Opinión Columna


Quien sabe cómo se pongan las cosas


Publicación:27-04-2019
version androidversion iphone

++--

Quien sabe cómo se pongan las cosas, pero ya hay “gallos” que andan haciendo conjeturas y futurismo político.

Ya hay muchos tiradores y quienes saben de aguacates, afirman que el enemigo está en casa.

Tan es así, que a lo largo de las jornadas electorales se han escrito muchas historias alegres y otras no tanto, con triste final.

Pero como en botica, hay de todo y vale la pena ir desenmarañando cómo pintan las cosas.

Y, como no faltan los partidos que ya tienen más o menos definidos quienes serían sus “gallos”, también hay los despechados.

Aquellos que ya tienen ciertos acercamientos con partidos de moda que creen sacar la bola del cuadro aunque ya estén quemados.

 

 Con bombo y platillo, las autoridades en turno anuncian el ingreso de elementos policiacos cada vez que tienen novedades.

Hacen fiesta cuando confirman a los cuatro vientos, que tienen en sus filas policiacas, como dirían en el futbol, jugadores de refresco.

Y, cómo no, si a decir de quienes forman policías, saben de lo complicado de las cosas, las altas y las bajas, además de los riesgos.

Pero eso no es todo, porque de igual manera, sufren la carencia de materia prima, cuando la delincuencia les ataca tránsitos.

Aunque en algunos casos desempeñan las dos funciones o la vial, se teme les siga impactando el ausentismo también en esta rama.

 

 Aunque en algunas ocasiones se dice una cosa y en otras otra mucho más distinta, hay que reconocer que bien que mal al interior de Morena, las aguas se calmaron.

Esto no quiere decir que no continúen las patadas por debajo de la mesa, pero también es cierto que al menos en Congreso, Ramiro González, ha sabido componer poco a poco.

Y, aunque se tiene elementos que no dejan de tener su carácter propio y su propia identidad, han logrado aceitar la maquinaria de su partido.

Como bancada, quieran o no, así sea de manera individual sin dejar la marca, cada quien a su manera destaca con sus acciones y sus propuestas.

Por lo que esto de una u otra forma, serán un importante paso para quienes buscan trascender políticamente y dar el brinco.

  

El que por lo visto le sigue inyectando dinamismo a sus labores es el senador por Nuevo León, Samuel García, quien ya se ha vuelto cuchillito de palo.

Tan es así, que ahora le anda meneando el agua a los camotes en eso del Memorándum del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y, que de acuerdo a su estrategia legal, busca frenar con la promoción de un amparo, por lo que vale seguirle la huella y ver que otra travesura trae en mente.

  

Por cierto el que de plano no podía quedar mal ahora que le tocó pasar al pizarrón ante los representantes del Consejo de la Judicatura es nada más y nada menos que Arturo Salinas.

El ex coordinador de los panistas en el Congreso del Estado mostró sus tablas ante las autoridades calificadoras, ante quienes ya desfilan los aspirantes a magistrado del Tribunal Superior de Justicia.

Dicen los que dicen que saben, que el ex legislador se vio enterado y con conocimiento de causa en la administración de justicia, por lo que se estima causó buena impresión.

Y, que de acuerdo a quienes traen la libreta de calificaciones, figura entre los posibles tiradores a ocupar uno de los cuatro puestos vacantes en el Poder Judicial.

A todo hay qué tirarle porque cuando se pierde el poder como el que tenía en el Poder Legislativo, les llega el vacío que sólo el don de mando puede dar y esa oportunidad la tendrá en el Poder Judicial, si todo sale como lo espera.



« Redacción »