora, deberá ser el Instituto Nacional Electoral (INE), mediante un reglamento, quien establezca las condiciones mediante las cuales los diputados en funciones podrán optar por su reelección.

La prohibición de la reelección consecutiva de legisladores, introducida en la Constitución en 1933, tenía como principal objetivo el debilitamiento del Poder Legislativo en aras de un presidencialismo más fuerte, y, en buena medida, quienes así lo planearon, lo lograron. Se trataba de una de esas desafortunadas excepcionalidades de nuestra legislación, basta con decir que actualmente el único país en el mundo que prohíbe la elección consecutiva de sus legisladores es Costa Rica. Son tan claras las ventajas de la reelección, y están tan fuera de discusión, que una buena parte de las constituciones de países democráticos ni siquiera hacen mención expresa del tema, se da por descontado que el reelegir o no a un representante, es un derecho del elector. Si queremos hacer más funcional nuestra democracia, es indispensable fortalecer el vínculo entre representantes y representados.

La eliminación de la prohibición de la reelección consecutiva de legisladores, es una de las modificaciones más relevantes de la reforma del Estado, porque además de devolver a los ciudadanos el poder de exigir cuentas a sus representantes, permite la profesionalización de los parlamentos y la continuidad de los trabajos legislativos y esto sin duda fortalece al Congreso. Estos dos componentes, experiencia y continuidad en las funciones parlamentarias, hacen más eficiente la negociación interpartidista, indispensable en un cuerpo colegiado, plural, que requiere de acuerdos para ser funcional.

El pasado 18 de marzo, el grupo mayoritario de la Cámara de Diputados, de manera atropellada, en la última sesión del periodo ordinario, ya en plena pandemia, sin la presencia de la oposición, aprobó reformas a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y a la Ley General de Partidos Políticos, que son absolutamente inaceptables. Por falta de espacio menciono sólo una de las disposiciones aprobadas: un diputado puede ser postulado por un distrito distinto al que fue electo si cumple el requisito de residencia o inclusive que se registre por la vía de representación proporcional. Esto, de aprobarse, hace imposible que el ciudadano castigue con su voto un mal desempeño de su representante y hace nugatorio el objeto de la reelección como un mecanismo para la rendición de cuentas. Afortunadamente, la minuta aprobada por los diputados fue detenida en el Senado.

No hay ninguna duda de que los diputados actualmente en funciones pueden ser reelectos en el 2021, es un derecho consagrado en la Constitución. Por ello, tendrá que ser el INE, el que subsane esa tremenda e irresponsable omisión legislativa. Es muy importante que lo haga cuidando sobre todo que, el hecho de ser legislador, no represente una ventaja desmedida para quienes busquen la reelección, que haga imposible a quienes contiendan contra ellos, competir en condiciones mínimas de equidad. Así, y sólo así, esta importante figura vendría a fortalecer nuestra democracia.

Twitter: @jglezmorfin



« El Universal »