Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Las mega mentiras


Publicación:17-01-2017
version androidversion iphone

++--

El presidente Enrique Peña Nieto ha salido a la pantalla a informar sobre las razones oficiales de Estado para justificar la antipopular medida.

Para imponer el “mega gasolinazo” al pueblo mexicano, el presidente Enrique Peña Nieto ha salido a la pantalla a informar sobre las razones oficiales de Estado para justificar la antipopular medida.

La cuestión es que muy pocos las creen y sólo ha agravado la ira y el rechazo social. Una por una de las razones oficiales se pueden desmentir con argumentos y pruebas, pues el gobierno federal está empeñado en repetirlas a la fuerza de millones de spots de radio y televisión, pero también con base en campañas de terror y desinformación para que la gente no salga a las calles a manifestarse contra el “mega gasolinazo”.

El Presidente sostiene: 1.- Que el aumento a las gasolinas no es por la Reforma Energética. 2.- Que en caso de no incrementar los precios se hubieran tenido que recortar drásticamente los programas sociales. 3.- Que se trata de un aumento de combustibles que viene del exterior y, 4.- Que los yacimientos de petróleo ya se agotaron, porque “la gallina de los huevos de oro se nos fue secando, se nos fue acabando”.

¿Cuál es la verdad?

1.- El aumento a las gasolinas sí es a causa de la Reforma Energética. A iniciativa de Peña Nieto como titular del Ejecutivo Federal, el 20 de octubre de 2016 los diputados federales del PRI, PAN, PVEM, PANAL y PES aprobaron modificar los artículos transitorios 11 y 12 de la Ley de Ingresos de la Federación, así como el artículo transitorio 14 de la Ley de Hidrocarburos y el artículo 2, fracción I, inciso d) de la Ley del Impuesto Sobre Productos y Servicios (IEPS). El decreto de dichas reformas se publicó en el Diario Oficial de la Federación con el único objetivo de adelantar en el 2017, en lugar del 2018, la liberalización de los precios de los combustibles para las compañías petroleras, así como la venta de ductos y estaciones de almacenamiento. Cabe recordar que la Ley de Hidrocarburos es la principal ley secundaria derivada de la reforma constitucional en materia energética.

2.- Los programas sociales fueron recortados antes del “gasolinazo”. Durante 2015 y 2016, el gobierno de Peña Nieto aumentó la partida de servicios personales donde cobran sus secretarios del gabinete, con súper salarios de 650 mil pesos mensuales como los ministros de la Suprema Corte de Justicia y “megabonos”, pero aplicó drásticos recortes a los programas de apoyo de sectores vulnerables (Prospera, Diconsa, Liconsa, Fomento Artesanal, Adultos Mayores, Estancias Infantiles, Empleo Temporal, Seguro Popular, Jornaleros Agrícola, Infraestructura Indígena, etc, etc) por más de 30 mil millones de pesos, dejando en riesgo de caer en la pobreza a 39.5 millones de personas, condición en la que ya viven 55.3 millones de mexicanos, de los cuales 11.4 millones sufren de pobreza extrema. La peor contradicción del Presidente fue cuando sostuvo que “mantener un precio artificial de la gasolina” equivaldría a “suspender tres años el Seguro Popular, que cuida la salud de más de 50 millones de mexicanos”, sin mencionar que en el presupuesto para el 2017 le había recortado 5 mil 454 millones de pesos.

3.- El aumento de los combustibles no viene del exterior. En su mensaje Peña Nieto dijo que “en el último año, en todo el mundo, el precio del petróleo aumentó cerca de 60 por ciento. Esto, a su vez, ha aumentado el precio internacional de la gasolina, lo que nos afecta directamente, ya que desde hace años México importa más de la mitad de los combustibles que consumimos”. Cierto, México importa de Estados Unidos 53 de cada 100 litros de combustibles que consume, pero en el 2016 el precio de las gasolinas en Estados Unidos tuvo el nivel más bajo desde 2004. De acuerdo con el reporte de la Administración de Información Energética (EIA), los precios de los minoristas de la gasolina regular promediaron 2.14 dólares por galón (3.78 litros) en 2016, 29 centavos de dólar menos, una reducción de 12 por ciento respecto de 2015, a causa del bajo precio del petróleo crudo en el mundo ¡Inconcebiblemente México es el único país que subió precios!

4.- Los yacimientos de petróleo no están agotados. Cuestión de consultar por internet que las reservas totales de crudo de Pemex ascienden a 29 mil 327.8 millones de barriles y que dichas reservas aseguran la estabilidad en hidrocarburos por al menos 30 años más, motivo de las mega mentiras por las que el gobierno neoliberal afanosa y taimadamente busca entregar la riqueza petrolera de México a manos privadas y extranjeras. Es ilógico pensar en ¿cómo van a vender algo que ya se agotó?



« Redacción »