Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Objetividad


Publicación:26-03-2019
version androidversion iphone

++--

En realidad, este asunto de las concesiones mineras es algo de lo que no hay que preocuparse por la presencia de Carlos Urzúa

Hay varios asuntos que han quedado sin ser atendidos por la opinión pública, tras las conferencias informativas del presidente de la República. En una de ellas, se le cuestionó sobre las concesiones mineras de oro, dentro de cuya interrogante, los inversionistas extranjeros manifiestan su desconfianza al actual gobierno, y López Obrador expresó que tales concesiones solo se revisarán, añadiendo, que por su tamaño nunca se acabarán los recursos- Aunque siempre está latente que en la comunidad del Fondo Monetario Internacional los países abandonen como mecanismo de los pagos internacionales el descuento y compensación en el uso de algunas monedas de reserva y la reivindicación del patrón oro, como garantía del intercambio de todas las monedas. Lo cual resucitaría uno de los grandes principios del Gold Exchange Standard: regular y limitar la producción del metal para usos monetarios y autorizar su producción únicamente para fines industriales: joyería y electrónica, lo cual obligó a las mineras a cerrar tras haber mantenido el precio del oro desde 1934, hasta que a los particulares los atrajo la especulación.


En realidad, este asunto de las concesiones mineras es algo de lo que no hay que preocuparse por la presencia de Carlos Urzúa (SHCP) frente a las transferencias y depósitos bancarios en un mundo en las que las cuestiones monetarias han pasado a segundo plano, desplazadas por los problemas del comercio y de que estos responden a un problema de dominio económico, político y militar condicionado por la tecnología de almacenamiento de datos, ya apuntada por Vladimir Putin (Rusia); cuyos riesgos son susceptibles de asociarse a grupos beneficiarios del Estado que pretenden sea tomado en cuenta su interés, sin dejar de contemplar la relación de este interés con la acción de las fuerzas a través de los que actúan políticamente y que la radio y la televisión defienden como sosa suya.


Para ser más explícitos, Jean Paul Sartre escribe en su obra ¿Qué es la literatura?, que el escritor de origen burgués rara vez establece la relación en numerario de lo que canta, escribe y suspira con lo que a cambio de ello recibe. O desde otra perspectiva, en circunstancias y momento diferente, en algún editorial The Wall Street Journal publicó que, tampoco se ha escrito el reportaje del reportaje, o lo que es lo mismo: lo que subyace y permanece detrás de lo que se informa. Por esta razón, en la conferencia de ayer, cuando Alejandro Encinas abordó el problema de los homicidios contra los periodistas en México, destacó que todos los periodistas asesinados tienen como común denominador que ninguno tenía encendido su teléfono, en el momento del crimen; y el presidente de la República concluye que son dos las causas de estos: una que provienen de la delincuencia organizada y otra, de los centros de mando.


Cuando Gaspar Weidenberg (Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación), propietario del negocio de las Pizzas Hutt, contabilizó que el equipo de motocicletas utilizadas para la entrega de pizzas a domicilio no le resultaba rentable, y que este podía utilizarse en la madrugada y en la mañana, para la entrega de periódicos a domicilio. Entonces, vio la conveniencia de comprar el periódico unonásuno, en cuya coyuntura participó Pablo Hiriart (Crónica) con el interés de cuidar que Carlos Salinas de Gortari participara en su adjudicación al final de su gestión. Por lo cual, unonásuno sufrió de acoso para terminar con la relación de sus articulistas, hasta que de inmediato Huberto Bátis, Director Editorial y Cultural) le replicó a Hiriart sobre una cascada de renuncias, que como la mía, se vendrían en el periódico. Pablo Hiriart abandonó la dirección adjunta, y se fue dirigir Crónica. Lo mismo sucedió durante la gestión de Manuel Alonso, hasta que los trabajadores se fueron a la huelga ante el inminente interés de Carlos Abascal Carranza de agandayarse (ladronear), a nombre de la Secretaría del Trabajo, el periódico unonásuno durante el gobierno de Vicente Fox.


Cuando el Grupo Imagen adquirió el periódico Excelsior, gestioné incorporarme a las páginas del Universal, donde mi pidieron escribiera varios artículos, hasta que su director editorial me informó que Juan Francisco Ealy Ortiz en sesión con el Consejo puso a consideración mi ingreso, habiendo sido rechazado “por no haber desempeñado cargo alguno en el gobierno”.


Volviendo a las causas de la desaparición violenta de periodistas, señalada por Andrés Manuel López Obrador, por provenir de la delincuencia organizada y de los centro de poder, cabe acarar que esta última es atribuible a que los servidores públicos se sienten dueños de la función pública o del encargo y que sí alguien tuviera que hacer depender su destino o fortuna de sus decisiones, se da lugar a un ser caprichoso, como si fuera dueño de la masa y del cargo público.


Y sí he hecho responsable a Jesús Salvador Fraustro Macareno de lo que me suceda en lo personal a mí y a mi familia, es por la sencilla razón de que en el Amparo Indirecto No. 327/2018 en que se reclamó la dilación en la ejecución de la sentencia que favoreció al trabajador Abraham Navarro Puente de un asunto que tiene quince años de litigio, a consecuencia de que la empresa modificó la fachada, y en cuyo amparo Fraustro Macareno autorizó de hecho a dos actuarios a la vez y les permitió levantar el acta de la inspección fuera del lugar con fecha posterior, pre constituyendo pruebas sobre documentales tomadas por Satélite, en consecuencia, el actuario aprendiz de delincuente se permitió la libertad de dejarme a merced de mi contrincante en su propio domicilio, sin autoridad que mande y haga valer mis derechos. Por esta razón, debe revisarse la coyuntura en que el sentido jurídico raras veces llega a imponer la anulación de las opiniones adversas que conducen a la desconfianza, cuyos casos darían a la ley una subjetividad impropia de ella, para que tengan objetividad. El derecho debe ser imparcial y válido a juicio de todos, en esto consiste su objetividad.



« Redacción »
Carlos Ponzio


Publicaciones del autor