Opinión Editorial


Obituario con hurras


Publicación:12-07-2022
version androidversion iphone

++--

Sin verdad no habrá justicia y sin justicia no habrá paz

     Los obituarios del fin de semana por el fallecimiento del ex presidente Luis Echeverría Álvarez dieron el pésame a sus familiares y amistades, mas nuestra solidaridad está con las miles de familias de estudiantes asesinados y desaparecidos el 2 de octubre de 1968, el 10 de junio de 1971 y por la Guerra Sucia desatada desde la Presidencia de la República.

     

     Las heridas sociales por estos agravios históricos contra el pueblo de México solamente cicatrizarán hasta cuando la verdad se esclarezca, se castigue a los autores materiales e intelectuales y se destierre la impunidad.

     

     Aunque la mayoría de los responsables han muerto, las investigaciones deberán mantenerse abiertas mientras no haya justicia para los mártires estudiantiles ultimados por el sólo hecho de exigir libertades democráticas y transformaciones sociales. En tanto no ocurra lo anterior, estos días seguirá circulando por las redes aquel poema que Mario Benedetti escribió en 1963.

Obituario con hurras.

Vamos a festejarlo

vengan todos

los inocentes

los damnificados

los que gritan de noche

los que sufren de día

los que sufren el cuerpo

los que alojan fantasmas

los que pisan descalzos

los que blasfeman y arden

los pobres congelados

los que quieren a alguien

los que se olvidan

vamos a festejarlo

vengan todos

el crápula se ha muerto

se acabó el alma negra

el ladrón

el cochino

se acabó para siempre

hurra

que vengan todos

vamos a festejarlo

a no decir

la muerte

siempre lo borra todo

todo lo purifica

cualquier día

la muerte

no borra nada

quedan

siempre las cicatrices

hurra

murió el cretino

vamos a festejarlo

a no llorar de vicio

que lloren sus iguales

y se traguen sus lágrimas

se acabó el monstruo prócer

se acabó para siempre

vamos a festejarlo

a no ponernos tibios

a no creer que éste

es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo

a no volvernos flojos

a no olvidar que éste

es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo

a no volvernos flojos

a no olvidar que éste

es un muerto de mierda.

-Mario Benedetti-

      

     Sin verdad no habrá justicia y sin justicia no habrá paz.

     



« Lupita Rodríguez Martínez »