Opinión Columna


Lo tóxico


Publicación:15-05-2019
version androidversion iphone

++--

Prácticamente no hay nada del orden de lo humano que escape a dicha etiqueta.

Lo tóxico hace referencia a una sustancia química que es venenosa. En ese sentido, es una categoría o cualidad de algunas sustancias, capaces de producir en algunos organismos -entre ellos los humanos- mediante envenenamiento, lesiones o incluso la muerte. 

Recientemente se ha empleado “lo tóxico” como noción para designar ciertas cualidades de personas, relaciones, estudios, trabajos y un largo etcétera. En ese sentido se usa “tóxico” para nombrar algo que sería insoportable o que -se advierta o no- afectaría de alguna forma a alguien en algún momento. 

Lo mismo se habla de personas y relaciones tóxicas, como de familias, amigos y trabajos tóxicos; prácticas y viajes tóxicos, hasta mascotas y objetos tóxicos. Prácticamente no hay nada del orden de lo humano que escape a dicha etiqueta. 

Sobre sus usos: digamos que alguien va por la vida tranquilamente hasta que se topa con algo (en sí o en el otro, sobre todo en el otro) que le representa algo incómodo, un malestar y entonces declara que esa persona u objeto es tóxico. Para, acto seguido, pretender desechar/separar-se de ello (el “veneno”) buscando librarse de sus influencias, y así poder recuperar un cierto estado libre de toxicidad, al estilo de la expresión comercial “elimina lo que tu cuerpo no necesita”. Su propuesta es eliminar lo malo y que permanezcan sólo los buenos, reconociendo en ello una lectura biopolítica. 

La promesa-esperanza se basaría en la idea que, al eliminar lo tóxico de la vida se tendrían entonces vidas libres de veneno, por lo tanto más felices. Curiosamente lo tóxico siempre es empleado para ubicar lo tóxico en los demás, no en sí mismo, de ahí lo moralista. Como una especie de agente de maldad que está en los demás, no en sí mismo; algo que requiere ser eliminado, desechado. En ese sentido, lo tóxico, plantea un lazo social de interpretación químico-humano (biopolítico) en relación con los demás, con terribles efectos en relación a las razas y los pueblos. Pareciera una exageración, pero pensemos por un momento, que esto sucede en un contexto aderezado de calentamiento global, ecocídio, gobiernos de extrema derecha e izquierda, lucha anti vacunas, migración, etc. 

¿Qué es lo que subyace a la noción de lo tóxico? 

Sigmund Freud hablaba del malestar en la cultura, como ese descompás en la relación del humano con el mundo: nunca podrá existir una relación directa y armónica con el mundo, con los otros, pues no existe una forma directa y clara de nombrar el deseo humano; de ahí que tengamos que crearlo, y se mantenga siempre desplazado. 

Otra noción en Freud es lo ominoso (Das unheimliche) lo más extraño de sí, una categoría del terror que toma su cualidad de lo más íntimo, lo más familiar de cada uno de nosotros. Dicha noción podría ofrecer, además de una implicación personal en aquello que cada quien nombra como “(su) tóxico”, moviendo a la responsabilidad ante ello, un contraste con la noción de lo tóxico, la cual se basa en colocar irresponsablemente lo tóxico fuera de sí, exclusivamente en el otro. Es decir, que eso definido como tóxico, siempre guarda una relación con eso insoportable y extraño de sí. Y que el psicoanálisis, como método, puede -bajo ciertas operaciones- posibilitar que alguien encuentre y conozca eso extraño en sí, eso ominoso -su tóxico- sin convertirlo en sufrimiento, ni en algo a ser colocado y eliminado (amputado) en el otro, sino incluido en la vida de maneras diversas y creativas. Ello aporta, personal, institucional y socialmente una inclusión de lo extraño, del extranjero, de la diferencia, sin deseo de eliminarlas para con ello querer mantener la paz.

En resumidas cuentas, poder nombrar singularmente eso “tóxico” en sí mismos, sin “pasarle factura al otro”, echándole la culpa de eso insoportable en sí; para convertirlo en fuente de invención y amplificación. 

camilormz@gmail.com 

 



« Redacción »
Camilo Ramírez Garza


Publicaciones del autor