Opinión Columna


Privilegios en el Topo Chico


Publicación:01-04-2019
version androidversion iphone

++--

Ya eran tantos los gritos que las autoridades locales, en coordinación con las federales, realizaron la mudanza de internos peligrosos a otras entidades.

Desde luego el asunto causó serios reclamos, pero cuando se ventiló lo que había dentro más de cuatro pelaron tremendos ojos.

Sobre todo, porque las muestras del abuso y descontrol del penal del Topo Chico era más que evidente y los privilegios eran bastante obvios.

Llama poderosamente la atención, la facilidad con que podían introducir toda clase de objetos  y sin restricción, desde hieleras, climas, aires lavados, sillas, roperos y otras cuestiones que difícilmente pueden ocultarse a la vista.

 

 

 

 

No nos gusta el chisme, pero a las autoridades que participan en las reuniones de seguridad, ahora sí podrían entender el por qué de sus fa-llidas acciones coordinadas.

Y con eso de que la delincuencia les lleva más de tres pasos adelante, ahora resulta que como dice la raza, duerme con el enemigo o mejor dicho, tienen el enemigo en casa.

Sobre todo, cuando las delincuencia parece ganarles la partida infiltrando las filas del bien hasta mandos directivos como en Los Aldama, por lo que cunden muchas dudas.

Especialmente, por aquello de las famosas pruebas de control y de confianza, y que si estas no se aplican al parejo.

Porque de lo contrario, muchas cosas podrían evitarse o bien, que el caso se repitiera en otras localidades, cuya representación tiene lugar en las mesas de trabajo.

Y, que de ser así, quienes mandan galleta, ahí podrían tener una de las causas por las que la delincuencia les viene comiendo el mandado hasta con los ojos cerrados.

 

 

 

 

Quién sabe si sea por lo frágil de las leyes, pero una cosa es más que segura, que los ataques a los policías locales siguen a la alza.

Muy a pesar de que la autoridad dispone de imponentes equipos y unidades, parece no achicar a la delincuencia.

El ataque a los policías, sin importar jerarquías parece no tener fin, por lo que urge endurecer sanciones.

Sobre todo, antes de que la sangre llegue al río y se reporten consecuencias fatales del bando de los buenos.

… O, que a fin de evitar riesgos, se desvanezcan los cargos, como aquel en que una arma de fuego, se hizo de aire.

 

 

 

 

El que por lo visto amaneció más que filoso es el joven diputado Arturo Bonifacio de la Garza, quien encendió las redes sociales.

Resulta que el muchacho aprovechando las famosas redes sociales, elaboró un escrito con una dedicatoria muy particular.

Sin decir nombres en su escrito titulado Carta de un diputado a otro diputado, lanza dardos envenenados.

Y, aunque no dice contra quien va el escrito, ya se podrá imaginar de quién se trata, si critica la falta de respeto a terceros.

Especialmente por aquello de que se haya ventilado de igual forma, en redes sociales opiniones particulares de tipo homofóbico.

Valdrá la pena esperar cómo pintan las cosas y si ante las cosas que podrían ponerse complicadas habrá réferi.

Sobre todo, cuando las relaciones podrían polarizarse al interior del legislativo, donde hay quienes están de mírame y no me toques.

 

 

 

 

No es por aquello de que el miedo no ande en burro, pero los coordinadores que dirigen los destinos de las distintas bancadas locales, buscan evitar la fuga de elementos.

Por lo que luego de la estampida que se registró meses atrás, ahora lo que se busca es darles la estabilidad necesaria a los diputados y desde luego a las bancadas.

Aunque eso no quita, que los diputados locales sigan en la búsqueda de más elementos inconformes con sus coordinadores para comprar vo-luntades.

Pero como no nos gusta el chisme ahí le cortamos, aunque eso no quiere decir que luego le pasemos el chal de quienes continúan en la repesca.

 

 



« Redacción »