Opinión Columna


Reabrir con orden


Publicación:15-08-2020

++--

Desde luego, se trata de la autorización oficial para que una serie de establecimientos puedan reabrir sus puertas.

Este fin de semana Nuevo León tendrá una dura prueba de fuego, luego de una serie de restricciones dictadas ante la pandemia del Coronavirus.

Desde luego, se trata de la autorización oficial para que una serie de establecimientos puedan reabrir sus puertas.

Pero ojo, no se trata de un permiso para el desorden, sino más bien, de una autorización para reactivar la economía.

Pero del mismo modo, como una manera poner en práctica lo aprendido ante la dura lección del contagio y los fallecimientos.

De mantener la sana distancia, de usar el cubre bocas y mantener las acciones de limpieza y sanitización para que no se incrementen los padecimientos.

Vaya, recordar que el virus no se ha ido, que sigue manteniendo encendidas las luces del semáforo en rojo y que difícilmente podrá terminar el día de mañana.

Sino más bien, la reapertura de muchos establecimientos, pueden significar la puerta de muchos y nuevos contagios que podrían patentarse en unos días más.

...

Lo que sí podemos afirmar sin temor a equivocarnos, es que una gran cantidad de personas podrán reactivarse laboralmente hoy y mañana.

Por lo que seguramente, muchos negocios y su personal, registrarán movimiento muy importante en espera de la clientela como antes de la Pandemia.

Sobre todo, los restaurantes que ya andaban haciendo agua ante el cierre forzado los fines de semana y las restricciones que los tienen al filo de la quiebra.

Por lo que aparejado a ello, se han llevado de encuentro a los propietarios y sus empleados.

Y, que a pesar de que pueden operar entre semana  con horarios también restringidos, a muchos no les alcanza para salir de sus broncas y el día a día.

Ello nos hace pensar, que se tendrá una reactivación quizá muy esperada, pero con acceso regulado a los locales para evitar sanciones o la clausura.

...

Los últimos días, las estaciones de monitoreo ambiental reflejan un incremento marcado de vehículos en casi toda el área metropolitana.

Desde luego, ninguna de las localidades se salva, lo cual evidencia el aumento de coches circulando, ante una movilidad que no tiene freno.

Por lo que no falta quien diga que las medidas de control y de cuidado ante el Coronavirus parecen relajarse, los últimos días.

Las buenas noticias proporcionadas por las autoridades de Salud que presume menos contagios, podría enviar un mensaje equivocado.

Vaya, como si ya estuviéramos venciendo la Pandemia, cuando los números no dejan de proporcionar cifras con desenlaces catastróficos.

Por lo que urge rectificar y precisar con la intención de aumentar cuidados, y sobre todo aprender en cabeza ajena frente a los contagios.

...

Por la falta de unidades, a meses de los primeros casos oficiales de Coronavirus en Nuevo León, los pasajeros del transporte urbano no saben de la Sana distancia.

Y, como el transporte no se da a abasto, cientos y cientos de personas viven y experimentan en carne propia el temor de contagiarse de Coronavirus.

El asunto asusta a cualquiera aún utilice su cubrebocas, porque muchos no los utilizan y porque no se puede estar a más de metro y medio de distancia.

Eso difícilmente sucederá, pues en la mayoría de los casos, los pasajeros viajar prácticamente pegados uno del otro, a centímetros de distancia.

Por lo que ya hay quienes aplican el plan de Sálvese el que pueda, aplicando las recomendaciones dictadas por las autoridades de Salud.

...

Los diputados, como era de esperarse, andaban como Juan por su casa aunque el tribunal administrativo pidió desaparecerlos de un tronido de dedos.

Sobre todo, acusando a los legisladores de socarrones y por pecar de omisos, ante el ordenamiento para reinstalar en su cargo a un ex magistrado.

Por lo que los diputados, desconocieron dicha indicación al no darse por enterados de la petición ante la SCJN para darles aire, desairando oootra vez la indicación.

Pero como para todo existen procedimientos y tiempos, habrá que tomar asiento, lugar y tabla, porque muchos no quieren dar su brazo a torcer.




« El Porvenir »