Opinión Columna


Números de la pandemia


Publicación:28-06-2020

++--

Con eso de que el Covid-19 es un nuevo virus que no deja de sorprender a propios, ni a extraños, como es de esperarse día a día, sigue causando sorpresas.

Con eso de que el Covid-19 es un nuevo virus que no deja de sorprender a propios, ni a extraños, como es de esperarse día a día, sigue causando sorpresas.

Y, si no lo quiere creer basta con verificar los números del reporte que otorgan las autoridades federales y sobre todo las estatales, con números mortales a la alza.

De ahí que las preocupaciones siguen siendo las mismas, pues ante el más mínimo descuido no hay quien escape, incluso a veces, ni dónde se contaminaron.

Y, aunque la autoridad responde a la más mínima solicitud de la prueba, también es cierto que los contagios oficiales parecen no tener fin

Por lo que ayer, ante el más alto número de fallecimientos a causa del coronavirus, se bautizó el día, como el Domingo Negro con 18 casos fatales.

Los que parecen traer los cables volteados son el secretario de Salud en NL, Manuel de la O Cavazos y Noé Chávez, titular de movilidad estatal.

De lo contrario cómo se explica que tanto uno como el otro traigan visiones muy distintas en torno a las aglomeraciones en el transporte público.

El primero no falta ocasión en la que recomiende evitar las aglomeraciones en el transporte, porque los contagios simplemente no se frenan.

Y, el segundo con papelito en mano minimice todo riesgo camionero, bajo el argumento de que ni un chofer de las rutas forma parte de las estadísticas.

Además que en torno a lo que se refiere a los pasajeros, son muy pocos quienes podrían verse afectados comparativamente con la gran movilidad.

De modo que, hasta en cierta forma, el funcionario responsable del transporte, se sigue defendiendo como gato boca arriba pese a los tumultos.

Ayer el secretario de Salud Manuel de la O Cavazos fue muy enfático al reprobar a quienes no usan el cubre bocas en los camiones.

Es más hasta solicitó a las autoridades del transporte, empresarios camioneros y operadores no subir a quien no use mascarilla.

Sobre todo, cuando un alto número de personas hace lo que le pega en gana al abordar las unidades para sus traslados.

Y, que ignorando todo riesgo de contagio y de contagiar a los demás, se despojan del cubrebocas ante unidades repletas de pasajeros.

Pero como es una cuestión que parece no tener fin, habrá que preguntar porque no se incrementan las medidas de seguridad.

El cierre y la suspensión de algunos espacios que ya habían sido habilitados para el público en general es mala señal ante el tema de la reapertura.

Desde luego, el dato no pinta nada bien y causa mucha roncha en quienes ya veían un avance importante en sus proyectos y ambiciones.

Y, para muestra de ello hay tiene la suspensión del paso de deportistas que se habían dado una escapadita al Teleférico del Cerro de la Silla.

... O, bien, que ya habían estirado las piernas disfrutando de nuevos espacios a bordo de sus bicicletas en el municipio de San Pedro.

Pero, que debido a los altos índices de contaminación registrados por los centros de monitoreo ambiental, se tomó dicha medida.

Y, que las autoridades atribuyeron casi casi en forma inmediata a la llegada del polvo del Sahara, que se hizo patente en NL.

Dicen los que dicen que saben, que por alguna razón muy poderosa, los activistas defensores de los usuarios del transporte urbano bajaron la guardia.

El dato desde luego causa harto sospechosísimo, pero que habrá de darle el beneficio de la duda cuando el colectivo no deja de ser un problema.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una vueltecita a cualquiera de las rutas camioneras a la hora de mayor tráfico, cuando los usuarios sufren las de Caín




« El Porvenir »