Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Pobre Bronco


Publicación:20-01-2017
version androidversion iphone

++--

Cuando no le llueve en su milpita le salpica el nudo georgiano a Jaime Rodríguez Calderón

Cuando no le llueve en su milpita le salpica el nudo georgiano a Jaime Rodríguez Calderón por la frecuencia de lo insólito y la desavenencia generalizada de un proyecto político que no acaba de cuajar, toda vez que el gran capital político que había logrado, se le ha ido entre los dedos de las manos como una lluvia tenue en el mes de la desesperación.


El saldo de la batalla vandálica que lo mismo enturbió las expresiones lícitas de informidad de la población que al mismo gobierno de Jaime Rodríguez, aún no se disipa con su cauda de molestias y mayor inconformidad ciudadana, ahora por la violencia y la ausencia de orden público. Y cada vez es más claro que le montaron la bronca desde las regiones oscuras de la maldad política.


Alguien le tendió una trampa al gobernador para empinar aún más su caída libre a los abismos de la impopularidad y el rechazo. Es casi seguro que para estas fechas el gobernador ya sepa de donde vino el misil dirigido hacia el centro de su ganancia política, y es casi seguro de que habilidad le permitirá tomar medidas al respecto.


Por lo pronto, los ciudadanos, desilusionados y agobiados, ya lo metieron al orden haciéndole dar marcha atrás (aunque sea parcialmente) a las medidas que había tomado como la tenencia, el predial, aumento de impuestos y en los precios de los servicios que presta el gobierno, y otros. En el mejor estilo priísta, su cuna y su origen, olvidó las promesas de campaña y los compromisos con la ciudadanía que lo llevó al poder. Pero la ciudadanía, que ya no es la misma de antes, le recordó sus compromisos.


Y todavía no es suficiente. No basta con que la petición añeja de que no ganen tanto los funcionarios de altos niveles se haya cumplido también a medias. Rebajar un porcentaje mínimo del sueldo no es ninguna oferta de ilusión democrática. No puede ser plausible que Fernando Turner, millonario, que Lorenia Canavatti, millonaria, Fernando Elizondo, junior millonario, cobren jugosos salarios mensuales, no paguen su gasolina, su comida, su celular, su protección, y más. Ellos no son protagonistas de un cambio de gobierno: son los mismos petulantes y ambiciosos de siempre.


Los lamentables acontecimientos en el Colegio Americano del Paseo Residencial, cimbraron de nueva cuenta, ahora con noticia de nota roja, al gobierno, no por causante ni nada parecido sino porque la noticia lo coloca a nivel nacional como un estado conflictivo, tanto que ha sucedido un hecho inédito, similar a las películas truculentas o a sucesos propios de Estados Unidos.


Y todo se orquestó desde las redes sociales, en particular Facebook, un medio tan alabado e impulsado por el gobernador Jaime Rodríguez. Esta red, según él, lo llevó a ocupar a la gubernatura del estado, y la misma red difundió los dramáticos acontecimientos de unos alumnos que idearon la mascare. En otras palabras, esta parte de la red es un riesgo letal.


Y más cuando no tardan aparecer los factores políticos en la masacre.



« Redacción »