Opinión Editorial


¿Quiénes han fallecido por el coronavirus?


Publicación:31-08-2020

++--

Los datos oficiales en México contemplan apenas una fracción del número real de defunciones. Por ello, las cifras siguientes pueden estar sesgadas

El coronavirus Covid-19 ha hecho estragos en todos los países, aunque, tomando en cuenta la magnitud de la población de cada uno de ellos, México ha resultado ser uno de los más afectados. Más aún, dentro del país han existido también diferencias, pues el grado de letalidad de la pandemia ha variado mucho dependiendo del género, la edad y el sector social al que pertenecía cada mexicano fallecido.

A continuación se presentan algunas de esas diversidades, las cuales hemos estimado con la más reciente base de datos de la Secretaría de Salud. Pero es importante advertir que, para casi todos los expertos, los datos oficiales en México contemplan apenas una fracción del número real de defunciones. Por ello, las cifras siguientes pueden estar sesgadas.

Algo que se ha constatado en todo el mundo es que el virus Covid-19 es más letal en el caso de los hombres que en el de las mujeres. En México, al día de hoy y según la base de datos oficial, los hombres fallecidos por el coronavirus representaron el 64% del total, casi dos terceras partes. Al parecer, como sucede también con otras enfermedades, las mujeres combaten mejor a los virus invasores que los hombres. Esta diferencia de género es porque, especulan los científicos, las mujeres están mejor dotadas por la naturaleza dado que tendrían que proteger, en caso de un embarazo, otros organismos en lugar de tan solo el suyo.

Hay un segundo patrón importante: en el caso de los menores de edad el grado de letalidad del coronavirus es muy bajo a nivel mundial. En México ha sucedido también así, pues hasta el momento solo un 0.35% de los fallecidos eran menores de dieciocho años. Y ese porcentaje se reduce más si se contabilizan entre los fallecidos solo a los infantes menores de seis años: 0.19% (menos de dos entre cada mil). Esta resistencia ante el coronavirus por parte de los niños se debe, paradójicamente, a que su sistema inmunológico no está muy desarrollado, lo que hace que su organismo no reaccione en demasía ante la invasión del virus.

Igualmente paradójico es que lo anterior ha conducido a varios gobiernos en el mundo a sopesar, muy seriamente, las ventajas y desventajas de cerrar las escuelas primarias. En efecto, si hay un grupo que puede adquirir rápidamente, y casi sin riesgo, la inmunidad de rebaño es el de los niños. Además, el cierre de escuelas, que en principio parecería ser la única alternativa responsable, puede ser ineficaz si los niños acaban socializando como antes, o si el encierro los obliga a pasar más tiempo con familiares que pueden ser afectados con mayor intensidad por el coronavirus.

Finalmente, otro hallazgo empírico en muchos países es que entre mayor sea la edad de un infectado por el coronavirus, menor será la probabilidad de que su organismo pueda derrotarlo. Curiosamente esto no es totalmente cierto en México, pues la edad promedio de los fallecidos por el virus es menor que en el resto del mundo. ¿Cuál podría ser la razón? O los mexicanos somos marcianos, o el gobierno mexicano ha vuelto a regar el tepache y sus datos no son confiables. Sobre esto se comentará aquí, cerrando el ciclo sobre el coronavirus, la siguiente semana.



« El Universal »
Carlos M. Urzúa


Publicaciones del autor